Casas de la Fresnedilla

Villacarrillo, Jaén (Andalucía, España)

Sin valoraciones
Alquiler completo
Personas 6 - 14
Antiguas casas forestales que en su día se utilizaron como vivienda de los guardas y del ingeniero. Están ubicadas en un paraje incomparable por su belleza en pleno Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas, hoy en día el espacio protegido más grande de España con 205.000 hectareas. Las casas se han rehabilitado intentando unir estilos como el colonial, algún toque moderno y por supuesto el sabor de los muebles antiguos, se ofrecen dos viviendas independientes con piscina privada cada una y separada para que el cliente tenga la máxima intimididad.
 

Características

  • Exterior: Jardín,  Barbacoa,  Terraza,  Piscina,  Muebles de jardín. 
  • Interior: Colección de juegos,  DVD o vídeo,  Equipo de música,  Lavadora,  Microondas,  Calefacción,  Comedor,  Baño en habitación,  Cocina,  Baño compartido,  Chimenea,  Televisión,  Zona de aparcamiento. 
  • Servicios: Admite animales,  Restaurante (público),  Paseos con guía,  Se sirven desayunos,  Cuna disponible,  Documentación sobre la zona,  Se sirven comidas,  Se sirven cenas. 
  • Situación: Montaña,  Acceso asfaltado,  Aislada,  Señalización del acceso. 

Actividades

  • Tierra: Recogida de setas,  Bicicleta de montaña - BTT,  Multiaventura,  Paintball,  Puenting y benji,  Rutas a caballo,  Senderismo - trekking,  Supervivencia,  Tiro con arco. 
  • Agua: Barranquismo,  Hidrospeed,  Rafting,  Rappel. 
  • Aire: Parapente. 
Las empresas instaladas en el parque y en su periferia nos ofrecen servicios para entretenimiento de niños y mayores además de las actividades que por cuenta propia podemos realizar como ejemplo:
- Alquiler 4x4, rutas 4x4 con guia a zonas restringidas
- Alquiler de quads
- Senderismo
- Excursiones a caballo
- Caza fotográfica
- Tiro con arco
- Circuitos de multiaventura
- Descenso de cañones
- Actividades con btt
- Piragüismo
- Rafting
- Visitas guiadas a Úbeda y Baeza ciudades Patrimonio de la Humanidad

(ocultar) Leer más

Descubre en Yumping actividades cerca de Casas de la Fresnedilla

Este alojamiento no ha recibido opiniones de los viajeros en los ultimos 24 meses
¿Conoces este alojamiento?


Valoración por categorías

Limpieza
-
Trato del propietario
-
Entorno
-
Equipamiento
-
Relación calidad/precio
-
Calidad del sueño
-







Un perfecto lugar de encuentro

10 / 10
Un lugar así te permite recobrar ganas e ilusión por seguir con los abatares diarios. Acogedor y sencillo es un perfecto rincón para compartir y disfrutar solo o acompañado.
 

Fecha de estancia: 2009-01-16 Fecha de opinión: 2009-01-25

8 / 10
En general el alojamiento y su entorno son estupendos, la casa es muy cómoda y se entrega muy limpia y ordenada, el entorno es tranquilo y aunque junto a ella hay un Restaurante no llega a molestar y te saca de algún apuro si necesitas algo, la recepción por parte del Administrador fue cordial y nos proporcionó mucha información de la zona.
 

Fecha de estancia: 2008-08-23 Fecha de opinión: 2008-09-03

una semana esupenda

10 / 10
Hemos estado la 3ª semana de agosto y ha sido una experiencia satisfactoria. La casa está perfecta, los espacios amplios y acogedores(tanto el interior como el exterior), la piscina una maravilla, y la gente encantadora.El bar que hay al al lado no es ninguna molestia y si que perfecto para tomar, entre otras cosas, unos alones exquisitos (gracias Diego) además de otros platos típicos de la zona .
Leer más
El interés demostrado por el propietario (Francis) por que todo estuviera bien, así como nuestra buena amiga Annie (una perra Golden de la que nos llevamos un buen recuerdo y sobre todo nuestro perro Mulan que jamás olvidará la sierra de las Villas) ha hecho que nos sintiéramos mejor que en casa. Un buen enclave para todo el que ame la naturaleza y quiera disfrutar de unas plácidas vacaciones. Visitarlo merece la pena
Ocultar detalles

