La Torre Casa Rural

Castrillo de Valdelomar, Cantabria (España)

10 Nota media
Alquiler completo
Personas 2 - 24
El interior de La Torre y su entorno son el resultado de un esmerado trabajo, cuyo fin es ofrecer al vivitante el disfrute de un estilo natural y lleno de tradición, sin renunciar por ello a las comodidades actuales que aquí se encuentran.

Disponemos además de apartamentos rurales de 1,2 y 3 habitaciones.
 

Características

  • Exterior: Jardín,  Barbacoa,  Huerta,  Muebles de jardín. 
  • Interior: Lavadora,  Microondas,  Calefacción,  Lavavajillas,  Comedor,  Cocina,  Baño compartido,  Chimenea,  Televisión,  Sala de estar,  Sala de convenciones,  Zona de aparcamiento. 
  • Servicios: Admite animales,  Cuna disponible,  Documentación sobre la zona. 
  • Situación: Montaña,  En el casco urbano,  Acceso asfaltado,  Señalización del acceso,  Cerca de pistas de esquí,  Zona de baño interior (ríos, embalses, etc.). 
- Casa rural
- La Torre, 3 habitaciones dobles, , 1 habitación triple.
- Apartamentos rurales
- El Mirador,3 habitaciónes dobles.
- El Desván 1 habitación doble y una triple.
- El Capricho 1 habitación doble y 2 supletorias.
- El Niduco 1 habitación doble.

(ocultar) Leer más

10.0 / 10 Excelente

Basado en las opinión de los últimos 24 meses


Valoración por categorías

Limpieza
10.0 Muy bueno
Trato del propietario
10.0 Muy bueno
Entorno
10.0 Muy bueno
Equipamiento
8.0 Muy bueno
Relación calidad/precio
10.0 Muy bueno
Calidad del sueño
10.0 Muy bueno







UN BUEN ALOJAMIENTO EN TODOS LOS ASPECTOS

10 / 10
Hemos estado el puente de los Santos en este alojamiento, exactamente en el Capricho, y, en general, es mucho mejor aún que lo que nos muestran las fotos. Todo estaba muy limpio y bien equipado, muy espacioso, luminoso, bien situado, tanto para conocer los pueblos del valle de Valderredible,  Orbaneja, como para hacer la ruta de los Cañones del Ebro, entre otras actividades.
Inma nos explicó con mucho detalle qué ver y dónde comer, y los dueños nos despidieron con una caja de manzanas de sus propios árboles (por cierto deliciosas).
Leer más
Nos gustaría repetir en la casa La Torre, la más grande, junto con unos amigos, nos la mostraron y nos cautivó la historia que hay detrás de sus muros y su distribución (juntos pero no revueltos).
Sin duda es un alojamiento recomendable.
¡Gracias por ayudarnos a desconectar!
Ocultar detalles

Familia con niños Fecha de estancia: 2015-10-30 Fecha de opinión: 2015-11-06

Respuesta del propietario
Gracias a vosotros por los elogios hacia nuestro alojamiento y nuestro Valle que aunque bastante desconocido es realmente precioso. Nos alegramos mucho de que disfrutaseis de la estancia, para nosotros fue un placer teneros como clientes. Un saludo.

buen lugar

8 / 10
El entorno de la casa es magnifico para pasear tranquilamente y si vamos en coche hay pueblos cerca interesantes.

La casa y sus apartamentos estan bien equipados y espacio suficiente, el trato fue bueno y correcto incluso nos permitieron marchar despues de comer sin poner ningun problema.
 

Grupo de amigos Fecha de estancia: 2012-03-17 Fecha de opinión: 2012-09-03

Cuestión de gustos

8 / 10
Confieso que cuando leí la anterior opinión dude en hacer la reserva en esta casa. Pero al final pensé que lo mejor era probar y pasamos un fin de semana estupendo en familia. Éramos 14 personas y creo que ninguna tiene queja, más bien lo contrario. La casa es tal y como se muestra en las fotos. Quizá si sea un poco oscura ya que han respetado la fachada original y conservan las saeteras y ventanas pequeñitas.
Leer más
Pero lo solucionan con luz artificial instalada por todos los rincones. En el "patio carcelario" pasamos momentos estupendos, ya que se tomó como la "sala de fumadores" y allí, junto a la ventana que da al huerto, charlamos y nos reímos sin perder ni un ápice de libertad. Además, hicimos una paella estupenda gracias al hornillo y la paellera que nos dejaron los dueños, acompañada de un par de lechugas del huerto.  Yo también soy muy asidua al turismo rural y creo que lo primero es repetar las condiciones pactadas en el momento de hacer la reserva. Los favores se hacen libremente.
Ocultar detalles

Fecha de estancia: 2009-08-14 Fecha de opinión: 2009-08-28

tacañería

6 / 10
Hemos estado este fin de semana,eramos 8 adultos y un bebe, la decoracion de la casa y la limpieza han sido lo mejor, pero en las fotos parece mejor de lo que es en realidad. Nos cobraron 516€ iva incluido,y nuestra mayor decepcion fue lo oscura que es la casa, pero claro, no tiene ventanas. De 4 habitaciones, 2 de ellas no tenian ventana! bueno si una abertura en la pared de 20cm de ancho por 50cm de alto aproximadamente, al igual que las de los baños y escaleras de la casa.
Leer más
Cuando habria la puerta de la calle dabas directo un pequeño patio de 2.5m por 8m, rodeado de paredes de piedra, un poco carcelario.Habiamos llamado preguntando si tenian parrilla dentro del recinto y nos dijeron que si, bueno pues la parrila estaba fuera del recinto en un parque. Y lo peor de todo llegamos el viernes a las 20h y nos tuvimos que ir el domingo a las 12h en punto porque sin querimos comer alli, (y aprovechar lo que nos habia costado la casa por un fin de semana 516€),la dueña nos dijo que teniamos que pagar la mitad de un dia más para poder quedarnos hasta despues de comer. Lo mejor es que no tenian mas entradas para ese fin de semana, un poco tacaños nos habeis parecido, esto no nos habia pasado nunca, y somos muy asiduos al turismo rural. Cuando cogemos un fin de semana, te suelen dejar minimo hasta las 17h del ultimo dia sino tienen mas entradas. Por cierto pedimos unas bolsas de basura para poder recogerlo todo, y muy corde a su tacañeria nos dieron solo 2, por no decir de la leña para la chimenea o para la parrilla(del parque)que hemos tenido que pagar por 6 troncos 4€. Aqui no repetiremos seguro!
Ocultar detalles

Fecha de estancia: 2007-03-20 Fecha de opinión: 2007-04-24


  LU MA MI JU VI SA DO LU MA MI JU VI SA DO LU MA MI JU VI SA DO
2: El Capricho 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25
5: El Desvan 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25
6: El Mirador 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25
2: El Niduco 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25
9: La Torre 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25

