Casa Rural Mokorrea

Etxalar, Navarra (España)

Casa Rural Mokorrea para 10 personas en Etxalar

Casa Rural Mokorrea

Etxalar, Navarra (España)

10.0 Excelente 

persona y noche (aprox.)
Personas
Tipo
19 €
10
Alquiler completo
10 Nota media
Alquiler completo
Personas 10

Habla Español, Euskera

Contactar con el propietario

Sobre el propietario y el alojamiento Leer más

Características

  • Exterior: Jardín,  Terraza,  Muebles de jardín. 
  • Interior: Colección de juegos,  DVD o vídeo,  Equipo de música,  Lavadora,  Microondas,  Calefacción,  Lavavajillas,  Comedor,  Cocina,  Baño compartido,  Chimenea,  Televisión,  Biblioteca,  Sala de estar,  Zona de aparcamiento,  Abierto en Nochevieja. 
  • Servicios: Acceso internet,  Lavado de ropa,  Cuna disponible,  Documentación sobre la zona,  Habitación adaptada para discapacitados,  WiFi gratis. 
  • Situación: Cerca de la playa,  Montaña,  En el casco urbano,  Zona de baño interior (ríos, embalses, etc.). 
10.0 / 10 Excelente

Basado en las opiniones de los últimos 24 meses


Valoración por categorías

Limpieza
10.0 Muy bueno
Trato del propietario
10.0 Muy bueno
Entorno
10.0 Muy bueno
Equipamiento
10.0 Muy bueno
Relación calidad/precio
10.0 Muy bueno
Calidad del sueño
10.0 Muy bueno







Casa llena de encanto

10 / 10
Reencuentro de viejos y nuevos amigos en una tierra estupenda y desconocida para nosotros. Una casa llana de encanto, amplia y con mucho espacio para relajarse y disfrutar.

Nos hemos sentido como en casa y nos hemos reído como hace tiempo.

Seguro que volvemos.

Gracias por compartir vuestra casa con nosotros.
 

Grupo de amigos Fecha de opinión: 2017-06-13

Casa estupenda, no le falta detalle

10 / 10
La casa es estupenda. Cómoda, no le falta detalle. Mobiliario de muy buen gusto. La tarima del suelo, la viguería…Las habitaciones estupendamente equipadas, camas, sábanas, calefacción…Todo perfecto.

La anfitriona, Conchita, detallista y amable, nos hizo sentir cómodos. Yayone nos atendió fenomenal y explicándonos todo. La ubicación de la casa facilita el traslado al país vasco francés, Donosti, Hondarribia…y el pueblo de Etxalar es bonito, mucho…

Es un valle rodeado de montañas, el típico paraje de postal.
Leer más
Somos una cuadrilla que hemos venido de Valladolid y Donosti. Muchísimas gracias. Recomendaremos el lugar y ¡Esperamos volver!
Ocultar detalles

Grupo de amigos Fecha de opinión: 2017-06-13


  LU MA MI JU VI SA DO LU MA MI JU VI SA DO LU MA MI JU VI SA DO
10: 1 casa 25 26 27 28 29 30 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15

Calendario actualizado el 2017-09-20  Libre  Fin de semana  Ocupado


plazas 10

1 casa

2 habitaciones dobles, 3 habitaciones de matrimonio, 2 Camas supletorias, 2 Baños

Mínimo noches Noche Noche en fin de semana Fin de semana Semana Régimen
- 190,00 € 190,00 € 380,00 € 750,00 € Solo alojamiento
Los precios incluyen IVA
10.0 / 10 Excelente

Basado en las opiniones de los últimos 24 meses

Mapa Mapa | Calcular ruta Calcular ruta

Indicaciones del propietario

https://www.google.es/maps/place/Calle+Iñarreta,+19,+31760+Etxalar,+Navarra/@43.2335027,-1.637296,121m/data=!3m1!1e3!4m5!3m4!1s0xd511c8770badfdb:0x2949e152dbecfcad!8m2!3d43.2335609!4d-1.6378644