Fecha de estancia: 2008-08-16 Fecha de opinión: 2008-08-31

Una maravilla de lugar, de casa y de gente

10 / 10
El lugar es maravilloso, en plena Sierra de Las Villas, dentro del Parque Natural, perfecto para desconectar, descansar y pasar buenos ratos junto a las personas que quieres. Yo he estado en dos ocasiones, una con mis amigos de la infancia y otra con mi familia. A pesar de estar en plena sierra, la casa está bien equipada y se está muy cómodo. Las gentes del lugar también son encantadoras, así como el propietario, que en todo momento se preocupó de nuestro bienestar, acompañándonos a nuestra llegada y visitándonos por si necesitábamos algo.
Leer más
Sin duda volveré a repetir en cuanto pueda.
Ocultar detalles

Fecha de estancia: 2007-12-22 Fecha de opinión: 2008-04-27

Bastante bien

8 / 10
La casa está muy bien, aunque algunos fallos de intendencia lógicos por la ubicación del alojamiento, hay que tenerlos en cuenta al hacer el equipaje: hay que llevarse de todo un poco. Lo de la ropa de cama debería solucionarse por el propietario porque aumenta el volumen del equipaje a costa de otras cosas también muy necesarias. El lugar maravilloso, justo lo que íbamos buscando.
Leer más
Repetiremos.
Ocultar detalles

Fecha de estancia: 2007-12-05 Fecha de opinión: 2007-12-10

Paz y tranquilidad

10 / 10
Es una casa estupenda y un sito super acogedor, tanquilo y placido.
Si quieres desconectar por completo, es el mejor sitio ya que no hay ni cobertura. Ahora eso si, si quieres un sito dónde puedas salir a tomar algo no es el mejor sitio ya que está en mitad de la sierra. Pero merece la pena aunque esté largo.
Nosotros hemos estado 8 personas un fin de semana y por que no podiamos sino nos quedamos toda una semana.
Leer más
Lo tienes todo, la piscina de lujo la casa ni te cuento y el propietario un encanto.
Ocultar detalles

Fecha de estancia: 2007-07-13 Fecha de opinión: 2007-07-16


  VI SA DO LU MA MI JU VI SA DO LU MA MI JU VI SA DO LU MA MI JU
6: casa del guarda 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29
8: casa del ingeniero 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29

Calendario actualizado el 2012-05-08  Libre  Fin de semana  Ocupado


Casas en Casas de la Fresnedilla

casa del ingeniero

plazas 8

casa del ingeniero

2 habitaciones dobles, 2 habitaciones de matrimonio, 2 Camas supletorias, 3 Baños

Mínimo noches Noche Noche en fin de semana Fin de semana Semana Persona adicional Régimen
2 160,00 € 160,00 € 320,00 € 1050,00 € 15,00 € Solo alojamiento
casa del guarda

plazas 6

casa del guarda

2 habitaciones dobles, 1 Habitación de matrimonio, 1 cama supletoria, 1 Baño

Mínimo noches Noche Noche en fin de semana Fin de semana Semana Persona adicional Régimen
2 120,00 € 120,00 € 240,00 € 750,00 € 15,00 € Solo alojamiento
Los precios incluyen IVA

Más información

temporada alta del 15 de junio al 15 de septiembre, puentes y festivos,semana santa y navidad
los siguientes servicios están a disposición de nuestro cliente.
bolsa de picnic -  12 eur 
media pensión - 20 eur 
pensión completa - 28 eur

Carretera del Aguascebas km 21 - 23300 VillacarrilloVillacarrillo (JaénAndalucía)

Mapa Mapa | Calcular ruta Calcular ruta

Indicaciones del propietario

- Desde la nacional 323 llegamos a Villacarrillo.
- Tomar la carretera de Cazorla
- A 9 km encontramos Mogón, en este punto nos desviamos a la izquierda tomando la carretera de la Sierra de Las Villas - Pantano del Aguascebas y a continuacion a 2km nos encontramos con la fresnedilla