Calendario actualizado el 2016-11-28  Libre  Fin de semana  Ocupado


Casas en La Torre Casa Rural

El Capricho

plazas 2

El Capricho

1 Habitación de matrimonio, 2 Camas supletorias, 1 Baño

Mínimo noches Noche Noche en fin de semana Régimen
2 55,00 € 55,00 € Solo alojamiento

plazas 2

El Niduco

1 Habitación de matrimonio, 1 Baño

Mínimo noches Noche Noche en fin de semana Régimen
2 44,00 € 44,00 € Solo alojamiento

plazas 9

La Torre

2 habitaciones dobles, 1 habitación triple, 1 Habitación de matrimonio, 2 Baños, 1 Aseo

Mínimo noches Noche Noche en fin de semana Régimen
2 187,00 € 187,00 € Solo alojamiento

plazas 6

El Mirador

1 Habitación doble, 2 habitaciones de matrimonio, 1 Baño, 1 Aseo

Mínimo noches Noche Régimen
2 110,00 € Solo alojamiento
El Desvan

plazas 5

El Desvan

1 habitación triple, 1 Habitación de matrimonio, 1 Baño

Mínimo noches Noche Noche en fin de semana Régimen
2 75,00 € 75,00 € Solo alojamiento
Los precios incluyen IVA

Más información

Todos los precios incluyen el 10% de iva.
10.0 / 10 Excelente

Basado en las opinión de los últimos 24 meses

C/ La Torre, s/n - 39250 Castrillo de ValdelomarValderredible (CantabriaCantabria)

Mapa Mapa | Calcular ruta Calcular ruta

Indicaciones del propietario

Desde la carretera nacional Santander-Palencia (N-611), cogiendo el desvío situado en el Pk.112 dirección Villanueva de la Nía.