Lugares de interés

  • a 0 km: Etxalar 
    Etxalar, situada en el noreste de Navarra, es parte de las cinco villas de la montaña. El acceso principal al pueblo es desde la carretera Irún- Pamplona (N-121A), de la cual se toma la carretera comarcal (NA-4400) hasta el pueblo (4kms). También se puede llegar por la carretera proveniente de Sara (D-306) y por la que viene desde Zugarramurdi-Baztan. Limita con Sara, Bera, Lesaka, Igantzi y Baztan. Conocido principalmente por la ancestral modalidad de caza de palomas con red, destaca también por su arquitectura popular y su buena conservación general en un entorno natural esplendido. Premio Nacional de turismo para embellecimiento y mejora de pueblos. De los casi 2000 habitantes que poblaron la localidad a finales del siglo XIX, en la actualidad ronda los 850. Las casas de Etxalar, en su mayoría de grandes dimensiones, están construidas sobretodo de piedra y madera. Al pasear por sus calles podemos contemplar en las puertas de entrada a las casas, los dinteles en los que se pueden leer el nombre de la casa y su fecha de construcción (S. XVI - XVIII), además de sus escudos. Aparte de las casas, hay muchas otras cosas que saciarán la curiosidad de cualquiera que visite la villa de Etxalar, tales como las palomeras, el crucero de Iñarreta, los molinos, los lavaderos... Viendo la localización de los barrios del pueblo, se puede hacer una pequeña diferenciación entre los barrios del casco urbano y los de los caseríos. Los del casco urbano son Andutzeta, Iñarreta, Antsolokueta, Jauregieta, Goikolanda, Beolaldea y Behekolanda. Todos ellos se encuentran divididos por los ríos que cruzan el pueblo, principalmente los rios Tximista y Arteneko erreka. Los barrios de los caseríos en cambio se encuentran alrededor del casco urbano y son Gorosurreta, Lurriztiederra, Urritzokieta, Larrapil-Sarriku, Lakain-Apeborro y Orizki. Las casa que forman los barrios de los caseríos, son muy similares a las casas del pueblo pero con la diferencia de que alrededor poseen hermosos prados y piezas donde pasta el ganado y se realizan trabajos de labranza. Idioma: Euskera El idioma del lugar es el euskara, hablado por el 95% de la población. En el mapa lingüístico realizado en 1889 por L.L. Bonaparte, clasifica el euskara de Etxalar como Alto-Navarro, dentro del dialecto de Bortziriak (Cinco Villas). Ilustres del pueblo como Teodoro Arburua y Eusebio Etxalar, fueron piezas claves para su desarrollo. Formaron parte de la creación de Euskaltzaindia. Economía La actividad ganadera, sobre todo de vacuno y ovino, antaño sustento de la mayoría de la población, ha disminuido notablemente en los últimos años. A pesar de ello, siguen manteniéndose pequeñas explotaciones. La industria es la actividad principal de la población, ya que genera alrededor de 100 empleos en la localidad, a parte de las fábricas de Lesaka y Bera a las acuden numerosos vecinos. En Etxalar destaca la empresa Lorpen de confección de calcetines técnicos. El turismo es un sector de importancia para el pueblo. Celebraciones y fiestas Fiestas Patronales el 15 de agosto, en honor a la Virgen. Domingo de Palomeras, tercer domingo de octubre. En Navidades, el 24 de diciembre, llegada del Olentzero. El día de Nochevieja, por la mañana los críos realizan la cuestación (Ela-Ela). Carnavales; Domingo, lunes y martes anteriores a la Cuaresma. Domingo, fiesta de los quintos. Lunes, los jóvenes de cuestación por los caserío de Etxalar. Martes es el día principal; Desfile de carrozas llenan de colorido las calles. Días Culturales de primavera; primer domingo de Junio, Feria del Queso, exposición de artesanía y segundo domingo, Día del Niño. Jornadas culturales de otoño. Las palomeras Es el atractivo más conocido y mencionado de Etxalar. Es una modalidad de caza de palomas con redes que vienen desde la Edad Media. En las trepas alzadas en los dos lados de la muga entre Sara y Etxalar, 13 personas practican la caza desde el uno de octubre al 20 de noviembre, utilizando como instrumentos la “zatarra” (el trapo) y la “makila” (paleta). Visitas guiadas Tel: 690 267 756. Más información: www.etxalar.eus