Lugares de interés

  • a 62 km: ubeda 
    Conocida como la capital del Renacimiento andaluz, esta localidad jiennense se asienta sobre una colina próxima al valle del Alto Guadalquivir, en la comarca de La Loma. Su casco antiguo, declarado Conjunto Histórico-Artístico, alberga un espléndido legado monumental formado por iglesias, palacios y casas nobiliarias. Su Conjunto Monumental Renacentista ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
  • a 75 km: baeza 
    En el centro de la provincia de Jaén, en una Loma circundada por los valles de dos ríos el Guadalquivir y su principal afluente en ésta su cuenca alta el Guadalimar, encontramos Baeza, que junto con otros 12 municipios constituye la Comarca que haciendo referencia a la antedicha situación geográfica se conoce como Comarca de La Loma. Su situación de atalaya natural a unos 800 m. de altitud sobre el nivel del mar vigilando desde su cerro del alcázar una gran extensión del territorio provincial que va desde la septentrional Sierra Morena hasta las estribaciones de Sierra Mágina al sur y Cazorla al este, dominando las fértiles tierras del valle del Guadalimar y del Guadalquivir que se extienden hacia el oeste; han hecho sin duda que desde la más remota antigüedad en sus tierras se hayan asentado importantes grupos de población. Se sitúan los orígenes de los primeros asentamientos durante la Edad del Bronce, período en el que se cree que se llegó a constituir un importante núcleo de la Cultura del Algar. La época Romana supuso la constitución de una ciudad totalmente establecida con su fuerte y su cinturón amurallado, la BIATIA romana gozó de un importante estatus pese a la cercanía y preponderancia de la entonces vecina CASTULO. Los árabes se establecieron en BAYYASA y bajo su dominación la ciudad conoció un importante desarrollo debido a sus fértiles tierras y su situación estratégica, siendo incluso la capital de un Reino de Taifas que se extendió por gran parte del territorio jienense. Desde el año 1.212 la ciudad es tomada y perdida seguidamente en varias ocasiones por tropas cristianas, pero no es hasta el 30 de noviembre del año 1.227 y según la tradición con la intercesión de San Andrés, cuando el ejército cristiano del rey de Castilla Fernando III “El Santo” conquistan de forma definitiva la que desde entonces será conocida como Baeza siendo la primera ciudad de la provincia conquistada por lo que Baeza constituirá un punto primordial en la reconquista de todo el Alto Guadalquivir lo que le dio a valer la concesión de “Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Baeza” “Nido Real de Gavilanes”, en ella se restituirá la sede episcopal y en ella se establecerán las más importantes familias de la nobleza alentadas por los importantes fueros que a la ciudad le fueron concedido por parte de la monarquía castellana. Baeza tiene su época de mayor esplendor situada entre los siglos XV y XVII, acabado un período de indeterminaciones políticas y de guerras internas entre las dos familias más importantes de la nobleza baezana los Carvajales y los Benavides y que acarrearon la orden de los Reyes Católicos de derruir su Alcázar y murallas defensivas; la economía de la ciudad prosperará de forma importantísima basada en su próspera agricultura y en una de las más importantes industrias pañeras de Castilla, lo que unido al siempre importante influjo de las autoridades eclesiásticas asentadas en la ciudad y la fundación de la UNIVERSIDAD BAEZANA hizo que a todo lo largo y ancho del siglo XVI, en lo conocido como el período del RENACIMIENTO el desarrollo urbanístico de la mano del genial Andrés de Vandelvira fuese de tal magnitud, que hoy día, a la ciudad de Baeza, junto con la vecina ciudad de Úbeda, se la conoce como CUNA DEL RENACIMIENTO ANDALUZ. La mayor parte de los edificios que en esta ciudad permanecen erguidos datan por tanto de este período, pero como no puede ser de otro modo, se acompañan de otros anteriores e incluso posteriores de gran valor arquitectónico e histórico. En reconocimiento a esta realidad, la UNESCO concede a Baeza el nombramiento como Ciudad Patrimonio de la Humanidad el día 3 de Julio del año2003
  • a 40 km: cazorla 
