Villa de la Peña

Casa rural (habitaciones)

Villa de la Peña

  • Con licencia oficial
  • Nº oficial 42/000261

2 - 27 plazas  - 20,29€ / persona y noche (aprox.)

C/ las peñas 11 - 42173 Bretun (Villar del Río)

Bretun, (Villar del Río), Soria (Castilla y León, España)

Teléfonos (0034) 679 403 939 - 975 185 816
No olvides mencionar que has visto esta casa en

Capacidad y precios

  • La Matecasa: 1 Habitación de matrimonio, Baño  Mostrar precios
  • Las Aleguillas: 1 Habitación de matrimonio, Baño  Mostrar precios
  • Las Rozas (estudio): 1 suite (4 plazas), Baño  Mostrar precios
  • Santa Cristina (estudio): 1 suite (4 plazas), Baño  Mostrar precios
  • La Lomba: 1 Habitación de matrimonio  Mostrar precios
  • La Rañe: 1 Habitación de matrimonio  Mostrar precios
  • La Pontusana (suit): 1 suite (3 plazas), Baño  Mostrar precios
  • El Ventorro (apartamento 3 hab): 1 Habitación de 8 plazas, Baño  Mostrar precios

Más información de precios

Características

  • Exterior: Jardín,  Barbacoa,  Huerta,  Terraza,  Muebles de jardín,  Zona de aparcamiento. 
  • Interior: Colección de juegos,  DVD o vídeo,  Equipo de música,  Microondas,  Calefacción,  Comedor,  Televisión en habitación,  Baño en habitación,  Cocina,  Baño compartido,  Televisión,  Sala de estar,  Sala de convenciones. 
  • Servicios: Acceso internet,  Admite animales,  Restaurante (público),  Paseos con guía,  Se sirven desayunos,  Cuna disponible,  Documentación sobre la zona,  Se sirven comidas,  Se sirven cenas,  WiFi gratis,  Certificación ecológica. 
  • Idiomas: Catalán,  Español. 
  • Situación: En el casco urbano,  Acceso asfaltado,  Afueras del casco urbano,  Señalización del acceso,  Zona de baño interior (ríos, embalses, etc.). 
 

Vídeos

Lo que comenta el propietario

Magnífico edificio centenario rehabilitado, inaugurado en otoño del 2008, manteniendo su estructura de madera y recuperando la piedra de mampostería típica de la arquitectura de la zona.

La combinación de materiales nobles como la piedra, la madera y el ladrillo viejo se fusionan con líneas modernas presentes en el mobiliario, telas, tapices y una gran colección de cuadros abstractos que descansan en armonía junto a piedras del siglo XIX.

Cómodos sofás, 14 televisiones de plasma, zona Wifi, zona de relax, 320 m2 de terrazas, excelentes vistas, un entorno de ensueño y un magnífico comedor con dos salones donde degustar los platos típicos de Castilla combinados con la nueva cocina de autor hacen de esta villa un lugar con encanto.

Actividades

  • Tierra: Recogida de setas,  Bicicleta de montaña - BTT,  Escalada,  Espeleología,  Golf,  Montañismo,  Multiaventura,  Paintball,  Rutas gastronómicas,  Senderismo - trekking,  Supervivencia. 
  • Agua: Barranquismo,  Pesca. 
  • Talleres: Fotografía,  Observación de fauna y flora. 
-  Rutas de senderismo
-  Caza y pesca

