Casa Sariñena

Adahuesca, (Adahuesca), Huesca (Aragón, España)

Casa Sariñena para 6 personas en Adahuesca

Casa Sariñena

Adahuesca, (Adahuesca), Huesca (Aragón, España)

Sin valoraciones 

persona y noche (aprox.)
Personas
Tipo
15 €
6
Alquiler completo

Irene Rodriguez Gonzalez

Sin valoraciones
Alquiler completo
Personas 6
La vivienda está ubicada en Adahuesca, localidad oscense de la Comarca del Somontano de Barbastro, en el prepirineo Aragonés y cuyo termino municipal forma parte del Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara. Consta de planta baja y cuatro pisos, la capacidad es para 6 personas cuenta con: dos habitaciones de matrimonio y dos individuales algunas de ellas con vistas a la sierra. El resto de la vivienda tiene sus vistas hacía la plaza principal del pueblo donde está ubicada la Iglesia. Desde Adahuesca se pueden hacer diferentes actividades asociadas al medio natural, deportes de aventura, bonitas excursiones por lugares como Alquézar, Colungo, Abiego, Bierge y otros pueblos pertenecientes a tan bonita comarca.
 

Irene Rodriguez Gonzalez (Propietario)

Habla Español

Contactar con el propietario

Características

  • Interior: Lavadora,  Microondas,  Calefacción,  Lavavajillas,  Comedor,  Cocina,  Chimenea,  Televisión,  Abierto en Nochevieja. 
  • Servicios: Cuna disponible,  Reserva online,  WiFi gratis. 
  • Situación: En el casco urbano. 
La vivienda se encuentra al lado de la plaza Mayor del pueblo.

(ocultar) Leer más

Actividades

  • Tierra: Bicicleta de montaña - BTT,  Escalada,  Montañismo,  Senderismo - trekking,  Tenis,  Enoturismo. 
  • Agua: Buceo,  Barranquismo. 
.

(ocultar) Leer más

Descubre en Yumping actividades cerca de Casa Sariñena

Todavía no hay opiniones de viajeros para este alojamiento. ¡Sé el primero en opinar!

Deja tu opinión

Cuando quieres alojarte

Pon tus fechas para ver la disponibilidad

Ups! parece que ha habido un error y no es posible reservar online en estos momentos. Contacta directamente con el propietario.
Vaya, las fechas que has elegido no están disponibles. ¿Buscamos otras?
Este alojamiento no acepta reservas para el mismo día. El tiempo mínimo requerido, para realizar la reserva, es de 24h a partir del día de hoy.
Ocultar calendarios

El propietario de este alojamiento no ha actualizado su calendario de disponibilidad

Anímale a completar la información de su alojamiento desde nuestro formulario de aviso


Disponible

No disponible

Más información

Cantidad de la reserva:
50.0  %
Resto del pago:
A la entrega de llaves 
Formas de pago:
Transferencia bancaria ,   En efectivo  

Calle Baja 6 - 22147 AdahuescaAdahuesca (HuescaAragón)