    en el entorno de estas tierras, va a tener lugar la presencia del hombre desde un momento temprano, a pesar de las duras condiciones geográficas y físicas del lugar donde se encuentra. Quizás de un momento avanzado del Neolítico provengan los restos líticos encontrados en enclaves como el Chorro, caracterizados por hojas de sílex y piezas dentículas. En numerosas cuevas de la zona se han encontrado abundantes restos de cerámicas e, incluso, pinturas rupestres de tipo esquemático-levantino, como en la cueva del Encajero o cueva de la Monja, situada a unos 6 kms. de Quesada. En dicho abrigo pétreo destacan las figuras de un cérvido de color rojo carmín. Esta figura es de tipología levantina, de estilo naturalista. También se han encontrado dos pequeñas figuras humanas esquemáticas y diversos útiles líticos, como hachas pulimentadas, raederas, trozos de silex, brazaletes de arqueros Igualmente se pueden observar grabados de círculos concéntricos o espirales en la roca, posiblemente simbologías mágicas o rituales. Hasta el día de hoy, se han encontrado 18 cuevas datadas entre los 4.000-3.000 a. de C., con diversos materiales prehistóricos de mayor o menor relevancia. Ante el importante valor de estas manifestaciones artísticas en la Península Ibérica, conocidas con el nombre de "arte rupestre levantino", la UNESCO ha declarado recientemente al conjunto interprovincial de Jaén, Granada y Almería como PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, incluyendo en tan destacado reconocimiento artístico-cultural gran número de cuevas de este Parque Natural: cuevas y abrigos con pinturas rupestres en Quesada, Segura de la Sierra, Santiago de la Espada, además de otras del Parque Natural de Despeñaperros, también en la provincia de Jaén. Pero será durante el Cobre final (2.000 a. de C.) cuando cerca de Cazorla, en las terrazas más antiguas del río Cerezuelo, próximas a la Cuesta de la Pioja y la confluencia con el río Cañamares, se establecen los primeros poblados estables. Así, cerca de aquí, en un cerro conocido como la Loma del Bellotón, se ubica un pequeño poblado de la cultura del Bronce (1.500 a. de C.). Ya en el último milenio antes de nuestra era, la cultura ibérica se desarrolla ampliamente por la provincia de Jaén, como demuestra la importancia de los yacimientos ibéricos que se investigan en toda la provincia. Esta cultura está abundantemente representada, en la comarca, sobre todo por la presencia de dos necrópolis o tumbas de cámara monumental en las vecinas aldeas de Toya y Hornos de Peal (Peal de Becerro), que son unos elementos únicos dentro del mundo ibérico. Entre Cazorla y Santo Tomé tenemos el poblado de la Plaza de Armas del río Cañamares o el cerro de Cabeza del Rey, todo dentro de una cronología del siglo V-III a. de C. A estos restos deberemos añadir uno de los asentamientos ibéricos más importantes de la comarca, Los Castellones de Ceal, ubicado junto al arroyo de Ceal, cerca de Hinojares y datado en el siglo VI a. Cristo. Esta aldea ibérica tuvo que tener una gran importancia como demuestra la significativa riqueza de los hallazgos obtenidos: abundantes cerámicas atenienses de barniz negro y figuras pintadas en rojo y, sobre todo, numerosas armas. Durante la romanización de la Bética, los romanos se asentaron en esta región, conocida como "Saltus Tugiensis", nombraron sus sierras como "Mons Argentarius", por la riquezas de plata y sal que encontraron aquí. Abundante cantidad de "Villae" de carácter agrícola se van a desarrollar en esta época junto a las fértiles tierras de la campiña, quizá la más conocida sea la de Bruñel (Quesada) donde destacan unos vistosos mosaicos con figuras humanas y naturalistas. Otros restos romanos se han encontrados en Nubla, en la vega del río Cerezuelo o en la aldea de Los Almansas (Chilluévar)... La presencia romana es, por tanto, muy amplia en la comarca, e, incluso, se han encontrado algunos restos dentro del mismo casco urbano de Cazorla. Será a partir de la ocupación islámica y en un momento tardío de la misma, cuando en la Comarca de la Sierra de Cazorla aparezcan numerosos embriones poblacionales, sobre todo, tras la presencia almohade y el inicio de los reinos de Taifas más importantes, nos referimos a los del reino nazarí de Granada. Los restos arqueológicos encontrados en la zona vieja de Cazorla o en los castillos de la Yedra o de las Cinco Esquinas, así parecen documentarlo. Con la ubicación de la frontera entre el mundo cristiano y el mundo musulmán en la línea del Guadalquivir, la Cazorla