Descubre en Yumping actividades cerca de Villa de la Peña

Lugares de interés

  • Ruta de las icnitas  (a 1 km)
    La Ruta de las Icnitas es un paseo milenario de unos 130 y 150 millones de años de huellas en bajorrelieves en una zona serrana donde el pasado merenineo, la soledad y el silencio hacen que el viajero se sorprenda ante la belleza de lugares como Yanguas, Oncala o la magia roja del Paso del Fuego en San Pedro Manrique que, cada noche de San Juan, se encomiendan a la Virgen y a paso firme, fuerte y decidido vencen ampollas sobre unas ascuas que dan la entrada al invierno. Esa dureza de carácter contrasta con la hermosura que uno descubre al recorrer sus pueblos, donde el primitivismo se ha ido adueñando de la fisonomía de una tierra que albergó a estos milenarios seres. La ruta es una espacio al aire libre siguiendo las huellas que dejaron en los cerca de 14 yacimientos que están adecuados para la visita y cuya información se centra en el Aula Paleontológica de Villar del Río, de donde salen excursiones y ruta para disfrutar más de esta experiencia paleontológica que muestra la originalidad de sus icnitas (huellas) y conocer cómo se comportaban estos animales y otras especies del Mesozoico y retratarnos junto a alguna de las reproducciones de dinosaurios a tamaño real, que sorprendería a los pastores que durante años trazaban esta ruta ganadera para conducir a las ovejas merinas a tierras más calidad y que, sin saberlo, estaban usando los mismos caminos por los que anduvieron estos peculiares habitantes del Jurásico. La ruta de las Icnitas por las Tierras Altas de Soria comprende los yacimientos de Bretún, Los Campos, Matasejún, Santa Cruz de Yangüas, Valdelavilla, Ventosa de San Pedro y Villar del Río, así como Yangüas y Almarza. Para que se forme esta huella era necesario que el suelo estuviera húmero, de ahí que suelan estar cerca de ríos, lagos o medios marinos, y que después el viento y el sol sequen la huella para que se haga resistente, convertirla en roca y que no se destruya. Si quieres conocer más sobre estos animales te recomendamos el centro de recepción de visitantes, que como Aula Paleontológica ofrece en Villar del Río una exposición interactiva sobre los dinosaurios y sus huellas y permite que todos los turistas, independientemente de su edad, puedan disfrutar y aprender con este legado milenario. En el Aula se pueden encontrar paneles, huellas reales de algunos yacimientos e incluso un pequeño dinosaurio carnívoro en recostrucción, así como maquetas para enternder la formación de esta marca. Y si tenemos un niño dentro, en el jardín se ha reconstruido una escena habitual de estos dinosaurios y se puede convertir en palentólogo en un “yacimiento” en el que podremos encontrar huesos de dinosaurios o dejar que nuestros pequeños se deslicen por el cuello de un dinosaurio actual. Cómo llegar La comarca de Tierras Altas de Soria está en la carretera comarcal SO-115, a la que se accede desde la A-15 en la provincia de La Rioja o desde la N-111 que comunica Soria con La Rioja. Allí un desvío indica hacia Villar del Río, donde se encuentra el Aula Paleontológica, que nos ayudará a distinguir entre los vegetarianos Ornitópodos y los Carnosaurios, carnívoros de fuertes garras.
  • Gr-86  (a 7 km)
    En prolongación de la sierra del Madero hacia el norte, la orografía se va haciendo más abrupta. Entramos en un paisaje profundamente modelado por la ganadería, practicada en esta tierra, por lo menos desde los primeros asentamientos en el S. IV a. de C. de la «Cultura Castreña Soriana». Predomina un paisaje de bancales de cultivo abandonados,ahora colonizados por especies espinosas adaptadas al pastoreo, como la aliaga (Genista scorpius). Se hace patente el intenso uso de estas tierras reflejado en diferentes formas de erosión, en contraste con los reductos de vegetación exuberante de hayas, rebollares y dehesas donde apenas ha quedado marcada la impronta del hombre. En pocos lugares como éstos, se puede pasar en unos metros, como si se cruzara una puerta, de una zona árida de matorral propia de regiones del mediterráneo, a un umbrío bosque de hayas, comunidad vegetal atlántica por excelencia. La situación geográfica de esta porción del Sistema Ibérico le permite recoger influencias del Atlántico y del Mediterráneo,dando lugar a un clima de transición que incorpora componentes naturales de estas dos grandes áreas. El rebollo y quejigo, especies de transición, sustituyen a la encina, especie mediterránea, en zonas más húmedas. Cuando nos aproximamos a las sierras de Montes Claros, Tabanera y Cebollera, aumenta la componente atlántica del clima, y el rebollar es reemplazado por el hayedo en las exposiciones norte y en hondonadas por encima de los 1.200 m. de altitud, donde en algunos casos, ha ocupado su lugar el pinar silvestre. Además, aparecen enclaves de robledales húmedos, con exigencias intermedias a las de rebollos y hayas. Tras la degradación de hayedos y robledales prolifera el acebo, y en ocasiones