  • a 13 km: Lesaka 
    Lesaka pertenece a la comarca de Cinco Villas o Bortziriak, situada en el noroeste navarro, muy cerca de la frontera con Francia y de Donosti-San Sebastián. En poco tiempo esta villa ha sufrido una profunda transformación, pasando de ser un pueblo eminentemente rural y ganadero a uno de los focos industriales más importantes de la zona. Sin embargo, esto no ha impedido que conserve todo el encanto de antaño y algunas construcciones como ferrerías, molinos harineros, talleres de fabricación de sidra o carpinterías que datan del siglo XVIII. Estas actividades han constituido desde entonces fuentes de riqueza para la villa y así se refleja en las elegantes construcciones del municipio. Rodeada de montañas y atravesada por el río Onin, Lesaka se divide en diversos barrios y se encuentra protegida por su iglesia parroquial, la de San Martín de Tours. Emplazada sobre una colina, está considerada como una de las iglesias más monumentales de Navarra; en ella el gótico y el barroco componen un magnífico ejemplo de arquitectura religiosa de dimensiones catedralicias. Además, cobija en su interior a la Virgen de Carmona y un órgano que ha sido declarado Bien de Interés Cultural. Por su parte, el casco urbano refleja el paso de la historia y conserva su caserío tradicional. Ventanas y puertas góticas adornan las fachadas que se asoman a las calles empedradas de la villa. Pero, sin duda, la imagen más característica de la localidad es la estampa del puente de piedra sobre el río y la torre Kaxema o Zabaleta, erigida a su lado. Un bello ejemplo de palacio de cabo de armería del siglo XV esculpido en piedra. Por el municipio se distribuyen otras torres-linaje como la de Minyurinea, del siglo XIV, que está considerada como el edificio más antiguo de la población. Una magnífica ocasión para acercarse a Lesaka es en julio, ya que al igual que en Pamplona, también aquí se festeja San Fermín. Entre sus actos más coloridos destacan los tradicionales bailes que se interpretan sobre los petriles del río Onin. Estación megalítica de Agiña Los amantes de la naturaleza podrán deleitarse con la estación megalítica de Agiña, situada muy cerca de Lesaka. La prehistoria se funde con el paisaje. Túmulos, dólmenes y crómlech comparten escenario con el monumento moderno de Jorge Oteiza dedicado al Aita Donostia. El enclave es magnífico para pasear. Tres senderos circulares han sido acondicionados para recorrer distintos hitos de la estación y recordar así el pasado de la zona y sus usos tradicionales. El primero de ellos une Lesaka, la antigua vía del tren "txikito" y la estación megalítica e inmortaliza la historia de la obtención del hierro en la zona. El segundo y el tercero, por su parte, exhiben cuantiosos restos prehistóricos.
  • a 20 km: Parque Natural de Bertiz 
    ¿Le atrae la idea de recorrer un precioso jardín botánico y descubrir especies tan singulares como gingkos de China, secuoyas de California, castaños de Balcanes y nenúfares? ¿Desea conocer a simpáticos animales como mirlos, ardillas o pájaros carpinteros? ¿Le gustaría pasar una jornada tranquila sintiendo el latido del corazón del bosque? Todo esto es posible en el Parque Natural del Señorío de Bertiz. 