Lugares de interés

  • a 40 km: ESTACIÓN INVERNAL DE ALTO CAMPOO 
    En el vértice suroeste de Cantabria se halla la comarca de Campoo, enmarcada por las sierras del Cordel y Peña Labra. En este macizo montañoso, con cotas superiores a los dos mil metros, se ubica la Estación Invernal de Alto Campoo, a unos 24 kilómetros de Reinosa. La estación, también conocida por Brañavieja, comenzó a funcionar como centro turístico-deportivo a mediados del siglo pasado, siendo en 1965 cuando se inaugura el primer telesquí. Tiene una superficie aproximada de 600 hectáreas y una capacidad de 7.000 esquiadores/hora. Su infraestructura turística es bastante completa para poder practicar deportes de invierno, siendo desde hace años el punto de cita obligado en la cornisa cantábrica para la práctica de dichos deportes. Así, en la zona de Brañavieja, hasta donde llega la carretera, hay una interesante oferta hotelera, con instalaciones de variadas categorías y precios, además de numerosos bares, uno de ellos en el Chivo, a 1.820 metros de altura y a donde llega un telesilla que se puede coger cerca del aparcamiento. También hay allí varios establecimientos para alquilar material de esquí y los remontes, que son: · Debutantes, con un corto recorrido, que además es bastante sencillo, para aquellos que desean iniciarse en el deporte blanco. · Pidruecos es un telesilla que hace un recorrido largo, y tarda en realizarlo unos 10 minutos, por lo que hay que ir bien abrigado. Este recorrido se puede hacer también sin esquís, simplemente como recorrido turístico. · El Chivo, que llega a 2.000 metros de altura, y que como algunos otros tiene lo que se llama la “intermedia”, que es la posibilidad de parar antes de acceder a la parte con mayor pendiente. · Tres Mares, es la pista que llega a más altura, 2.175 metros, cerca de la cima del mismo nombre, conocida así porque en sus laderas nacen los ríos Ebro, Nansa y Pisuerga que desembocan en los tres mares que bañan el litoral español, característica única en la Península. Esta pista está solamente recomendada para los esquiadores más expertos, por el peligro que representan las placas de hielo que pueden aparecer y que obligan a cerrar esta pista en numerosas ocasiones. · Los Asnos, Las Hoyas, El Castro y El Cuchillón, son remontes de las laderas de la izquierda vistas desde Brañavieja, orientadas al norte. Algunos días las pistas más altas no están abiertas si tienen muchas placas de hielo. Además, también hay un recorrido preparado para el esquí de fondo, cerca del aparcamiento. Toda la zona de Brañavieja tiene una intensa actividad durante los meses que dura la temporada de esquí, especialmente durante los fines de semana. En estos días, el aparcamiento se queda pequeño para albergar tanta afluencia de esquiadores. Para tranquilidad de todos, las instalaciones cuentan con un servicio de socorro rápido y eficaz. Las instalaciones turísticas sólo están abiertas el tiempo que permanecen cubiertas de nieve, y en verano los remontes están fuera de servicio. No obstante, Alto Campoo es una zona que tiene numerosos atractivos en cualquier época en que se visite. La naturaleza es espléndida con magníficos bosques y paisajes increíbles, pudiendo realizar múltiples excursiones. Los pueblos de la zona son de gran atractivo con valiosas muestras de arte de varias épocas. Además, se pueden realizar otras actividades deportivas, degustar productos de la gastronomía local, etc.
  • EL ROMANICO EN VALDERREDIBLE 
    Existen numerosas iglesias que se distribuyen a lo largo y ancho del municipio. Algunas conservan íntegramente su estructura románica, otras sólo pequeños detalles como puertas, capiteles o ábsides. Sin duda la obra cumbre del románico en Valderredible y una de las más destacadas de Cantabria es la monumental colegiata de San Martín de Elines. Obra de verdadera importancia en Cantabria dado que sólo existen otras tres colegiatas, la de Santillana, Castañeda y Cervatos. Castrillo de Valdelomar Comenzamos el recorrido visitando la iglesia de nuestro pueblo, la Iglesia de Santa Leocadia. Situada en la parte más alta del mismo, se cimienta sobre un promontorio areniscoso que ya fue aprovechado en época altomedieval para excavar en la roca una impresionante necrópolis de tumbas antropomorfas que todavía puede apreciarse con toda claridad. A finales del siglo XIII o a principios del XIV se comenzó a construir la iglesia delatando su estilo una pervivencia de las soluciones constructivas románicas tanto en las proporciones como en el mantenimiento de elementos significativos como el ábside semicircular. En el siglo XVIII sufrió algunas reformas que afectaron de manera especial a la espadaña exenta que se recorto para formar parte de la torre campanario de planta cuadrada (barroca). La decoración en puerta, ventana y capiteles de arco triunfal es ya goticista, con grandes hojas muy esquemáticas. Los canecillos son todos de proa de nave. San Martín de Valdelomar Muy cerca de Castrillo, en dirección a Aguilar, está el pueblo de San Martín, cuya iglesia de San Agustín, declarada Bien de Interés Cultural desde 1993, pudo construirse en fecha mucho más reciente, en el siglo XIV, pero las formas románicas perduran de manera clara en el ábside semicircular y en el aspecto de la espadaña. Tiene numerosos añadidos y la escultura es popular. Dicha escultura se reduce a la decoración de los capiteles de la ventana y del arco triunfal a base de bolas con caperuza. Muy cerca está Santa María de Valverde, con interesante iglesia rupestre de imponente espadaña. San Andrés de Valdelomar El siguiente pueblo en la misma dirección es San Andrés de Valdelomar. Su iglesia parroquial es un pequeño edificio de una sola nave, modificada en sus muros, espadaña con arcos apuntados y un ábside semicircular con una bella ventana de capiteles vegetales, muy acabados, con trépano, en donde el "molinillo" de la escuela de Aguilar y San Andrés de Arroyo está patente. Lo mismo podemos decir de los capiteles del arco triunfal con espirales del tipo de Vallespinoso de Aguilar. Todo, pues, de finales del siglo XII o comienzos del siglo XIII, como muy tardío. Muy cerca, está el pueblo de Cezura (Palencia) con buena iglesia románica. Villanueva de Nía Siguiendo la misma carretera pero ya en dirección contraria, atravesamos otro enclave palentino (Lastrilla), con buena iglesia románica. Otra vez en territorio cántabro, y tras dejar atrás el pueblo de Susilla, llegamos a Villanueva de la Nía. Su parroquia, San Juan Bautista, colocada en alto, conserva de románico el ábside, y el presbiterio en el que sobresale la buena talla de los canecillos y los capiteles de dentro y fuera del edificio, tallados por la misma mano que los de la colegiata de San Pedro de Cervatos. Este ábside conservado ha de ser del siglo XII y el resto de la iglesia del XVI-XVIII, con bóvedas de crucería estrellada y columnas potentes de sustentación. En los alrededores de la iglesia se ven algunos sepulcros rupestres de los siglos IX-X. San Martín en Sobrepenilla El viaje continúa, dejando a un lado el pueblo de Cubillo de Ebro, para desviarnos en La Puente del Valle hacia la localidad de Sobrepenilla. Allí está la iglesia de San Martín, del siglo XIII, de una sola nave y ábside rectangular. A los pies, espadaña de dos troneras muy bien construida. En los muros meridional y oriental del ábside sendas ventanas, la primera con capiteles de muy tosca representación y arquivolta de billetes y baquetón; la segunda, sin fuste alguno, se compone de un arco de medio punto cuyas arquivoltas también de baquetón, bajan hasta la base del vano. Montecillo, el próximo pueblo, está muy cerca. Iglesias de Montecillo y Ruijas En la localidad de Montecillo encontramos una pequeña iglesia, San Marcos, de una sola nave y ábside rectangular. La planta es similar a las demás, pero la portada y los canecillos son distintos, con alguna decoración de animal y cabeza humana, de un perfecto románico del