Mapa Mapa | Calcular ruta Calcular ruta

Lugares de interés

  • Restaurante Ordio 
    Se encuentra en la Calle Medio. Muy recomendable. Está a 180metros de la casa.
  • Bodegas Alodia 
    Bodegas Alodia nació en 2005 con la filosofía de recuperar las variedades autóctonas que se estaban perdiendo con la introducción de variedades autóctonas. Hoy en día es la única bodega de la DO Somontano que tiene en producción las seis variedades autóctonas, pero más importante; que elabora vino de las tres variedades únicas del Somontano: Moristel, Parraleta y Alcañón. En el caso del Alcañón, además, ha contribuido a su recuperación ya que se consideraba extinguida. Además, Bodegas Alodia es la única bodega de la DO que elabora un espumoso Brut Nature, el Luxuria.
  • Restaurante El Alcañón 
    El Alcañón es el restaurante que Bodegas Alodia ha puesto en marcha en la propia bodega. En primera planta y con las mejores vistas de Alquézar y la Sierra de Guara, El Alcañón ofrece un menú con platos elaborados con productos de la zona, una cocina creativa y una presentación impecable. Todo acompañado con vinos de Bodegas Alodia como Orache, 1Moriste, 1Alcañón o Luxuria. La comida o cena se puede completar con una visita guiada a la bodega con degustación. Bodegas Alodia tiene como filosofía la elaboración de vinos de gran calidad a partir de las variedades autóctonas del Somontano como Moristel, Parraleta y Alcañón.
  • Quesos de Radiquero 
    La Sierra de Sevil es cobijo de multitud de cabañas de ganado caprino, productor de una leche de calidad, siendo esto el germen de la fabricación de queso artesanal y origen de lo que posteriormente se ha transformado en Quesos de Radiquero. Se elaboran cuatro variedades: dos de ellas de pasta blanda, el Río Vero de coagulación láctica y Los Meleses de moho blanco; dos de pasta prensada Sierra Sevil de leche pasteurizada y San Pelegrín semicurado de leche cruda con 6 meses de maduración. Que cuenta con tres sub-variedades: natural, al vino y al tomillo. Además se elabora un exquisito requesón y las cremas. El Rio Vero es nuestro queso más laureado. En 2013 recibió el premio al mejor Queso por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. En su visita a la Queseria se puede degustar nuestra variedades de productos y visionar un video explicativo de todo el proceso de elaboración.
  • Restaurante Vino Tinto 
    Tablas y platos elaborados con productos de la zona y los mejores vinos de Adahuesca y del Somontano. El Bar Bodega se encuentra en la planta baja del edificio de los Apartamentos Vino Tinto. En este confortable local se pueden degustar los mejores productos tradicionales de la zona entre los que se encuentran el queso de Sevil y el de la población vecina de Radiquero, longaniza del Altoaragón, chiretas, morcilla y ensaladas de la huerta de Adahuesca. Les ofrecemos un variado surtido de tapas y tablas así como de platos elaborados con los mejores productos de nuestra zona. No hay que olvidarse de que estos alimentos se riegan con los mejores vinos de la Denominación de Origen Somontano, elaborados en Adahuesca, que ofrece nuestro restaurante.
  • a 2 km: Carrasca de Roque 
    Localización: A unos 5 km. de Adahuesca, por la A-1229 en dirección a Huesca, tomar el camino de la izquierda que se encuentra a escasos metros de una curva de la carretera. A 2´7 km. de este punto, y siguiendo siempre la señalización de la ruta Leyendas al Paso, se llega a la carrasca después de pasar frente a un corral de ganado. A este lugar también se puede acceder desde Adahuesca por la ermita románica de Treviño. Carrasca, (Quercus ilex L. subsp. ballota). Este árbol se encuentra rodeado de pequeños rodales de carrasca, campos de cereal y viñedos. La base de su tronco alcanza los 5´25 m. de perímetro. A 1´80 m. del suelo se ramifica en tres grandes brazos. La estructura cupuliforme del árbol, casi perfecta, siempre resulta envolvente y agradable. Su estado de conservación es bueno.
  • a 3 km: Ermita de Treviño 
    La ermita de Nuestra Señora del Treviño en Adahuesca (siglo XIII) es el único resto de un antiguo monasterio del que apenas existen referencias históricas y que se completaba con un claustro. Aún se puede recrear con la imaginación el cuadrado claustro, plantado hace tiempo de laureles, hoy de cipreses. Esbeltas columnas soportaban las arquerías de medio punto. En su centro se abría un aljibe cuyas aguas socorrían a la villa en años estériles de lluvias. Construido en pleno siglo XIV, fue demolido en 1965, ante la amenaza de ruina. Quizá su nombre, Treviño, derive de estar y haber estado siempre entre viñedos..., aunque dice la leyenda que en Treviño confluían los limites de tres diócesis y que los tres prelados podrían reunirse en torno a una mesa, sin que ninguno de ellos saliera de sus límites diocesanos. Historia o leyenda, lo cierto es que la palabra Treviño parece derivar del latín trifinium: tres fronteras, límite de tres propiedades, regiones o gentes. La cabecera es poligonal al exterior y semicircular al interior y la nave se cubre con bóveda de cañón apuntado. La cornisa que recorre cabecera y nave es soportada por canecillos toscamente decorados con motivos geométricos, rollos o rostros humanos. La portada del muro de los pies se abre en arco de medio punto. Queda enmarcado por una moldura con puntas de diamante y su tímpano acoge un crismón trinitario. Sobre ella se abre una ventana con la misma decoración de puntas de diamante. La portada principal se abre al muro norte y presenta cinco arquivoltas, capiteles y una imposta decorados con motivos geométricos, una decoración de rollos en el intradós del arco y restos de una moldura de ajedrezado jaqués. Con posterioridad se añadió un porche gótico y se policromó todo el conjunto. El grueso de los canteros románicos debieron limitarse a la labra de sillares para los muros y dovelas para los arcos. Sólo los más dotados alcanzaron a componer piezas decoradas, las más de las veces con repertorios vegetales o geométricos como las arquivoltas o los capiteles de la portada, o como en los canecillos que soportan la cornisa, con toscos rostros humanos, todos anónimos, ya fueran prebostes de la iglesia, canteros, nobles o plebeyos. Los principios que tenían como base los maestros del románico eran la monumentalidad, la solidez y la perdurabilidad. Para aplicarlos era necesario dominar la bóveda de piedra. Además, su forma cóncava, remitía simbólicamente a la bóveda celeste. Pero el grosor de los muros iba a impedir abrir grandes ventanas: la escasa luz genera ese ambiente especial que se percibe al penetrar en un templo románico. Los muros interiores solían picarse para obtener unos planos lo suficientemente rugosos como para recibir pinturas murales; y es que en la época del románico casi nunca se dejaban los muros vistos. Además, siempre resultaba más barato desplegar un programa pictórico que encargar piezas labradas. Aún pueden verse en el ábside restos de pinturas que representan a Jesús resucitado apareciéndose a santa María Magdalena. Son didácticas y expresivas. El dibujo se perfila con gruesas líneas negras que enmarcan los colores, planos y brillantes (rojo, azul, blanco). Dentro y fuera del templo, colores puros e intensos para los capiteles, los fustes o las arquivoltas, completaban el trabajo de los canteros. El día de Viernes Santo los habitantes de Adahuesca, vestidos de romanos, acudían y aún acuden al Treviño y después de la misa, reparten galletas y vino. Según la tradición, la Virgen obraba multitud de prodigios en quienes acudían a su iglesia. Las “presentallas” y exvotos de cera y plata, con formas de pies, manos, pechos y ojos que se veían colgados del rejado de la ermita, daban cuenta de milagrosas curaciones. En el siglo XVIII aún se podían ver allí la camisa y los zapatos de una mujer que, estando rezando, fue alcanzada por un rayo y salió ilesa.

15 € persona y noche (aprox.)

¡Haz ya tu reserva online!

Contactar con el propietario

Contacta sin compromiso


Irene Rodriguez Gonzalez

  • En Toprural desde 2018-04-08

* Campos obligatorios

Contactar con el propietario