Caldera Blanca

Mancha Blanca, Lanzarote (Canarias, España)

Casa Rural Caldera Blanca para 6 personas en Mancha Blanca

Caldera Blanca

Mancha Blanca, Lanzarote (Canarias, España)

Sin valoraciones 

persona y noche (aprox.)
Personas
Tipo
22.5 €
6
Alquiler completo
Sin valoraciones
Alquiler completo
Personas 6
Caldera Blanca es una casa rural ideal para disfrutar de unas merecidas vacaciones. Se trata de una vivienda vacacional ubicada a 20 kms del aeropuerto, en Mancha Blanca (Tinajo), prácticamente en la Reserva Natural Parque Natural de los Volcanes, uno de los mejores lugares de Lanzarote para relajarse tanto en pareja como en familia o con amigos. 

Esta villa de 2 pisos tiene una capacidad de albergar hasta 6 personas con 3 habitaciones, 2 baños, un cuarto de lavado y plancha, un salón y una gran cocina, con despensa anexa, completamente equipada (microondas, tetera, cafetera, tostadora, batidora, exprimidor para zumos, etc…).
Leer más
Cuenta además con, parking privado, terraza con barbacoa y jardín-huerto del que se puede incluso recolectar lo que haya plantado en el momento y consumirlo (agroturismo). 
Mención aparte merecen las privilegiadas vistas que se pueden apreciar desde todos los puntos de la casa, tanto del mar (con La Graciosa y el resto de los islotes del Archipiélago Chinijo) como de impresionantes volcanes como el que le da su nombre, Caldera Blanca, uno de los más grandes de Lanzarote.

Dada su ubicación, este alojamiento turístico es idóneo para los apasionados del senderismo ya que, incluso desde el mismo y sin tener ni que coger coche, se pueden realizar diferentes itinerarios con diferentes distancias y dificultades. 
Su ubicación facilita también la visita a los principales lugares de interés turístico de la isla teniendo hacia el sur: Montañas del Fuego (en el Parque Nacional de Timanfaya) a muy poca distancia de la casa, El Golfo, los Hervideros, las Salinas de Janubio y el Museo Atlántico y hacia el centro y norte: Fundación César Manrique, La Villa de Teguise (antigua capital de la isla), Monumento al Campesino, Jardín de Cactus, Jameos del Agua, Cueva de los Verdes, Mirador del Río y la Casa-Museo César Manrique.

Lanzarote, además de todo lo anterior, tiene unas playas de ensueño con arenas claras (a pesar de su origen volcánico) y aguas turquesas que recorren casi todo el litoral de la isla. Destacan Famara, Papagayo (conjunto de playas en el Monumento Natural de Los Ajaches) y Caletón Blanco. Sin desmerecer aquéllas que están en las principales localidades turísticas (Puerto del Carmen, Costa Teguise y Playa Blanca).
 
No podemos olvidarnos de la capital, Arrecife, en la que destacan el Castillo de San José – Museo Internacional de Arte Contemporáneo, Castillo de San Gabriel  - Museo de Historia y el Charco de San Ginés.

Enlaces de interés:
www.cactlanzarote.com
www.turismolanzarote.com
www.saborealanzarote.org
http://fcmanrique.org/inicio/?lang=es
Ocultar detalles

Cristina Hernández (Propietario)

Habla Alemán, Francés, Inglés, Español, Italiano

Contactar con el propietario

Sobre el propietario y el alojamiento Leer más

Sobre Cristina Hernández

Desde Caldera Blanca estamos encantados de recibirles y hacer que su estancia en la casa sea lo más placentera posible. Contamos con una larga trayectoria profesional en el sector y mucha ilusión para conseguir este objetivo. Estamos a su disposición para cualquier cosa que necesite

Razones para venir

En Casa Caldera Blanca podrás disfrutar de un entorno único y de la tranquilidad del campo.
Rodeados de volcanes y estratégicamente situada para poder llegar a los principales atractivos turísticos
de Lanzarote

(ocultar)

Características

  • Exterior: Jardín,  Barbacoa,  Huerta,  Terraza,  Muebles de jardín. 
  • Interior: Lavadora,  Microondas,  Comedor,  Cocina,  Televisión,  Sala de estar,  Zona de aparcamiento,  Abierto en Nochevieja. 
  • Servicios: Acceso internet,  Documentación sobre la zona,  WiFi gratis,  Reserva online,  Agroturismo. 
  • Situación: Acceso asfaltado,  Afueras del casco urbano. 