siglo XII, que posiblemente se reutilizó de un antiguo convento en ruinas ya el siglo XIII. Cerca está Rebollar de Ebro con una interesante necrópolis medieval y Campo de Ebro, donde se encuentra la iglesia rupestre. Retornando ya a la carretera general y pasando Polientes, se encuentra la localidad de Ruijas, cuya iglesia tiene una bella puerta con arquivoltas de billetes, puntas de diamantes, sogueado y baquetón, sobre capiteles con entrelazo y vegetal. Iglesias de Riopanero, Cejancas y Quintanilla de Rucandio Siguiendo la carretera, en la localidad de Ruerrero, está el cruce que se dirige al norte, en dirección a Santander. Si le tomamos, podremos ver otro foco de iglesias románicas de Valderredible. En Riopanero, la iglesia románica de La Inmaculada, tiene una espadaña de tres troneras y ábside rectangular, de una cronología avanzada. Poco después está el pueblo de Cejancas, donde la iglesia parroquial de San Miguel tiene una ventana con capiteles de tipo cisterciense y arco triunfal apuntado con capiteles muy parecidos y bolas. La última parada, antes de salir del municipio, la hacemos en la localidad de Quintanilla de Rucandio. En su iglesia, de Santa Marina, es de una sola nave y ábside semicircular, con canecillos en proa de nave y ventanas con capiteles de aspecto ya avanzado. En el interior, capiteles de bolas. Interesante es un tímpano, que está ahora en el porche de la iglesia, con la escena de la Epifanía en estilo ya gótico aunque bastante deteriorado, pero en el que se distingue una técnica escultórica de calidad. Colegiata de San Martín de Elines Volviendo sobre nuestros pasos hasta el pueblo de Ruerrero, nos dirigimos ya para acabar el recorrido a la iglesia más sobresaliente de Valderredible, por su tamaño, monumentalidad y belleza, San Martín de Elines, durante la Edad Media monasterio principal del valle. Sin embargo, poco se ha conservado de su documentación, aunque en él se escribió el libro "Miseria de Ome" uno de los pocos conservados de la Cuaderna Via. Se sabe poco de la historia de este antiguo convento benedictino convertido en Colegiata. Ya en el siglo X debió de tener importancia, puesto que en el actual cementerio hay unos arcos mozárabes y unas ventanas en el muro septentrional del claustro de esta época. Esta fábrica mozárabe parece se arruinó definitivamente en 1102 y debió de ser en esta fecha cuando se comenzó la iglesia románica actual, una de las primeras de Cantabria, aunque el claustro parece ser posterior, del siglo XVI. En este claustro hay una importante colección de sarcófagos, algunos bellamente decorados. Hay uno muy llamativo por la riqueza de sus relieves, ya góticos, del siglo XIII. En el lomo de su tapa aparece una larga espada e inscripción del año 1231. Aparece la concha del peregrino a Santiago, lo que hace pensar que pudiera tratarse de algún infante o noble que de camino a Compostela pasó por el monasterio, dónde encontró la muerte. En el exterior es destacable el ábside y la secuencia de canecillos de las cornisas. Hay en el muro derecho de este ábside el único resto de pintura románica de Cantabria con la representación de dos apóstoles. Otros vestigios románicos Muchas otras iglesias en Valderredible conservan algún vestigio de su pasado románico, en las iglesias de San Cristóbal del Monte y la Virgen del Rosario de Navamuel aparecen restos del estilo mezclados con la fábrica barroca de las ampliaciones de los siglos XVII - XVIII. En el caso de Navamuel, el ábside de tres calles separados por pilares y gruesas columnas hace las veces de sacristía. En San Cristóbal del Monte hay buena portada abocinada y columnas acodilladas en el arco triunfal de estilo puramente cisterciense. Es buena muestra la iglesia de Santa María de Arenillas de Ebro. Posee una pequeña nave, cabecera recta, espadaña a los pies y portada sencilla de arco apuntado protegida con moldura guardapolvos. Se hacen eco de este esquema, en mayor o menor medida la iglesia de San Vicente y la ermita de la Somera en Loma Somera o San Mamés de Otero del Monte. De época medieval, aún hacemos referencia a construcciones de tipo civil, como los puentes de Ruerrero y de San Martín de Elines, o las impresionantes torres defensivas de Ruerrero ( hermosa torre del siglo XIV-XV, de la cual se conservan tres de los muros) y Cadalso (con puerta de arco apuntado, abarcada por construcciones posteriores). Ambas declaradas Bien de Interés Cultural.
  • ERMITAS RUPESTRES 
    El fenómeno de las ermitas rupestres en Cantabria se extiende a otros lugares de la cordillera Cantábrica, desde Galicia hasta La Rioja. Sin embargo, es en nuestra provincia y en las zonas próximas de Palencia y Burgos, donde alcanza una mayor riqueza. Este tipo de arquitectura, excavada en piedra arenisca wealdense (conformada en la era terciaria), fácil de labrar con herramientas sencillas, constituye un conjunto peculiar dentro del arte de repoblación. Se localiza en la zona sur de la región, sobretodo en la comarca de Valderredible y se extiende por la zona norte de las provincias limítrofes. La construcción de ermitas es un hecho que se relaciona directamente con la repoblación de estas comarcas, una vez iniciada la Reconquista por parte del reino asturiano. En estas zonas fronterizas con los musulmanes, en las que se producen todavía, en los siglos IX y X, invasiones o razzias, se van a asentar gentes emigradas del sur, de al-Andalus, “los mozárabes”, cristianos descendientes de la población hispanovisigoda, a los que se atribuye la realización de estas ermitas. Es probable que todas ellas fueran realizadas entre los siglos VIII y X, en función de estos dos factores: la vida eremítica de los monjes cristianos y las ermitas de los primeros repobladores castellanos. La mayor parte de estas ermitas carecen de elementos formales y motivos decorativos que permitan precisar su datación, ya que las fuentes documentales son inexistentes. Tampoco han dado resultados positivos, en este sentido, los trabajos de excavación que se han realizado en las más representativas. Por ello, es difícil establecer su origen y la etapa en la que tuvieron mayor auge. Por otra parte, su catálogo sigue ampliándose, y ello permite establecer nuevas comparaciones; de manera que, en la actualidad, se puede fijar una cronología relativa entre los siglos VIII al X, desde la caída del reino visigodo, con la invasión musulmana, hasta la consolidación del reino asturleonés y el condado de Castilla; época en la que se desarrolla la repoblación foramontana. Su ubicación siempre responde a parajes y entornos naturales de alta calidad ecológica, mucho más hace diez siglos. Vallejos y faldas de montes apartados, apacibles y donde existe o existió una corriente de agua (río, fuente o manantial)... Sus constructores querían pasar inadvertidos, aprovechando el mimetismo de las obras con el paisaje, para así poder practicar su culto sin peligro a los ataques musulmanes. La constitución morfológica de las cavidades parece indicar que la obra humana haya buscado una adecuación al espacio litúrgico, a través de la orientación este-oeste y la separación clara entre el ábside y la nave. Sin embargo, otros elementos, como la forma de pilares y arcos, apenas se han tenido en cuenta más que en el plano funcional; si bien en algunos casos se observa la voluntad de hacer arcos de herradura, frente a los de medio punto y rebajados, que serían los más naturales. La pertinaz ausencia decorativa podría relacionarse con el temor a las razzias y por la utilización de objetos muebles, que no se han conservado. Junto a las que se definen como santuarios o eremitorios rupestres, existen lauras y habitáculos rupestres de diferentes formas y tamaños, más o menos perfeccionados en su diseño arquitectónico, que acompañan al entorno eremítico. Todas las que fueron usadas como ermita o santuario tienen adosadas o próximas a ellas, una necrópolis, de tumbas antropomorfas, también excavadas. En los sepulcros se