2.040 hectáreas de exuberante vegetación a 49 km. al norte de Pamplona. Un rincón verde de gran belleza en el Pirineo occidental navarro, a orillas del río Bidasoa. Además, es el único lugar de España que cuenta en su hábitat con las siete especies distintas de pájaros carpinteros que habitan en la península. Un indicador de la buena conservación de este Parque Natural ya que los pícidos sólo habitan en bosques maduros donde haya árboles de gran porte y bien conservados. Este enclave natural forma parte del término municipal de Oieregi y limita al norte con Etxalar y al este con el valle de Baztan. Aunque sus orígenes se remontan a finales del siglo XIV, el actual esplendor del recinto se debe al último señor de Bertiz, don Pedro Ciga, quien donó la finca, en 1949, al Gobierno de Navarra, que la declaró Parque Natural. Existen diversos senderos de distinta longitud y pendiente que le permitirán disfrutar de los matices de este bosque atlántico. Asimismo, intérpretes especialistas pueden guiarle a través de rincones inolvidables mientras relatan historias fantásticas sobre personajes mitológicos. Explore este bosque atlántico donde un microclima húmedo con ausencia de heladas ha creado una naturaleza elegante y exultante. En la entrada al parque se encuentra el jardín botánico, con más de 100 años de antigüedad es el mayor tesoro del Parque Natural. Un entramado de caminos le permitirá admirar más de 120 especies de árboles y arbustos diferentes. Fue diseñado por un jardinero francés en 1847, y don Pedro Ciga lo amplió mezclando especies autóctonas con otras traídas de remotos lugares
  • a 30 km: Mirador Baztan 
    El Mirador de Ziga o Mirador de Baztan dispone de una balconada apuntando al gran vacío en la que es muy normal hacer las fotos de familia o cuadrilla. Desde esta pequeña balconada se pueden ver hacia el oeste los montes Legate y Alkurruntz, al noreste las cimas de Gorramendi, Otanarte y Gorramakil, y hacia el este Auza al fondo y el monte Ezkaldo en un primer plano mas cercano. En la depresión, o en el centro del valle, se ven los pueblos de Irurita, Lekaroz, Gartzain, Elizondo y Elbetey los barrios de Zigaurre (Ziga) y de Etxarri y Aitzano (Gartzain). Pero más que los pueblos en sí, destaca el paisaje natural, con sus numerosos caseríos y bordas de ganado dispersas por las laderas y los montes, espacio de cultivos y prados, así como bosques de hayas, robles, helechales y avellanos. En las orillas de los ríos, los chopos, alisos, sauces y fresnos son perfectamente visibles desde el Mirador de Baztan en Ziga. En definitiva, el viajero que llega a Baztan debe empezar por el Mirador de Ziga como aperitivo. Representa una amplia y bonita vista del Valle de Baztan, que viene a reflejar su clima oceánico, sus contrastes topográficos y su paisaje verde salpicado por numerosas bordas y caseríos.
  • a 30 km: Elizondo 
    Capital administrativa, jurídica, y cultural del Valle de Baztan, la Villa de Elizondo es su centro neurálgico y comercial, aglutinando entre sus ordenadas calles y casas a casi la mitad de su población total, y sirviendo en no pocas ocasiones de punto de encuentro de todos los baztandarras, tanto en ferias, como mercados, actos culturales y fiestas en general. Es sin duda el más urbano de los 15 pueblos, el que antes ha dejado a un lado sus orígenes rurales, aunque sus barrios de Beartzun, Berro, Etxaide y Antzanborda conservan el encanto de la vida tradicional de sus gentes. Se formó inicialmente en torno a la calle Jaime Urrutia, ahora la “calle de abajo”, que cuenta con ilustres fachadas y escudos nobiliarios espectaculares, y entre cuyos solares destaca el Palacio de Arizkunenea, (también casa del Conde y palacio de las Gobernadoras), actualmente casa de cultura, y junto a la plaza de los Fueros la casa consistorial, sede del ayuntamiento del Valle. Históricamente, cabe mencionar que en el año 1397 el rey Carlos III el Noble reconoce a los elizondarras la “fidalguía e infanconía, en que dezían haber estado a perpétuo”, años antes incluso de aquella “Executoria de Hidalguía”, firmada por Charles, Príncipe de Viana, que marcará y decidirá el rumbo político, social y administrativo del Valle. La casa del pueblo