Actividades

  • Tierra: Bicicleta de montaña - BTT,  Golf,  Rutas a caballo,  Rutas gastronómicas,  Senderismo - trekking,  Tenis,  Enoturismo. 
  • Agua: Buceo,  Piragüismo,  Rutas en barco,  Surf,  Windsurf,  Vela,  Pesca. 
  • Aire: Ala Delta,  Ultraligero. 
  • Talleres: Fotografía,  Observación de fauna y flora. 

Descubre en Yumping actividades cerca de Caldera Blanca

Todavía no hay opiniones de viajeros para este alojamiento. ¡Sé el primero en opinar!

Deja tu opinión

Cuando quieres alojarte

Pon tus fechas para ver la disponibilidad

Ups! parece que ha habido un error y no es posible reservar online en estos momentos. Contacta directamente con el propietario.
Vaya, las fechas que has elegido no están disponibles. ¿Buscamos otras?
Este alojamiento no acepta reservas para el mismo día. El tiempo mínimo requerido, para realizar la reserva, es de 24h a partir del día de hoy.
Ocultar calendarios
  MA MI JU VI SA DO LU MA MI JU VI SA DO LU MA MI JU VI SA DO LU
6: Casa Caldera Bla... 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 1

Calendario actualizado el 2017-12-11  Libre  Fin de semana  Ocupado


Disponible

No disponible

Más información

Formas de pago:
Transferencia bancaria ,   Tarjetas de crédito ,   PayPal  
"Caldera Blanca" es una casa rural situada en Mancha Blanca. Un pueblo con encanto, rodeado de volcanes y a solo 3 minutos del Parque Nacional de Timanfaya.
La casa cuenta con 3 dormitorios, 2 baños, un salón, cocina, 2 amplias terrazas, un jardín del que podrán disfrutar y un parking privado. Se encuentra completamente equipada para que no tengan que preocuparse de nada durante sus vacaciones.
Ideal para personas que quieran disfrutar de la naturaleza, amantes del senderismo,...

Vega de las flores, 3 - 35560 Mancha BlancaTinajo (LanzaroteCanarias)