aprecia una preocupación de carácter arquitectónico, existiendo un interés por hacer agradable todo el conjunto rupestre. ERMITA DE SANTA MARÍA DE VALVERDE Comenzamos la ruta en la Ermita más cercana a Castrillo, situada en nuestro vecino pueblo de Santa María de Valverde. Ligeramente apartada de la carretera, para llegar a ella hay que subir escasos metros por un camino enlosado. Llama la atención la gran espadaña sobre el peñasco en que se haya excavada. La ermita, como el resto de las rupestres es de los siglos VIII - X, pero la espadaña es posterior, del siglo XII. Comenzada en la Alta Edad Media fue ampliándose hasta el Renacimiento. Hoy aparece con dos naves, la mayor de doble anchura. La separación se hace por pilares cuadrados, copiándose al excavar la forma de las bóvedas de la época en que se hace cada reforma. En su interior se encuentra una de las escasísimas tallas existentes de la Virgen Lactante. En el interior, de 18x10 metros, continúan celebrándose misas. En el exterior, hay un cementerio medieval. ERMITA DE SAN MIGUEL DE CAMPO DE EBRO Siguiendo la carretera que lleva hacia Polientes, atravesamos Lastrilla y Berzosilla (pertenecientes a Palencia), para llegar a Campo de Ebro. La iglesia rupestre está situada inmediatamente detrás de una iglesia posterior, La iglesia de San Millán (que posee una de las mejores pilas bautismales románicas del valle), abierta en un montículo de roca y con una sola puerta. Es pequeña, consistiendo en una simple capilla de una sola nave y ábside de planta de herradura. Un banquillo tallado en la roca la recorre en todo su perímetro. En el centro de la nave hubo una gran pilastra prismática. El ábside está un poco más alto que la nave, por lo que hay un escalón que salva la diferencia de altura. Como curiosidad podemos resaltar que ha sido utilizada muchos años como escuela. ERMITA DE SANTA MARÍA DE CADALSO Continuamos en dirección a Polientes hasta llegar a la localidad de Cadalso. La iglesia está excavada en una roca arenisca al borde izquierdo de la misma carretera. Es la ermita más pequeña, con una sola nave y totalmente restaurada. Tiene ábside rectangular siendo, arco triunfal de medio punto y espadaña en un lateral. Talladas en la misma roca hay varias sepulturas. En Cadalso también hay una torre medieval. IGLESIA DE ARROYUELOS Siguiendo la carretera hay un desvío que lleva a la derecha a San Martín de Elines y a la izquierda a Arroyuelos. Una vez en Arroyuelos, sale una carretera a la izquierda (está señalizado) que lleva hasta la misma puerta de la iglesia rupestre. Está cerrada con verja, hay que pedir la llave en la primera casa del pueblo si queremos verla. Es la iglesia rupestre más monumental de Cantabria y ha sido declarada Bien de Interés Cultural. Una enorme pilastra prismática separa dos naves, la primera es mucho más ancha y concluye en un ábside de planta de herradura y cubierto con bóveda de horno. Lo mismo que en Campo de Ebro, un banco tallado recorre todo el perímetro interior. Tiene dos plantas unidas por una escalera también excavada y con un gran pilar de la roca original en el centro de la iglesia donde apoya una cúpula a más de cuatro metros de altura. También al exterior hay sepulcros tallados en la roca. PRESILLAS DE BRICIA O IGLESIA DE SAN MIGUEL (BURGOS) Siguiendo la carretera que pasa por Santa María de Hito (dejando el desvío de Arroyuelos a un lado), llegamos a Bricia (perteneciente a Burgos). Para llegar a la ermita hay que caminar hacia el este unos 5 minutos. En una roca elevada, casi aislada, a modo de castillo, se ha tallado en la blanda arenisca todo un habitáculo religioso de grandes proporciones. Tiene tres naves, cada una concluida en un ábside con su altar también tallado en la roca. La separación se hace por ese tipo de pilastras ya descritas que voltean arcos de medio punto un tanto peraltados al modo asturiano. Por escaleras junto al ábside se sube a un segundo piso, donde se obtuvieron cerámicas de los siglos VIII-X. La belleza, por otra parte, del lugar, hace indispensable la visita a la iglesia rupestre, obra cumbre de la Repoblación. HABITÁCULOS RUPESTRES DE VALDERREDIBLE: En Villaescusa de Ebro, en el sitio conocido por El Tobazo, hay tres habitáculos rupestres, siendo seguramente uno de ellos una capilla de planta cuadrada. Lo mismo sucede en San Martín de Valdelomar donde, en Peña Castrejón, se repiten estos cubículos artificiales y en Quintanilla de Rucandio en la peña de Las Covachas. LAS NECRÓPOLIS MÁS REPRESENTATIVAS DE VALDERREDIBLE: Junto a estas iglesias o en sus proximidades ya vimos que es muy corriente encontrar cementerios con tumbas excavadas en la roca que, sin duda, guardaban con ellas relación. Podemos señalar algunas necrópolis de este carácter realmente dignas de visitarse. Destaca la de Castrillo de Valdelomar, en donde en las proximidades de la iglesia románica, aparecen numerosas tumbas excavadas, siendo abundantes las de niños de muy poca edad. Otro conjunto interesante hallamos en la peña de San Pantaleón, en Puente del Valle, en donde, aparte de numerosas tumbas rupestres, existen otros cubículos excavados en la base de la roca. También en Rebollar de Ebro, junto a la ermita de Santa María, hay una necrópolis rupestre y habitáculo excavado en la base de la peña. Necrópolis de lajas se han puesto al descubierto en las excavaciones de Santa María de Hito, y es corriente hallarlas en las proximidades de las iglesias románicas. Como Otra Obra Rupestre, cabe citar una fuente, también excavada, en el pueblo de La Serna.
  • a 12 km: ESPACIO NATURAL DE COVALAGUA 
    El espacio natural de Covalagua es uno de los parajes mas bellos y emblemáticos de la Montaña Palentina, que pretende ser declarado Monumento Natural por la Junta de Castilla y León. Covalagua es una cavidad joven freática activa en formación, que consta de una sola galería por la que discurre una corriente acuífera de importancia, que es la actual surgencia del Páramo de la Lora, y como consecuencia el lugar de nacimiento del río Ivia, el cuál da nombre al valle y a la comarca "la Valdivia" . . Comienza la cueva en una sala de 15 m. de longitud, por 12 m. en su parte más ancha y 1,5 m. de altura por término medio. El suelo está cubierto por bloques procedentes de desprendimientos del techo. A la izquierda de esta sala existe un laminador, cuyo suelo está cubierto por roca muy fina y suelta, que va a dar a una galería de reducidas dimensiones con un cauce de agua embalsada, para morir en un sifón de forma ojival . . Cueva de no muy grandes dimensiones, no visitable, en la cual es necesario usar material de submarinismo para realizar su exploración, sobre todo en épocas de muchas precipitaciones. . El nacimiento de dicho río, origina un valle maravilloso y bucólico, como pocos vistos, encajonado entre los paquetes calizos del páramo, con sus laderas pobladas de roble, y que en la actualidad es un "parque natural". . La cueva ha sido formada por el río, a partir de un plano de estratificación y está en su fase juvenil que unido a la erosión gravitacional en el suelo, son las causas primordiales del crecimiento de la cueva. . A partir de los 45 m. de la boca, el río inunda la galería totalmente hasta el sifón, que por su apariencia exterior es un laminador. El curso del río, dentro de la cueva, y por lo tanto el desarrollo de ésta, es de 200 m. escasos. . Tras la galería principal de la entrada, se ensancha formando un recodo de suelo más elevado que el resto de la cueva por el que discurre un pequeño riachuelo que va a desembocar en forma de cascada al curso principal, esto origina el ruido que se oye en el exterior. A partir de aquí la galería es como ya se indica de sección rectangular y de techo plano con muy pocas estalactitas y concreciones. . La anchura de toda la cueva oscila entre los 3 y 5 m. y la altura, generalmente, es de 1,60 m. La parte final es un sifón donde surge el río; a la derecha existe una pequeña playa y sobre ella se abre una diaclasa que se escala con dificultad por ser muy arcillosa. . La temperatura es de 9º C. y la de la atmósfera de 12,5 º C. a 35 m. de la entrada y de 10,50 C. al final. . La pequeña corriente hidrológica cae por una vistosa cascada de piedra toba, pasando por debajo de un puente de madera (en conjunción con el paisaje), que nos permite pasar al otro lado del río,.