o Herriko etxea, en la que los vecinos celebran el tradicional “batzarre” o reunión de carácter consultivo en la que se discuten diversos aspectos de la vida cotidiana de la localidad, fue quemada hasta tres veces. En 1794 por los franceses, y en 1835 y 1876 por los españoles, siendo sucesivamente reconstruida. En 1847 la Diputación de Navarra construye el “Camino real”, y se abre la calle Santiago, actualmente la calle principal. Al ser ésta más moderna, las casas más nobles le dan en realidad la espalda, en una muestra figurada de rechazo a la modernidad, aunque hay que señalar que con la apertura de esta carretera a Francia y hasta finales del XIX el desarrollo local fue notable. Cuarenta años después , y tras ser acordado en batzarre, se traen las aguas desde el manantial Iturri-ederra, efectuándose los trabajos en auzolan y financiándose mediante colecta pública, que encabeza D. Jaime Urrutia e Irisarri con 10.000 pesetas (de entonces!), en impagable acto de desprendimiento que el pueblo agradeció bautizando la calle que lleva su nombre. De esta época data asimismo la red eléctrica, siendo al parecer Elizondo el primer pueblo de Navarra que dispuso de alumbrado público y además propiedad de los vecinos. Mención especial merece también la iglesia de Santiago, ahora ubicada junto a la calle de igual nombre, en el centro del pueblo. La historia del templo es larga y polémica, habiendo estado hasta 1918 junto a la plaza y el ayuntamiento, para ser derribada por motivos no muy claros y trasladada piedra a piedra para ser levantada en su actual ubicación. De las dos torres existentes, una es la original -es visible el reloj bajo el campanario-, siendo la del lado izquierdo una réplica construida en aquel año. Como curiosidad, y según citaba Juanito Eraso, cabe destacar la barandilla del coro, que lo cruza de lado a lado, y que es de una pieza, lo que da muestras del gran porte que tuvo que tener el árbol original. En la terrible catástrofe que asoló el Valle el 2 de junio de 1913, que lo inundó todo, se dio la curiosa circunstancia de que el Sagrado Corazón de la iglesia vieja apareció después flotando en las aguas, intacto, pasando a ser para los elizondarras objeto de culto y especial devoción. Fue algo muy relevante en aquel momento, siendo un acontecimiento muy recordado por nuestros mayores. En el año 1916 llegó hasta aquí el Ferrocarril del Bidasoa, de mercancías y viajeros, que en principio enlazaba Irún con las primeras fábricas de fundición nacidas en el área Bera/Enlarlatza, luego llegó hasta Doneztebe/Santesteban, para instalarse finalmente en Elizondo la terminal junto a las monjas enfermeras, y aún se alargó algo más el trazado de la vía, aunque ésta ya no se prolongaría más. En casi toda la bibliografía referida a la capital de Baztan se subraya su sorprendente infraestructura dotacional (para sus características demográficas), y el alto número de sucursales bancarias y de ahorro, sin duda consecuencia de la abundancia económica de algunos indianos regresados de las américas con las arcas bien llenas y del contrabandismo que la proximidad de la frontera ha propiciado tradicionalmente.
  • a 40 km: Cascada Xorroxin 
    Sendero circular por el que se accede a la Cascada de Xorroxin, en la regata de Iñarbegi, uno de los manantiales del Bidasoa. La suavidad de líneas y colores del paisaje de Baztan contrasta con la espesura y humedad del entorno de la cascada, cuya época más recomendable para visitar es a finales de primavera. El inicio se sitúa en el pueblo de Erratzu, de apretado casco urbano. Un estrecho carretil asfaltado conduce entre prados hasta Gorostapolo, agrupación de caseríos que bien merece una visita. Desde la ermita situada a la entrada, un camino empedrado desciende y cruza la regata o arroyo de Iñarbegi para internarse poco a poco en el interior del barranco donde destacan centenarios castaños trasmochos. Tras cruzar nuevamente el río, un camino a la izquierda se adentra en el cauce que debemos cruzar (atención: piedras resbaladizas) para alcanzar la sonora cascada entre abundantes musgos, líquenes y helechos reales que delatan la persistente humedad. El regreso se realiza por el mismo camino hasta el puente de Iñarbegi. Por el barrio de Iñarbil, se regresa a Erratzu. Distancia a recorrer: 5,60 kilómetros.