Mapa Mapa | Calcular ruta Calcular ruta

Lugares de interés

  • a 5 km: Montañas del Fuego 
    Las Montañas del Fuego son un paseo por la Luna sin salir de la Tierra. Nacidas tras las violentas erupciones volcánicas que azotaron el sur de Lanzarote entre los años 1730 y 1736 que dieron origen al Parque Nacional de Timanfaya, las Montañas del Fuego poseen la belleza de la desolación y regalan una sinfonía de colores ocres que nunca deja indiferente al espectador, empequeñecido por una obra de arte imponente y viva, en la que Manrique volvió a estampar su firma concibiendo un espacio en el que conviven el arte, el hombre y la naturaleza de forma armónica. De las entrañas de la tierra, se alza, majestuoso, el Islote de Hilario, vigía de un mar de lava de cerca de 200 kilómetros cuadrados sobre el que se levantan 25 cráteres que permanecen dormidos. Allí, Manrique dio rienda suelta a su mente inquieta y el genio ideó el restaurante El Diablo para dar vida a aquel páramo. De esa extraordinaria integración entre la creación humana y la naturaleza nació la que es, sin duda, una de las obras de arte más impresionantes del mundo. Mientras el horno de El Diablo se sirve del calor natural que brinda la tierra para preparar platos únicos, bajo nuestros pies, a diez metros de profundidad, la tierra bulle a casi 300 grados de temperatura. El calor, extremo, se desliza hacia la superficie y se refleja a través de experiencias inolvidables que asombran al visitante. El conjunto natural y artístico de Las Montañas del Fuego permite al visitante recorrer la Ruta de los Volcanes a bordo de vehículos especialmente acondicionados para ofrecer una vivencia única entre algunas de las maravillas naturales que esconde ese singular paisaje lunar.
  • a 30 km: Cueva de Los Verdes 
    Hay pocos lugares que concentren tantos puntos de interés para el patrimonio cultural y natural de Lanzarote como la Cueva de los Verdes, una gruta de aura mitológica, cargada de leyenda y llena de características paisajísticas de extraordinaria belleza y singularidad. Formada a raíz de la actividad eruptiva del Volcán de la Corona, es una de las maravillas más sorprendentes que esconden las entrañas de Lanzarote. Utilizada como escondite de la población frente a los ataques e invasiones de los piratas procedentes del norte de África durante los siglos XVI y XVII, en el XIX se convirtió en visita obligada para viajeros, eruditos y científicos europeos fascinados por esta singular formación volcánica que, paradójicamente, debe su nombre al apellido de una familia que guardaba su ganado en los alrededores, según cuentan. En la década de los 60 del pasado siglo, el Cabildo de Lanzarote recurrió al artista majorero Jesús Soto, quien se convertiría a la postre en estrecho colaborador de Manrique, para la adecuación de este santuario natural de origen volcánico que se ha convertido en foco de atracción para miles de visitantes que anhelan descubrir su secreto. Soto ordenó la visita y desplegó todo su conocimiento del tratamiento de la luz y la sombra para extraer la luminosidad de la piedra y realzar las formas caprichosas que la lava fue dejando atrás en su devastador camino. La gama cromática de ocres, grises, negros y rojizos reinan en este paraíso de la oscuridad y se mimetizan por efecto de la luz para dibujar grotescos paisajes y espectaculares estructuras rocosas que sorprenden al visitante. Adentrarse en la Cueva de los Verdes es, sin duda, realizar un viaje iniciático al centro de la tierra.
  • a 30 km: Jameos del Agua 
    Jameos del Agua es el lugar del planeta en el que decidieron abrazarse la naturaleza y el hombre. Porque fue César Manrique quien supo imaginar y transformar lo que era el desplome del techo de un tubo volcánico por el que corrió la lava procedente del volcán de la Corona, al norte de la isla, en un espacio único en el mundo. Fueron su mente privilegiada y sus manos llenas de vida las que modelaron el agreste y negro basalto para dar forma a un lugar en el que reinan armonía, belleza, paz y sosiego. Blanco, azul, verde y negro, los colores que Manrique regaló a su isla, se entremezclan a lo largo de un recorrido singular y de extraordinaria belleza, que lleva a soñar e imaginar. De un rincón a otro, desde el fresco acceso bañado por el verdor de grandes helechos que acunan el canto de pequeñas aves, hasta su original Auditorio, único en el mundo por sus características geológicas y condiciones acústicas, cada detalle de Jameos del Agua es una continua invitación a la introspección, la reflexión y la ensoñación. Los cangrejos ciegos (Munidopsis Polimorpha), una especie endémica de la isla, mecidos continuamente por las pleamares y bajamares, la piscina de aguas turquesas, y el túnel de la Atlántida, que se adentra interminable en el azul del Atlántico, llevan al visitante a disfrutar de una experiencia personal que difícilmente olvidará. Jameos del Agua es el primer Centro de Arte, Cultura y Turismo creado por César Manrique, y es, para muchos, el paradigma de su ideario estético: la armonía entre la naturaleza y la creación artística.
  • a 25 km: Jardín de Cactus 