  • a 14 km: CUEVA DE LOS FRANCESES 
    No siempre se la llamó así, pues el nombre original con el que se la conocía era: " Gruta de la Lora ". Remontándonos en la historia, se sabe que el Páramo de la Lora, donde está situada la Cueva, fue escenario de una cruenta batalla en tiempos de la Guerra de la Independencia (1808), librada entre las tropas Napoleónicas y los Húsares Cántabros comandados por el liberal Perlier. El combate terminó con la victoria de las tropas españolas. Una vez acabada la batalla y ante la imposibilidad de ser enterrados los cuerpos de los franceses caídos en el rocoso páramo, se optó por arrojarlos por la sima, que daba entrada a la galería de la cueva. Para adentrarse en ella, hay que bajar por un túnel de 62 m. horadado en el suelo, que tiene 3 grandes puertas metálicas a diferente distancia para que hagan cámaras de aire, aislando la cueva del exterior; con ello, se consigue mantener la humedad propia de dicha cueva, al evitarse las corrientes de aire que la desecarían. Es uno de los mejores ejemplos de cueva cárstica, donde se han creado impresionantes mantos calcáreos, estalagmitas, estalactitas y enormes columnas. · Según el Diario Palentino de fecha 26 de Agosto de 1899, la Cueva fue dada a conocer por el secretario del Ayuntamiento de Pomar de Valdivia D. Dionisio Calderón, el cuál organizó una visita para enseñársela al periodista D. Daniel Rodríguez, con el ánimo de que se difundiera en los medios públicos. · En aquella visita histórica es cuando se descubrieron restos humanos, lo cual afianzó la teoría por la que viene su nombre: Cueva de los Franceses. · De 1972 a 1974 se realizaron las obras de acondicionamiento, y en 1981 se rehabilitó y reacondicionó para la visita pública. · Está dotada de iluminación artificial y reúne todos los aspectos llamativos de una gran cavidad espeleotemática: impresionantes estalactitas y estalagmitas, coladas columnas, pozos, gours, etc. · Su recorrido mantiene la dirección Este Oeste, con una profundidad máxima de 21 metros y una cota superficial de 4 m. Su desarrollo es totalmente horizontal, con pequeños desniveles, habiéndose localizado en su interior tan sólo tres simas de escasa profundidad. · La superficie total de la cueva se acerca a los 1000 m, aunque la zona visitable, transita por 482 m de la clásica belleza en este tipo de cavidades. · Se comienza en la llamada Sala de la Catedral, donde la cueva se divide en dos recorridos opuestos. A la derecha, en sentido descendente buscando el nivel freático de las aguas, y a la izquierda en sentido ascendente y de mayor longitud, que nos lleva a la Sala de los Martires, lugar donde se encontraron los restos de los soldados franceses y en donde se abre la sima de 8 mts. que da a la superficie. · La parte final de ambos recorridos acaban en grandes salas, donde unos grandes caos de bloques desprendidos de las zonas techales han engrandecido las mismas y cuya visita se impide por razones de seguridad. · No se sabe a ciencia cierta donde acaba la cueva, aunque se presupone que en el recorrido de la derecha acabe en Cuevalagua, al seguirse el curso freático de las aguas del karst. Hoy en día es imposible de unir ambas cavidades, debido a la gran cantidad de arcilla y sedimentos que componen el tapón que las obstruye. CANTO HITO Se localiza en el Páramo de la Lora a 1,5 Km. de la boca de la Cueva de los Franceses, en dirección Este y a una altitud de 1.175 m. Es un monolito de piedra caliza de gran altura 3,25 m. de sección rectangular, con una anchura máxima de 80 cm., y que se encuentra inclinado en dirección al Este. El presente monumento megalítico se encuentra rodeado por pequeñas piedras que hacen un circulo cerrado en cuyo centro está el monolito. Este circulo es visible solo a una cierta distancia, por estar muy cubierto de la vegetación propia del páramo. Según los trabajos de D. Jose Luis Uríbarri Angulo " El fenómeno megalítico Burgalés ", las construcciones megalíticas parten del Sur-Oeste, penetrando por las cuencas del Tajo y Duero hacia Burgos y Vascongadas, llegando al noreste de nuestra provincia. Este fenómeno es, exclusivamente , un aspecto religioso, y dentro de ello de carácter funerario, formando parte de una cultura nueva que irrumpe en la Prehistoria pudiéndola datar cronológicamente del tercer o segundo milenio antes de nuestra era. Este tipo de construcciones era característico de pueblos que comparten la agricultura y la ganadería.
  • a 30 km: ORBANEJA DEL CASTILLO Y LOS CAÑONES DEL EBRO 
    Orbaneja del Castillo es el primer enclave burgalés del Ebro tras dejar la demarcación cántabra. A sus pies la carretera se riza como una viruta, mientras la hoz se hace más angosta y sobrecogedora. Frente al pueblo, el terreno se remonta en un pliegue casi vertical ornado, en las cumbres, por extrañas figuras. En Orbaneja las piedras juegan a esculpir atrevidas cabezas, delicados besos, arcos perfectos. A los pies de un pueblo que parece tener las casas y balconadas de madera suspendidas del aire, el estruendo verde de una catarata cautiva los oídos y la vista. La corriente surge de una pequeña caverna, bajo el caserío, y se precipita deshaciéndose en espuma desde unos 20 metros sobre una poza de aguas de cristal. El lagunajo compite en fama con el Pozo Azul de Covanera, cauce abajo, donde el Rudrón corre a verter al Ebro por otro afilado cañón. Situada en el centro del valle de Sedano y regada por las transparentes aguas del río Moradillo, en Orbaneja del Castillo podremos contemplar un conjunto de arquitectura civil, popular y religiosa además de hacer una visita guiada a la cueva del agua. En el pueblo abundan las casas de sillería blasonadas, destacando la torre y el Palacio de los Bustillo. Presidiendo todo el entramado urbano se alza una importante iglesia con portada del siglo XVII. A su paso por Orbaneja del Castillo el cañón del Ebro es uno de los lugares más bellos del norte de la península Española. Para hacerse idea del encanto de la zona desde el mismo pueblo parte una atractiva ruta de senderismo. Siguiendo el camino se asciende hasta una cornisa natural en la cual se puede disfrutar del maravilloso paisaje: El Cañón del Ebro y descolgándose por las laderas el caserío de Orbaneja del Castillo. Dirigiendo la mirada al horizonte disfrutaremos de un conjunto de relieves naturales. Continuando el ascenso llegaremos hasta el páramo donde encontraremos el recorrido por las eras que nos llevara de nuevo hasta el pueblo. A pocos kilómetros de Orbaneja y cercano al pueblo de Covanera encontramos el conocido Pozo Azul, espectacular surgencia de origen kárstico por la que brotan buena parte de los acuíferos del páramo. Considerado como el mayor sifón de España, los espeolobuceadores han logrado explorar cerca de 2000 metros de sus inundadas y misteriosas galerías. Muy cerca también de Orbaneja se encuentra el conjunto eremítico de Presillas de Bricia, en el que algunos ven todo un complejo monástico. A la iglesia de San Miguel, una joya tallada en roca arenisca, se unen en los alrededores el baptisterio rupestre de la Cueva Vieja y una serie de celdas artificiales y cuevas naturales. En todo este entorno la naturaleza ha modelado un paisaje tan singular que su descubrimiento convencerá hasta al más exigente de los visitantes haciéndole regresar de nuevo a esta acogedora tierra encantada. RECORRIDO POR EL CAÑÓN DEL EBRO El recorrido se inicia en Valdelateja: pueblo situado al pie de la carretera de Santander. Detrás de su iglesia nace la bien marcada senda que se debe seguir para adentrarse en el cañón. Serpenteando por el fondo de la garganta se llega a una pasarela por la que hay que cruzar el Ebro. Pronto y sombreados por un espeso bosque mixto de encinas, quejigos, arces, alisos, madroños, acebos y tejos se alcanza el señorial pueblo de Pesquera de Ebro. Tras cruzar de nuevo el Ebro por un magnífico puente medieval hay que continuar unos 300 metros por la carretera. Después de pasar el cruce de Gallejones es muy fácil localizar una senda bien marcada que enfila hacia el abandonado Cortiguera. Al final de este pueblo existe un precioso rincón con dos grandes palacios y una artística fuente. Hay que salir de Cortiguera por el camino de Valdelateja y avanzar paralelos al borde superior del cañón. Al llegar a la primera bifurcación es preciso tomar el camino que parte hacia la derecha y que de una manera rápida y espectacular conduce de nuevo a Valdelateja. Si todavía se conservan fuerzas es posible ascender hasta la impresionante peña de Siero.