medieval y las localidades vecinas, se van a fortificar, y van a ser durante bastantes años lugar de pugna para acceder al interior de Granada, y a su reconquista. Fernando III, "el Santo", en virtud de un privilegio rodado, que firmó en Salamanca en 1231, donó, a perpetuidad, a Santa María de Toledo y en la persona del arzobispo primado D. Rodrigo Ximénez de Rada y de sus sucesores los territorios que, una vez conquistados, vendrían a constituir el llamado Adelantamiento de Cazorla. Su jurisdicción sobre estas tierras duró hasta 1811, cuando las Cortes de Cádiz abolieron todos los señoríos. Durante la guerra de independencia, los vecinos de esta Comarca se distinguieron por su patriotismo, luchando heroicamente contra el invasor. Como premio a tan altos servicios, las Cortes Generales de Cádiz, concedieron, el día 1 de abril de 1813 a la Villa de Cazorla, el título de Ciudad, con la distinción de "Muy Noble y Leal". Más tarde Alfonso XII recompensó la fidelidad de Cazorla a la Corona, cuando las guerras carlistas, otorgando a su Ayuntamiento la categoría de Excelentísimo. Tanto Cazorla como otros municipios que hoy son parte integrante del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, fueron, durante la Edad Media y Moderna, villas y aldeas dependientes de la Sede Primada de Toledo, con la creación de una institución feudal conocida como Adelantamiento de Cazorla. Por su parte, otra gran porción del territorio del Parque Natural, los territorios que comprenden la Sierra de Segura, pertenecieron durante esta época a otra encomienda real, en este caso, a la Orden Militar de Santiago. Por lo tanto fueron los Adelantados de Cazorla y los Maestres de Santiago quienes gobernaron y rigieron los destinos de estas serranías, en nombre del Rey, durante largos y difíciles años. El Señorío de Cazorla fue durante la Edad Media un enclave fronterizo de gran importancia. Testimonio de ello es la tupida red de castillos y fortalezas que delimitaron el Adelantamiento creado en 1231, con la donación de la villa de Quesada y sus aldeas por Fernando III el Santo al prelado de Toledo. Este arzobispo, don Rodrigo Ximénez de Rada, participó en las expediciones llevadas a cabo contra el Islam, en colaboración con la Santa Sede, que les otorgó una bula en 1233, en la que le autorizaba conceder beneficios de cruzada a todos aquellos que interviniesen en la lucha frente a los musulmanes. El arzobispo de Toledo sería quien, a partir de este momento, nombraría el cargo de Adelantado e iniciaría la conquista de territorio, a la vez que establecía las bases para su repoblación. El cargo de capitán general le imponía la obligación de velar por la seguridad de los pueblos y aldeas, además de las de impartir justicia y recaudar los impuestos. Estos prelados desarrollaron una intensa labor gubernativa en el Adelantamiento de Cazorla a lo largo de los siglos bajo medievales. Fruto de ello fueron la creación de nuevas villas y la reestructuración del territorio. Una vez finalizada la conquista, con la renuncia de Baza y la incorporación de Iznatoraf (1252), el Adelantamiento adquirió su configuración territorial definitiva. El Infante Sancho de Castilla (1250-1261) reorganizó la administración y otorgó a cada una de las villas (Cazorla, Quesada e Iznatoraf) aldeas y términos municipales propios. Las causas que motivaron la concesión de villazgos fueron diferentes en cada ocasión, pero todas estaban directamente relacionadas con los acontecimientos políticos del reino de Castilla, la aparición de nuevos centros económicos y los avatares de las fronteras, provocando pequeñas migraciones de la población en lo que se considera centro geográfico del Adelantamiento.Las villas, a partir de 1331, quedaban ubicadas geográficamente con unas funciones muy específicas. La comarca de Quesada quedó configurada en 1257 con las aldeas de Pelos, Toya, Peal de Becerro, Dos Hermanas, Villamotín, Aosín, Fic, Torres de Alicún, Cuenca (de Hinojares), Chiellas, Cebas y Cortes. Situada al sur del Adelantamiento, debía defender la frontera con el reino de Granada. Iznatoraf, separada de Cazorla y Quesada por el Guadalquivir, y sus aldeas: Sohiruela de Guadalimar, La Moraleja y Torres de Mingo Priego, se convirtió en el centro económico más importante del Señorío, situada, como estaba, en medio de la campiña con gran producción