    Fue la última gran intervención de César Manrique en Lanzarote. Los ojos del artista lanzaroteño vieron más allá del espacio degradado que era una antigua rofera, en Lanzarote se llama así a las canteras de las que se extraen áridos, para crear un hogar muy particular para flores cactáceas de todo el planeta. Rodeado de la mayor plantación de tuneras de la isla dedicada al cultivo de la cochinilla, producto que tuvo una gran relevancia económica en el Lanzarote del siglo XIX, el Jardín de Cactus acoge alrededor de 4.500 ejemplares de 450 especies diferentes agrupados de 13 familias de cactus llegados desde los cinco continentes. El verdor de las plantas contrasta con el azul del cielo y el negro del volcán para crear una explosión armónica de color que impacta en el visitante. El canto de pequeñas aves y el infatigable zumbido de los insectos que disfrutan de su particular oasis son los únicos sonidos que rompen la paz y el silencio que reinan en el lugar. Altos monolitos de ceniza volcánica, huellas que guardan intacta la memoria de lo que fue el lugar, desafían en tamaño a los grandes ejemplares de plantas procedentes de América, África u Oceanía, mientras arriba, desafiante en lo alto de una pequeña loma, otea el horizonte uno de los últimos molinos de millo que permanece en pie en la isla, donde se molía gofio, que data de comienzos del siglo XIX.
  • a 38 km: Mirador del Río 
    Situado a 400 metros de altitud en el Risco de Famara, el Mirador del Río es una las creaciones arquitectónicas más representativas de César Manrique porque plasma, en la sucesión de detalles artísticos y arquitectónicos, su entusiasmo por integrar arte y naturaleza. Situado en las inmediaciones de los restos de una antigua batería militar que se remonta a finales del siglo XIX, y camuflado en la roca con la maestría que sólo un genio como Manrique podría concebir, el Mirador domina El Río, la estrecha franja de mar que separa Lanzarote de La Graciosa. Si desde el exterior el edificio es apenas perceptible, el interior sorprende con sus cuidados detalles, sus impresionantes ventanales de cristal, los ojos del Mirador, concebidos por el artista de tal forma que incrementan el efecto de visión panorámica, y las monumentales y originales esculturas que penden del techo desafiando la ley de la gravedad. Desde la atalaya, el visitante podrá contemplar la octava isla de Canarias, La Graciosa, acompañada por el conjunto de islotes que dan nombre al Parque Natural del Archipielago Chinijo, mientras a sus pies, en la base del risco que le cobija, destacan los colores rojizos de las salinas del Río, también llamadas de Guza, las más antiguas del Archipiélago canario. La ejecución del Mirador, que contó con la colaboración del arquitecto Eduardo Cáceres y del artista Jesús Soto, supuso un alarde de planificación técnica ya que, con los escasos medios existentes, hubo que proceder a la excavación del terreno y, con posterioridad, realizar el edificio y cubrirlo con piedra volcánica.
  • a 9 km: Monumento al Campesino 
    Situado en el centro geográfico de la isla, en el municipio de San Bartolomé, el Monumento al Campesino es el reconocimiento público de César Manrique al esfuerzo de los hombres y mujeres del campo lanzaroteño que se enfrentaron a las condiciones más adversas para dar vida al territorio. Los vinos y productos gastronómicos de Lanzarote son hoy reconocidos internacionalmente gracias a un esfuerzo que Manrique quiso plasmar en su homenaje. El complejo del Museo del Campesino es un recorrido visual y sensitivo que pone en valor el ingenio, el coraje y la valentía del agricultor lanzaroteño. Formado por una serie de edificaciones que sigue los esquemas de la vivienda tradicional insular en colores blanco, para los muros, y verde, para la madera, conjuga los elementos tipológicos más característicos de las distintas zonas geográficas de la isla. El conjunto está guardado por el majestuoso Monumento a la Fecundidad, una escultura de quince metros de altura creada por Manrique a partir de antiguos tanques de agua de barcos y objetos de hierro y hormigón ensamblados, magnífico reflejo del arte de vanguardia, convertido ya en uno de los símbolos iconográficos de la isla. El Museo del Campesino y el Monumento a la Fecundidad son fruto de la mirada lúcida y creativa de Manrique sobre la arquitectura lanzaroteña, un puente real entre lo tradicional y lo moderno. El centro completa su propuesta con un restaurante en cuyos fuegos se cuecen los platos y sabores tradicionales de la cocina de la isla para disfrute del paladar de cualquier visitante.
  • a 18 km: Miac - Castillo de San José 