  • a 50 km: Cuevas de Urdax 
    Las Cuevas de Urdax, conocidas también como Cuevas de Ikaburu, están en formación desde hace varios cientos de miles de años gracias a la erosión del río Urtxume. Se encuentran escondidas bajo los verdes prados de la Navarra cantábrica, en la localidad pirenaica de Urdazubi/Urdax, y a pocos kilómetros de la costa y de la frontera con Francia. Una visita guiada por sus galerías permitirá descubrir un universo de estalactitas y estalagmitas, además de traer evocadores recuerdos de personajes de leyenda, guerrilleros y contrabandistas que las ocuparon en otras épocas. En esta página encontrarás también abundante información acerca de Urdax, bello municipio navarro merecedor de ser visitado por sus majestuosas casas y por un entorno privilegiado que encandilará a todo aquel que lo visite. Hace 20.000 años nada menos, el hombre habitaba ya estos montes, menos hospitalarios y acogedores que ahora, y muchas veces obligado a buscar refugio y seguridad en las grutas. Todavía era la edad del Paleolítico, se desconocían los instrumentos del metal (bronce, cobre o hierro), y era necesario (y obligatorio) fabricar con piedra tanto los utensilios domésticos como las armas para la caza y para la propia defensa. Las numerosas investigaciones arqueológicas efectuadas en Urdax, en las que se hallaron buriles, hojitas de dorso, raspadores, arpones elaborados con sílex, una aguja de coser de hueso, restos de comida y restos de un enterramiento humano, demuestran que el hombre del Paleolítico que habitó estas tierras, vivió desde hace 10.000 hasta hace 20.000 ó 30.000 años atrás. El yacimiento arqueológico existente en Alkerdi alcanza el nivel Magdaleniense y en sus paredes se pueden observar varios grabados de extraordinario interés, representando un caballo, un bisonte y un ciervo (no visitable por problemas de conservación). Las primeras noticias de esta cueva datan de 1808 cuando se utilizó como refugio por personas que huían de las batallas de la guerra de independencia. A partir de 1965, comenzó a ser mencionada como atracción turística, y en la actualidad es propiedad del Ayuntamiento de Urdax, que ha hecho de ellas un lugar atractivo e interesante para el turismo y para los amantes de la naturaleza.
  • a 55 km: Cuevas de Zugarramurdi 
    En el Pirineo occidental, superado el valle de Baztan y a escasa distancia de la frontera con Francia se encuentra Zugarramurdi, el pueblo de las brujas, donde fantasía y realidad se mezclan para regalar a la imaginación la posibilidad de hacer un apasionante viaje a través del tiempo. Su cueva, a 400 metros de Zugarramurdi, se puede visitar hasta el anochecer. No contiene estalactitas ni estalagmitas, ni en sus paredes se han descubierto pinturas rupestres. Sin embargo, conserva un atractivo casi único; un halo mágico que la envuelve por haber sido hasta el siglo XVII escenario de akelarres, reuniones paganas en las que hombres y mujeres escapaban de la rutina a través de festines desenfrenados, danzas en torno a hogueras y orgías a la luz de la luna. Un enclave natural en el que resuenan los ecos de la historia y la leyenda. Atrévase a descubrirlo y si le inquieta el mundo de la brujería, eche un vistazo a este monográfico y complete su visita con el museo de las brujas. Zugarramurdi, incluido en la Ruta de la Brujería , es un pequeño pueblo de poco más de 200 habitantes enclavado en el Pirineo occidental navarro, rozando la frontera con Francia. Sus calles y caseríos blancos contrastan con la inagotable paleta de verdes que colorean su entorno.