  • a 2 km: RUTA DE VALCABAO (PR-S 38) 
    Circuito ascensión desde Revelillas (9 kms.) (2 h. 45´) REVELILLAS (870 m): Atravesar el pueblo y seguir por una pista llana que se dirige hacia el oeste. Tras pasar el cementerio, en una bifurcación se sigue a la derecha, y en otro cercano cruce vamos a la izquierda, superando una portilla. El camino se estrecha, ascendiendo entre un cerrado robledal, e ignorando una subida junto a un abrevadero, en una curva se gira a la izquierda. Tras un rato de subida llegamos junto a un grupo de grandes hayas, y al poco se sale a una zona despejada y de menor pendiente, por la que se alcanza el páramo. LA LORA (1.100 m) (km. 3): Desde aquí se plantea la posibilidad de ascender a la derecha por el borde del páramo hasta el punto más alto del mismo, donde hay una curiosa instalación que se asoma sobre los verticales cantiles. MIRADOR DE VALCABAO (1.220 m) (km. 4,5) (1 h. 30´): El panorama es espectacular, destacando la vista sobre Valderredible y los hayedos que ocupan las umbrías del valle. Hay que retornar de nuevo hasta la pista que utilizamos en la subida, que continúa a media ladera, prácticamente llana. Se cruza una portilla, pasando entre el hayal y la Peña Corbea, en cuya cumbre aún se conservan trincheras de la Guerra Civil. En ligero descenso por el borde del páramo, se alcanza una pista por la que bajamos a la izquierda, para entrar de nuevo en el hayedo. Trazando varias revueltas, nos llevará de nuevo al inicio de la ruta. REVELILLAS (870m) (km.9) (2h.45´)
  • a 20 km: RUTA DE LOS VALLUCOS (PR-S 37) 
    Circuito desde Polientes (19 kms.) (5 h. 15´) POLIENTES (720 m): Desde la plaza del pueblo se sigue por la carretera y, a la altura del hostal, se entra por una calle a la derecha que va en busca de la orilla del Ebro. Tras vadear un regato, salimos a la carretera, cruzando por el puente a la otra margen y, continuando por el desvío de la derecha, junto al molino de Valdeperal, se alcanza una bella ermita rodeada de árboles. ERMITA DE LA VELILLA (725 m) (km. 2) (30´): En este lugar, que alberga a la Virgen de la Velilla, Patrona de Valderredible, se celebra una concurrida romería cada 8 de septiembre. El camino sube a la derecha de la carretera y, tras pasar junto a las instalaciones de un campamento de verano, desciende entre una cerrada mancha de rebollos, para discurrir después entre praderías y conectar con una pista que, por la derecha, conduce a otro pueblo. REBOLLAR DE EBRO (720m) (km. 4): Tras atravesar el núcleo, se sigue junto al Ebro, pasando bajo la ermita de Santa María de Entrepuerta, para ascender entre robles a otra cercana localidad. SOBREPEÑA (760 m) (km. 5,5): Junto a varias fuentes se recorre el caserío, bajando después por una pista, que pronto se abandona por la derecha, junto a unos huertos. Así se baja a conectar con un viejo camino, junto al cual se conserva una cruz de piedra, que discurre cercano al Ebro. Cruzando alguna portilla se sale a otra pista, por la que se conecta con la carretera ya cerca de una localidad situada en la otra margen del río. LA PUENTE DEL VALLE (713 m) (km. 8,5) (2 h.): Se continúa junto a la iglesia y el cementerio, buscando la orilla del arroyo de Quintanas-Olmo. El camino asciende suavemente entre robles, en principio por la margen derecha, cruzando más arriba varias portillas, para vadear después el arroyo. Al poco se retorna a la margen derecha, entrando en el tramo más bonito del camino, que todavía conserva algún tramo empedrado y atraviesa un joven rebollar, que poco a poco va invadiendo las abandonadas fincas. Al rato se alcanza la iglesia de Quintanas-Olmo y por una calleja se entra en el núcleo, con numerosas casas derruidas y otras recién arregladas. QUINTANAS-OLMO (930 m) (km. 14© (3 h. 45´): Rdcorriendo el pueblo, sin población permanente, se toma una pista que asciende entre el denso robledal, x conduce a otra localidad también amenazada de abandono. ARANTIONES (950 m) (km. 15,5): Se baja en principio por la estRecha carretera, para dejarla ddspués por la izpuierda y seguir un camino que, dntre robles y matorrales, con btenas virtas del valle, nos lleva al punto de partida. POLIENTES (720 m) (km. 19) (5 h. 15´)
  • a 20 km: RUTA DE LOS VALLUCOS (PR-S 37) 
    Circuito desde Polientes (19 kms.) (5 h. 15´) POLIENTES (720 m): Desde la plaza del pueblo se sigue por la carretera y, a la altura del hostal, se entra por una calle a la derecha que va en busca de la orilla del Ebro. Tras vadear un regato, salimos a la carretera, cruzando por el puente a la otra margen y, continuando por el desvío de la derecha, junto al molino de Valdeperal, se alcanza una bella ermita rodeada de árboles. ERMITA DE LA VELILLA (725 m) (km. 2) (30´): En este lugar, que alberga a la Virgen de la Velilla, Patrona de Valderredible, se celebra una concurrida romería cada 8 de septiembre. El camino sube a la derecha de la carretera y, tras pasar junto a las instalaciones de un campamento de verano, desciende entre una cerrada mancha de rebollos, para discurrir después entre praderías y conectar con una pista que, por la derecha, conduce a otro pueblo. REBOLLAR DE EBRO (720m) (km. 4): Tras atravesar el núcleo, se sigue junto al Ebro, pasando bajo la ermita de Santa María de Entrepuerta, para ascender entre robles a otra cercana localidad. SOBREPEÑA (760 m) (km. 5,5): Junto a varias fuentes se recorre el caserío, bajando después por una pista, que pronto se abandona por la derecha, junto a unos huertos. Así se baja a conectar con un viejo camino, junto al cual se conserva una cruz de piedra, que discurre cercano al Ebro. Cruzando alguna portilla se sale a otra pista, por la que se conecta con la carretera ya cerca de una localidad situada en la otra margen del río. LA PUENTE DEL VALLE (713 m) (km. 8,5) (2 h.): Se continúa junto a la iglesia y el cementerio, buscando la orilla del arroyo de Quintanas-Olmo. El camino asciende suavemente entre robles, en principio por la margen derecha, cruzando más arriba varias portillas, para vadear después el arroyo. Al poco se retorna a la margen derecha, entrando en el tramo más bonito del camino, que todavía conserva algún tramo empedrado y atraviesa un joven rebollar, que poco a poco va invadiendo las abandonadas fincas. Al rato se alcanza la iglesia de Quintanas-Olmo y por una calleja se entra en el núcleo, con numerosas casas derruidas y otras recién arregladas. QUINTANAS-OLMO (930 m) (km. 14© (3 h. 45´): Rdcorriendo el pueblo, sin población permanente, se toma una pista que asciende entre el denso robledal, x conduce a otra localidad también amenazada de abandono. ARANTIONES (950 m) (km. 15,5): Se baja en principio por la estRecha carretera, para dejarla ddspués por la izpuierda y seguir un camino que, dntre robles y matorrales, con btenas virtas del valle, nos lleva al punto de partida. POLIENTES (720 m) (km. 19) (5 h. 15´)
  • a 30 km: RUTA DE LOS PUEBLOS DE BRICIA (PR-S 36) 