cerealista. Cazorla, con sus aldeas de La Iruela, Nubla, Alcoray, y más tarde Burunchel y el Retamal, controlaba la frontera este del Adelantamiento. La villa recibió un extenso alfoz (en la Edad Media, término rural que dependía de las autoridades municipales de la villa) a lo largo del siglo XIII y XIV; a partir de 1331 se acrecentaron aún más sus términos al extenderse su jurisdicción sobre las aldeas que hasta entonces habían pertenecido a Quesada. Esta organización se vio modificada en 1331, por la donación de Quesada al concejo de Úbeda. El Señorío quedaba momentáneamente con dos villas Iznatoraf y Cazorla. A lo largo del siglo XIV y XV se crearon tres nuevas villas: Villacarrillo, Villanueva del Arzobispo y La Iruela. La Iruela fue villa en 1367 y de nuevo aldea en 1370 por causas políticas. La creación del villazgo de La Iruela tuvo su origen en la guerra civil castellana (1362-1369) en la que el Adelantamiento se vio implicado. Cada villa del Señorío tomó partido por uno de los bandos, a veces en contra del Arzobispo aliado al pretendiente. Cazorla tomó partido, en contra de su señor, y a favor de don Pedro I. El arzobispo Don Gómez Manrique, en compensación a la fidelidad de La Iruela, le concedió la independencia de Cazorla. Pero La Iruela gozó poco tiempo de su privilegio y en 1370 el arzobispo derogó el villazgo. El Consejo de La Iruela se querelló contra el de Cazorla a la llegada a la Sede Toledana de don Pedro Tenorio, sin obtener resultado alguno, dado que La Iruela se encontraba sin señor que la apoyara. Finalizada la Reconquista, el Adelantamiento de Cazorla perdió su valor estratégico y se quedó de hecho en mero Señorío. Sin embargo, aunque los Adelantados venían siendo designados por los arzobispos, algunos hijos de nobles linajes se propusieron convertir el título en hereditario. De este modo se dio el llamado Cisma del Adelantamiento que enfrentó a dos pretendientes al título, uno por la Mitra y otro por los Camarasa, descendientes del cardenal Talavera. El conflicto se prolongó desde 1545 a 1606, fecha en que el cardenal Sandoval y Rojas puso fin al litigio mediante la concesión de importantes compensaciones a los Camarasa, mientras la Mitra se reservaba la titularidad sobre el Adelantamiento. En los siglos XVII y XVIII se originaron pleitos entre la Corona y la Mitra por cuestiones de jurisdicción, fueros y rentas que empobrecieron el Señorío. En 1811, las Cortes de Cádiz abolieron la jurisdicción civil de la Mitra Toledana sobre estas tierras, aunque no ocurriría lo mismo con la eclesiástica. Cazorla y las demás villas y aldeas del Adelantamiento seguirían dependientes del arzobispado de Toledo hasta 1954.
  • a 0 km: parque natural de las sierras de cazorla, segura y las villas 
    Extensión: 214.000 hectáreas. Es Reserva de la Biosfera (1983) y Parque Natural (1986). En el extremo oriental de la provincia de Jaén, limitando con las provincias de Albacete y Granada. Comprende en todo o en parte los términos municipales de los pueblos: Beas de Segura, Benatae, Cazorla, Chilluevar, Génave, Hinojares, Hornos de Segura, Huesa, La Iruela, Iznatoraf, Orcera, Peal de Becerro, Pozo Alcón, La Puerta de Segura, Quesada, Santiago-Pontones, Santo Tomé, Segura de la Sierra, Siles, Sorihuela del Guadalimar, Torres de Albanchez, Villacarrillo y Villanueva del Arzobispo. Estas sierras se continúan con las de Castril-La Sagra en Granada y las de Segura-Alcaraz en Albacete. Numerosas montañas separadas por profundos tajos configuran un relieve extraordinariamente abrupto en algunas zonas. La mayor altura, el pico de las Empanadas, de (2.107 m). Otras elevaciones importantes son las de la Cabrilla, Banderillas, Almorchón y El Yelmo. Es un laberinto de valles, calares y altiplanos, con dos ríos importantes que nacen aquí: El Guadalquivir y el Segura. Existen embalses como el de El Tranco, La Bolera, Las Anchuricas, La Vieja, Aguascebas y la bellísima Laguna de Valdeazores. Otros ríos del parque son: El Guadalimar, Hornos, Madera, Tus, Marchena, Borosa, Aguasmulas y Guadalentín. El clima es continental y las precipitaciones oscilan entre los 500 l/m2 en las zonas bajas y los 1.600 o 2.000 en las más elevadas. Existen extensos bosques de pino laricio, en las cotas altas, así como negral y carrasco en las demás cotas. Hay endemismos importantes como la "Violeta de Cazorla", la Hormatofila, el