  • a 25 km: Cuevas de Sarta 
    El monte Atxuria que resguarda las cuevas de Sara, tiene en su cumbre una capa arcillosa que limita la infiltración de lluvia. De esa manera nos encontramos en una cueva más bien seca con una geología totalmente atípica… con espacios muy amplios y un porche catalogado entre los más grandes de la región “Aquitaine” en Francia sin olvidar el lugar de vida con sus actividades cotidianas… Las cuevas de Sara no han servido solamente a alojar los seres humanos… También han albergado una fauna muy variada con la hibernación de los osos hace más de 10 000 años o los murciélagos todavía presentes hoy en día. En colaboración con el CREN, el GCA y la associación ENA, las cuevas de Sara han sido catalogadas como sitio de interés internacional por causa de las numerosas especies de murciélagos que resguarda. VISITA GUIADA La visita guiada dura 45 minutos en un recorrido habilitado de 900 metros asegurado y asequible a todos. Un trayecto escenarizado con luces y sonidos con un guía cuadrilingue (Francés, Español, Vasco, Inglés) que les aportará suplementos de información. Las últimas tecnologías de alumbramiento (lamparas LED) han sido utilizadas para optimizar la visita y al mismo tiempo preservar el biotopo subterráneo y la fauna presente en su interior. El sitio de las cuevas de Sara incluye un museo y un parque megalítico, en acceso abierto, que le permitirá profundizar en los temas tratados durante la visita de la cavidad Lezea. MUSEO El museo enfoca en varias temáticas. Primero pueden descubrir los diferentes aspectos de la evolución del hombre desde la prehistoria hasta nuestros días a través de una exposición de vestigios correspondientes a numerosas épocas con un explicativo adjunto. Se les detallara a continuación la biografía de José Miguel de Barandiaran famoso etnólogo vasco y para finalizar los niños podrán aprender a reconocer las diferentes especies de murciélagos. El museo se visita libremente antes o después de la visita guiada. PARQUE MEGALÍTICO Este espacio al aire libre, construido por el Doctor BLOT es una reconstitución de los diferentes monumentos creados por el hombre durante el periodo llamado protohistoria correspondiente a un intervalo temporal que se extiende desde 2800 A.C hasta la edad del hierro. Con la ayuda de paneles explicativos en 4 idiomas descubran los secretos de estos monumentos y la práctica de algunos rituales como la incineración o la inhumación. El parque megalítico se visita libremente antes o después de la visita guiada.
  • a 25 km: Tren Larun 
    UN AUTÉNTICO TREN DE CREMALLERA EN RUTA HACIA UN PANORAMA EXCEPCIONAL Larrun, Montaña vasca. Montar en el tren de Larrun y descubrir el panorama excepcional que ofrece la cima de la montaña Larrun, (*** Guía Michelín). En el pueblo de Sara, a 10 km de San Juan de Luz, este auténtico tren de cremallera de colección, data de 1924, en 35 minutos te conduce a 905 metros de altitud en la cima mítica del País Vasco! Primera cima de la cadena Pirenaica, Larrun domina la costa vasca, es uno de los màs bellos panoramas. Descubre a tu alrededor, las 7 provincias vascas, las cimas de los Pirineos, las playas infinitas de las Landas y de la costa vasca, desde Biarritz hasta San Sebastián. Durante la ascensión, descubrirás la flora y la fauna específicas de la montaña vasca. Este macizo está poblado de Pottokas, son unos robustos poneys típicamente vascos que viven aquí en total libertad, ovejas manech de cabeza pelirroja y buitres salvajes, el emblemática ave rapaz de los Pirineos.

19€ persona y noche (aprox.)


Contacta sin compromiso


  • En Toprural desde 2017-05-23

* Campos obligatorios

Contactar con el propietario