    Cerca de Puerto Naos y de Arrecife, capital de la isla, se encuentra el Museo Internacional de Arte Contemporáneo-Castillo de San José. Erigido entre los años 1776 y 1779 por mandato del rey Carlos III, su privilegiada ubicación en lo alto de un acantilado complementaba la potencia de fuego del Castillo de San Gabriel, y le convertía en un punto crucial para la defensa de Arrecife y de su puerto frente al peligro que suponían los estados modernos en pugna con el Imperio español. Cuando sus fines defensivos se hicieron menos necesarios, estuvo abandonado durante casi un siglo. César Manrique convenció a las autoridades de la isla de que debían transformar la antigua fortaleza en una galería de arte inaugurándose, en 1976, el Museo Internacional de Arte Contemporáneo. El artista lanzaroteño puso en marcha el I Certamen Internacional de Artes Plásticas con obras de Picasso, Tàpies, Miró, Mompó, Millares, Zóbel, entre otros, que fueron el germen de una de las mayores colecciones de arte abstracto de la segunda mitad del siglo XX existentes en Canarias. La fortaleza fue ampliada con obra de nueva construcción, un moderno restaurante donde Manrique desplegó todo su potencial creativo, convirtiéndose en uno de los más atractivos espacios del edificio, un lugar en el que el visitante puede saborear platos de cocina vanguardista abrazado por la costa y el mar gracias a las imponentes vistas sobre la bahía que regala una inmensa cristalera.
  • a 26 km: Museo Atlántico 
    El Museo Atlántico se ha concebido como lugar para la preservación, conservación y educación del medio marino y la naturaleza, parte integral del sistema de valores humanos. Este es un mensaje latente en la obra de Jason deCaires Taylor y una llamada a la defensa de los óceanos que el artista proyecta en todos sus trabajos. El proyecto museístico está creando un gran arrecife artificial formado por un conjunto de instalaciones escultóricas realizadas en hormigón de pH neutro que, con el transcurso del tiempo, servirán para incrementar la biomasa marina y facilitar la reproducción de las especies de la isla de Lanzarote
  • a 26 km: Playas de Papagayo 
    Playas de Papagayo son una serie de playas que se encuentran en la Costa Rubicón, en el sur de la isla de Lanzarote. Las playas se encuentran a pocos kilómetros al este de la localidad turística de Playa Blanca. Esta área ha jugado un papel importante durante la conquista de la isla durante el siglo XV. La zona se compone de siete playas distintos varían en tamaño entre 100 y 400 metros de longitud. Son playas de arena blanca separadas por roca natural de piedra de lava y son perfectas para el baño. Las playas se llaman (de oeste a este): Playa de Afe, Playa de Mujeres, Playa del Pozo, Playa de la Cera, Playa de Papagayo, Caleta del Congrio y Playa de Puerto Muelas . En las inmediaciones de la Playa Pozo se encontraba el primer campo construido por los europeos en 1402 , y la primera iglesia del archipiélago cuyos restos aún son visibles. Algunas playas son nudistas.
  • a 16 km: Playa de Famara 
    Sin lugar a dudas es la playa más espectacular del municipio de Teguise. La playa comienza en el pueblecito de La Caleta de Famara y se extiende por varios kilómetros hasta las faldas del impresionante Risco del mismo nombre. La arena es limpia y fina y presenta un color tostado. Los reinantes vientos alisios han formado en su parte trasera importantes dunas con escasa vegetación, y entre ellas los bañistas descansan placenteramente bajo el sol.Es una playa en la que suele haber olas y viento, y a pesar de ser una playa muy visitada, su gran extensión hace que nunca esté masificada y nos sintamos solos en un lugar de ensueño. Famara es ideal para el aprendizaje y la práctica de actividades náuticas como el surf, el bodyboard, el kitesurf o el windsurf. También es frecuente ver ala deltas y parapentes que se lanzan desde lo alto del macizo de Famara para sobrevolar esta increíble playa.Podemos decir que existen dos Famaras, una en la bajamar y otra en la pleamar, pero ambas igualmente espectaculares. Con la marea baja o vacía, como decimos en la isla, la arena gana terreno al mar y en la orilla se forman grandes charcos de poca profundidad y agua tranquila. Es entonces cuando la enorme extensión de arena mojada es iluminada por el sol y en ella se reflejan las paredes del Risco, creándose así un espejo natural enorme, precioso y sin igual. En cambio, cuando sube la marea, hay zonas de la playa en donde la arena desaparece bajo el mar y las olas llegan a los callaos, rocas volcánicas redondeadas por la erosión marina.
  • a 19 km: Los Hervideros 
    Los Hervideros es el nombre que se le da a unos riscos al oeste del Parque de Timanfaya, debido a que se puede ver con claridad cómo las olas golpearon la lava volcánica que llegó hasta el agua, hoy convertida en roca dura. Cuando las rompientes chocan contra la costa, se cuelan y ascienden por los huecos de entre las rocas, de forma que parece que está hirviendo el agua y de ahí el nombre. Se extiende entre las Salinas de Janubio -otra atracción muy interesante- y El Golfo, mostrando la naturaleza en todo su esplendor. Es una zona muy frecuentada por los turistas, que vienen a admirar los efectos de la erosión y los ascensos de las olas por entre las cuevas submarinas. Además de por las visitas de puro interés paisajístico, son numerosos los dados a la pesca con caña que se dejan caer por la zona. Es habitual ver a alguno caminar sobre las rocas mientras el mar desata su furia, sin alterarse, hasta donde quieren ir. Pero no es recomendable, por peligroso, para novatos.

22.5 € persona y noche (aprox.)

¡Haz ya tu reserva online!

Contactar con el propietario

Contacta sin compromiso


Cristina Hernández

  • En Toprural desde 2017-05-03

* Campos obligatorios

Contactar con el propietario