Geranio de Cazorla, Aquilegia Cazorlensis, Narcissus Longispatus. En zonas restringidas hay acebos, y muy diseminados por todo el parque encontramos tejos. Ambas especies están muy protegidas por el peligro de extinción. En el norte de Sierra Segura encontramos magníficos quejigales y melojos o rebollos. En lugares muy extendidos del parque aparecen manchas de fresas silvestres y avellanares, sobre todo en la parte septentrional de la Sierra de Segura. Son abundantes y variadas las especies cinegéticas: Ciervo, gamo, muflón, cabra montés y jabalí. Existe la nutria y más de 100 especies de aves, abundando las rapaces ( Águila real, águila perdicera, águila culebrera, milano, halcón, alimoche, buitre leonado, búho real, mochuelo, lechuza, cárabo). Una de las más escasas, en peligro de extinción, es el quebrantahuesos, recientemente introducido para su repoblación.
  • a 32 km: villacarrillo 
    En sus primeros momentos, Villacarrillo, se identifica con una pequeña torre fortaleza defensiva, o atalaya, perteneciente al Adelantamiento de Cazorla y que se ubicaba dentro del territorio de Iznatoraf, conocida como Torre de Mingo Pliego, o Torre de Domingo Priego. En 1450, a petición de Don Alonso Carrillo, el rey Juan II confirmó el privilegio de villazgo concedido por el Arzobispo de Toledo a la Torre de Domingo Priego, confirmado posteriormente por los Reyes Católicos, en 1498. La nueva villa pasó a denominarse Villacarrillo, adoptando para su nueva denominación el apellido del arzobispo toledano. En 1877, y por Real Decreto, el rey Alfonso XII le concede el título de ciudad. A pesar de la ausencia de investigaciones arqueológicas que determinen científicamente el alcance de la antigüedad de la ocupación humana, la riqueza arqueológica, tanto en el número de asentamientos como en la envergadura y calidad de los restos encontrados, nos permiten remontar la historia de Villacarrillo bastantes siglos atrás. Así, se han encontrado numerosísimos instrumentos líticos, como hachas neolíticas, calcolíticas y lápidas funerarias de diferentes épocas históricas: romanas, visigodas, árabes, etc. Visitar Villacarrillo es recorrer un pueblo que ha sabido ser consecuente con su historia y con su pasado. Al recorrer sus calles, desde amplias y transitadas, hasta recónditas y solitarias, podemos encontramos grandes mansiones señoriales, modernas construcciones, importantes construcciones religiosas y hasta rancios edificios cargados de historia, todo bajo la mirada de la torre del templo de La Asunción, obra vandelviriana que vigila la ciudad. Desde la iglesia de la asunción parten las callejas medievales de la ciudad, jalonadas por viejas casonas y templos como el de Santa Isabel de los Ángeles. Edificio, que en otro tiempo fue hospital y convento franciscano, aglutina elementos artísticos y arquitectónicos de los siglos XV al XVIII. Muy próxima, la calle Feria recorre el bello casco urbano de Villacarrillo como una vibrante médula espinal. En ella toman asiento los edificios civiles más representativos de la localidad. Las fachadas de los juzgados y de varias casas solariegas, están decoradas al estilo renacentista, con dovelas mixtilíneas en sus portadas, blasones, nobiliarios, cornisas, puntas de diamante y frontones triangulares. El ayuntamiento también ubicado en la misma vía, es de estilo neoclásico. Construido en el siglo XIX, articula su alargada estructura en torno a un cuerpo central donde se alinean la puerta principal, un balcón de hierro colado, el escudo municipal, el reloj y una airosa espadaña. Las casonas y palacios de la calle Ministro Benavides, contigua a la anterior, es otro de los máximos exponentes de la arquitectura vernácula de Villacarrillo, a la que hay que sumar un gran número de edificios y viviendas edificadas a finales dl siglo XIX y principios del XX.
- Cazorla - Segura de la Sierra - Comarca de las Cuatro Villas donde encontrareis vestigios árabes, arte del Eenacimiento, la cultura del aceite. - Úbeda y Baeza ciudades renacentistas y Patrimonio de la Humanidad

20€ persona y noche (aprox.)


Contacta sin compromiso


  • En Toprural desde 2006-06-27
  • Con licencia en turismo
  • (Nº de licencia 2007/JA/000128-00012)

* Campos obligatorios

Recomendado


  • Más de 1 año en Toprural
  • Más de 5 opiniones
  • Valoración media superior a 9

Contactar con el propietario