forma bosques. El recorrido pasa por nueve despoblados, de entre los más de treinta existentes en la comarca, algunos de ellos con casas rehabilitadas como segunda residencia. El abandono definitivo, se produjo tras la crisis socioeconómica de los sesenta que sufrió la comarca. Aunque este proceso de deterioro viene desde muy atrás, después del decaimiento de la Mesta en la segunda mitad del S.XVIII, cuando España perdió la hegemonía comercial de la lana en Europa. Esta situación propició elabandono de la actividad, sobre todo de una oligarquía ganadera que concentraba la propiedad del ganado trashumante, ya desde el S. XVI (El 58% del ganado pertenecía al 3% de propietarios procedentes de la nobleza). Con lo cual, la economía de la zona quedó en una situación precaria, sin posibilidad de asimilar su producción lanera, al no llegar a cuajar una industria de manufacturas locales capaces de convertirse en un factor de dinamismo económico y social. Las consecuencias a medio plazo fueron el anquilosamiento de su economía y una emigración creciente. De la Mesta nos quedan las casas nobiliarias blasonadas y las vías pecuarias de la Cañada Real Soriana Oriental, en Tierras Altas, y de la Cañada Real Galiana, en El Valle. Actualmente la zona sigue en retroceso; una mayoría de los pueblos no llegan a los 50 habitantes y la vida social de la comarca gira entorno a unos pocos pueblos de unos centenares de habitantes, como San Pedro Manrique, Almarza y Valdeavellano de Tera. Está emergiendo una pequeña industria agroalimentaria que, junto a su reducida actividad agrícola y ganadera, constituyen la base de su subsistencia. En El Valle han surgido varios alojamientos turísticos, y el despoblado de Valdelavilla se ha recuperado como Complejo de Turismo rural,dando los primeros pasos hacia nuevas alternativas económicas. Algo peculiar de la zona, e importante foco de atracción turística, son los yacimientos de huellas de dinosaurios que datan de la época cretácica, hace unos 120 millones de años.
  • El barranco Perdido  (a 19 km)
    El Barranco Perdido es el parque de paleoaventura de La Rioja. Está situado en Enciso, el lugar donde se encuentran la mayor parte de los restos arqueológicos. Porque en este lugar hace millones de años habitaron dinosaurios. El Barranco Perdido es un parque pensado para todas las edades y disfrutar en familia. Tienes actividades relacionadas con la paleontología, zonas de aventura y de agua… para que juegues con los dinosaurios al aire libre.
  • Balneario de Arnedillo  (a 29 km)
    El Balneario de Arnedillo viene ofreciendo sus impecables servicios desde 1.847, cuya última reforma se realizó en el 2005. Ofrece productos / servicios que conjugan las bondades del balneario europeo tradicional con las nuevas tendencias del SPA norteamericano. Enclavado entre el monte Encineta y el río Cidacos, goza de la ventaja de su proximidad a la población, al tiempo que su distancia garantiza el sosiego que todos buscamos en una estancia de relax. En el Valle del Cidacos la naturaleza se respira. Bosques de pinos o hayedos nos permiten disfrutar de un variado y salvaje entorno, donde además los aromas a pino, romero, lavanda y el sonido del agua corriendo frente a nosotros, nos garantizan olvidar lo cotidiano y empezar a sentir las ventajas de la naturaleza. A poca distancia, donde el río entra en La Rioja por un curso salvaje y encajonado, dejar volar nuestra imaginación constituye un ejercicio fácil y placentero.
  • Ruinas de Numancia  (a 40 km)
    Numancia no es sólo un yacimiento arqueológico, sino que es además un símbolo de resistencia y de lucha de un pueblo por su libertad. Fueron los escritores romanos quienes elevaron el comportamiento de los numantinos a gesta heroica dándole una dimensión universal. La "ciudad heroica" ocupa el extenso y elevado cerro de La Muela de Garray, desde el que se domina una amplia llanura, limitada por las altas elevaciones del Sistema Ibérico. Esta posición estratégica se ve reforzada por el control que ejerce sobre el vado del río Duero, donde confluyen los caminos que, atravesando las alineaciones del Sistema Ibérico, comunican el valle del Ebro con el Alto Duero. Numancia es el yacimiento arqueológico que ha aportado una mayor información sobre el mundo celtibérico, al ser el más extensamente excavado, lo que se ha visto incrementado recientemente con el descubrimiento y excavación de su necrópolis. A esto hay que añadir que ninguna otra ciudad celtibérica ha proporcionado ni tan abundantes ni tan ricas cerámicas pintadas, que unen a su valor estético y artístico, una valiosa información sobre aspectos de la vida y costumbres de los celtíberos, mostrando rasgos singulares y exclusivos.
  • Valonsadero  (a 46 km)