    Circuito desde Quintanilla de Rucandio (9 kms.) (2 h. 45´) QUINTANILLA DE RUCANDIO (890 m): Descendemos por la carretera en dirección a Polientes hasta las últimas casas del pueblo, donde tomamos una pista a la izquierda, para volver a ir hacia la izquierda en una bifurcación que se encuentra inmediatamente. La pista desciende por debajo del pueblo y recorre el valle surcado por el río Carrales, viéndose enseguida, de frente en un alto, las casas de Renedo de Bricia. Se cruza el río, se sube, y se va hacia la izquierda en una nueva bifurcación, para continuar ascendiendo hasta esta localidad. RENEDO DE BRICIA (1.010 m) (km. 2,5): Se sale del pueblo pasando junto al cementerio, continuando por una pista que nos lleva al Barrio de Bricia. El camino no tiene pérdida, tan sólo hay una bifurcación, dando vista ya al pueblo, en la que iremos a la derecha. BARRIO DE BRICIA (1.020 m) (km. 4,5): Es la capital del municipio burgalés de Alfoz de Bricia, y desde su iglesia (con las paredes cosidas a balazos desde la Guerra Civil) se disfruta de una bonita panorámica hacia Valderredible. El camino sigue por una angostura situada bajo la iglesia de Barrio, y pronto se dominan desde lo alto los pueblos de Rucandio, Soto de Rucandio y Quintanilla. Se desciende ahora hacia el valle y debemos ir a la izquierda en una bifurcación situada a media bajada, para después salir a una pista por la que hay que seguir a la derecha un buen rato, hasta conectar finalmente con la pista de Quintanilla a Renedo de Bricia, y volver por ella, hacia la izquierda, hasta el inicio de la ruta. QUINTANILLA DE RUCANDIO (890 m) (km. 9) (2h.45´)
  • a 20 km: RUTA SIGUIENDO EL CURSO DEL RIO EBRO 
    Este itinerario parte de Reinosa y toma la carretera C-628 en dirección a Alto Campoo, para luego retroceder de nuevo a Reinosa en dirección al sur y, bordeando el río Ebro, enlazar con la carretera N-623 Burgos-Santander REINOSA (P1) a 75 km de Santander. 60´ Capital del pequeño municipio que lleva su nombre, es el mayor núcleo urbano de un área extensa aunque no muy poblada, que se denomina Campoo. Su historia se remonta a la época medieval como centro de la Merindad y Corregimiento de Campoo. Con el correr de los siglos y dada su estratégica situación de paso entre la Meseta y la costa, la primitiva ciudadela fue creciendo, levantándose, a uno y otro lado del puente del río Ebro, casonas de gran nobleza: la casona de los Cossío, la popular “Casona”, etc. En la plaza del ayuntamiento se erige un conjunto de características edificaciones de sillería, que datan de los siglos XVI y XVII. Muy popular es la zona de los soportales, en los que es posible degustar el dulce típico conocido como “pantortilla”. Reinosa presenta en los últimos años un apreciable desarrollo del turismo vinculado a la estación invernal de Alto Campoo en Brañavieja. (A la salida de Reinosa se puede coger una desviación que conduce a Aradillos (Aracillum), antiguo escenario de cruentas batallas entre cántabros y romanos. FONTIBRE (P2) a 5 km de Reinosa. 30´ Lugar de nacimiento del río Ebro, Fontibre y su entorno ocupan un espacioso y tranquilo parque en plena naturaleza. En medio de este paraje se erige una escultura de Jesús Otero que evoca la fuente del río más caudaloso de España. ARGÜESO (P3) a 4 km de Fontibre. 15´Lugar del municipio de Hermandad de Campoo de Suso. El castillo (antiguo solar de los Mendoza) es su símbolo de identidad, y en él habitó la madre del marqués de Santillana. La fortaleza está formada por dos torreones levantados entre los siglos XII y XIV, unidos por un cuerpo central de posterior edificación (siglo XV). (Retomando la ruta pasaremos por Espinilla, en la que se citan varias estelas, monumentos funerarios muy típicos en Cantabria. Posteriormente, dos variantes nos acercan a Proaño, con una bella torre; y a Abiada, con su celebrada fiesta de los Campanos). MAZANDREDO (P4) a 9 km de Argúeso. 30´ Territorio de contrastado paisaje, en el que sobresale su vegetación de ribera junto a bosques bien conservados de robles, hayas y abedules. Nos encontramos además en una zona de protección del oso pardo, especie en peligro de extinción de la que apenas queda un centenar de ejemplares en toda la cornisa cantábrica, y que busca en la calidad de estos montes su hábitat natural. (Continuando viaje por la C-628 se llega a Brañavieja, la única estación invernal de Cantabria, con elevaciones calizas por encima de los 2.000 m, entre las que destaca Pico Tres Mares. Regresaremos a Reinosa, en dirección a Aguilar de Campoo. CERVATOS (P5) a 22 km de Mazandrero. 30´ Lugar del municipio de Campo de Enmedio, en plena comarca campurriana, donde se localiza el mayor número de vestigios románicos de la región, junto con Valderredible y la cuenca del Besaya. Sobresale su magnífica colegiata de San Pedro. El primitivo monasterio fue fundado en el año 999, pero el monumento actual se edificó en el siglo XII; cuenta con una bellísima portada de arco de medio punto con canecillos profusamente decorados y torre prismática. El templo está rodeado de un paisaje de transición en el que a veces aparece la nieve. (Un poco más al sur se encuentra Celada Marlantes, con restos de un poblado cántabro, y volviendo hacia el pantano, Bolmir, con preciosa iglesia románica, muy cerca ya de Retortillo). JULIOBRIGA (p6) a 5 km de Cervatos. 60´ En la aldea de Retortillo (Campoo de En medio) se localizan las ruinas de lo que debió ser el principal asentamiento romano en Cantabria: Julióbriga. Los restos de un edificio público, una necrópolis con sarcófagos y la planta de varias viviendas populares, permanecen repartidas en los alrededores del pueblo, a la espera de que un día se descubran todos los restos de lo que se especula que fue una gran ciudad. ARROYO (P7) a 8 km de Retortillo. 30´ Perteneciente al municipio de Las Rozas de Valdearroyo, son numerosos los regatos y ríos que surcan su territorio, aunque es el pantano del Ebro el elemento natural que define su paisaje, ofreciendo interesantes posibilidades de turismo alternativo. La aldea conserva una iglesia de estilo románico. MONTESCLAROS (P8) a 6 km de Arroyo. 30 Llegamos al municipio de Valdeprado del Río, en el que se erige el centro devocional de la comarca: el monasterio de Montesclaros. La iglesia fue construida en el siglo XVII, pero la Virgen gótica que guarda en su interior corresponde al siglo XIV o XV. El monasterio se ubica en un lugar idóneo para la meditación por su entorno solitario y su alta calidad medioambiental. (Pasado Arroyal, buscaremos el curso del Ebro para llegar a Polientes, capital de Valderredible, el municipio más meridional y extenso de Cantabria. En sus cercanías, Cadalso y Ruerrero; la primera con una bonita ermita rupestre; la segunda, con hermosa y visible torre, nos acerca al final del itinerario). SAN MARTIN DE ELINES (P9) a 52 km de Montesclaros. 30´ Localidad donde se levanta una de las cuatro grandes colegiatas románicas de Cantabria junto con Santillana, Castañeda y Cervatos. Es la más pequeña de todas pero también la de más encanto. Edificada en el siglo XII sobre un monasterio anterior del siglo X, mantiene algunos detalles de estilo mozárabe. En su interior se conservan las únicas pinturas románicas de Cantabria. ARROYUELOS (P0) a 1 km de San Martín de Elines. 30´ La ermita rupestre de Arroyuelos constituye la muestra más original de los primitivos recintos de cristianización en Cantabria, al aprovechar la generosa litología del lugar, además de poseer dos alturas, siendo la única de estas características en la región. Casi escondida en lo alto del pueblo, en un recóndito paraje, su detenida visita cierra uno de los itinerarios turísticos más desconocidos de Cantabria. Kilómetros a recorrer: 130 km. Tiempo estimado: 8 a 10 horas. Epoca adecuada: Todo el año.
- Valle de Valderredible - Numerosas necrópolis - Ermitas rupestres

20.37€ persona y noche (aprox.)


Contacta sin compromiso


  • En Toprural desde 2005-10-25
  • Con licencia en turismo
  • (Nº de licencia H-S-1447)

* Campos obligatorios

Contactar con el propietario