    Tan solo 8 kilómetros separan a la capital del Monte Valonsadero. Para llegar hay que coger la carretera N-234 dirección Burgos y un desvío a mano derecha nos acercará a Valonsadero. El Pico Frentes vigila un robledal magnífico. Al fondo, Cebollera y Urbión inclinan sus testas nevadas para hundirse en las vegas y las rocas. Nubes miopes vigilan la entraña de un monte célebre en la geografía soriana. Su nombre es Valonsadero, y se ha quedado impreso -como un calco repetido de orgullos compartidos- en la retina y las vanidades. Porque el verde y el gris de esta dehesa inundada de rebollo y salpicada de álamos, vacas, vaguadas y cañadas, se ha pintado de costumbre y memorias colectivas. Entra dentro de la entraña y la patria chica, del Monte cercano que sanjuanea y marcea -el verano le trae fiestas y la primavera explosiones-, forma parte del corazoncito y el terruño... A Valonsadero le cantan los sorianos y se les llena la piel de barrancos y peñas, mientras la dehesa capitalina se extiende en casi tres mil hectáreas de monte público. Cuatro rutas señalizadas, de cinco a ocho kilómetros de longitud, atraviesan a pie buena parte de esta geografía policromada y unida a la ciudad de Soria por carretera, caminos y carril-bici. Un recorrido rupestre viene a completar tesoros en cuevas y abrigos. Hay rebollos centenarios, rocas, alamedas, setas, meriendas, sitios donde comer al aire y a la vista, porrones de cerveza, fiestas de San Juan con chiringuito y toros... la vida en fin, de un monte por antonomasia que sigue registrando, como un barómetro discreto, buena parte de la vida soriana.
  • Soria, capital  (a 47 km)
    Machado, Gerardo Diego y Bécquer subieron a Soria a soñar y hallaron en ella el paisaje íntimo para vivir en cuerpo y letra. Su mano será la perfecta excusa para recorrerla.La ruta que proponemos es una invitación a callejear por la ciudad de los poetas. En escasas 4 horas recorrerá los paseos, plazas, callejuelas y rincones, que enamoraron a poetas como Bécquer, Machado, Gerardo Diego... Más allá de itinerarios y círculos marcados en el plano,callejeelas.
  • Club de golf Soria  (a 47 km)
    Se trata de un recorrido de 18 hoyos, con campo de prácticas, putting green y cheaping green. Está enclavado en un bosque de robles centenarios, a 1.100 metros de altitud, al abrigo del norte y adornado hacia el sur por el Pico Frentes.El campo se encuentra situado a unos 10 km. de Soria. Se accede a él por la carretera de Burgos (N-234), hasta el cruce con la carretera de El Royo (SO-812). Tomando este desvío, y pasando Pedrajas, en el cruce con la carretera de acceso a Oteruelos se encuentra ubicado el Club de Golf Soria, que está separado en menos de 20 km. del aeródromo de Garray.
  • El Moncayo  (a 62 km)
    Aunque en su vertiente castellana no lleva el apellido de Parque Natural, no podíamos dejar de lado esta mole imponente que vigila la Soria barbacana hacia Aragón, donde sí ostenta este título de la Red de Espacios. Compartido entre ambas tierras, la piedra colosal que Hércules colocara sobre la morada del ladrón de bueyes Caco, observa impasible los trigales de la meseta y la depresión del Ebro. Mientras la parte aragonesa ofrece varios puntos de acceso, la soriana propone un camino de línea ascendente que parte desde Ágreda hasta Vozmediano -allí aflora el río Queiles a borbotones de mil quinientos litros de agua por segundo en su mismo nacimiento-, en un recorrido de pino, roble, hayedo y frescuras que conducirá hasta el Pico San Miguel, a 2.300 metros de altitud. El monte imponente, sagrado pora los celtíberos, cuna mitológica de los romanos. La montaña en cuyo fondo una sugestiva hidrografía ejecuta bailes subterráneos y tectónicos, en tanto que su cumbre desborda miradas sobre los relieves y las cosas: de un lado, la tierra soriana con Albarracín al fondo; del otro, el Ebro pintando ribetes vegetales. Si el día está despejado, una cadena montañosa se dibuja al fondo. La llaman Pirineos.
  • La laguna negra de Soria  (a 70 km)
    Esta oscura, fascinante y enigmática Laguna, envuelta en leyendas, se encuentra en el municipio de Vinuesa, forma unos de los parajes más bellos de la provincia de Soria. Castilla y León. Encajada a unos 2.000 metros de altura, entre paredes graníticas y bordeada por infinitos pinares, dan a esta Laguna su aspecto oscuro y tenebroso que alcanza su máxima belleza cuando la cubre la nieve y el hielo. El paraje de la Laguna Negra de Soria es el resultado de la acción del hielo durante las glaciaciones del Cuaternario. Se aloja en un circo, forma típica del modelado glaciar, de paredes verticales de conglomerados de cuarcita y cemento calizo coronadas por agudas cresterías. En la pradera y alrededores existen míticos pinos y hayas de enorme tamaño. La oscuridad de las aguas y lo misterioso del paisaje de montaña de este "abrevadero de lobos", que en cualquier momento se nos puede cerrar con una niebla, ha fascinado al hombre desde antiguo, como lo demuestran leyendas e historias como la de La Tierra de Alvargonzález. La Laguna Negra de Soria, es un lugar que "roza lo sagrado" para los habitantes de estas tierras. Por eso tenemos que disfrutar de él con respeto y con la obligación de preservarlo par las generaciones venideras.
  • La fuentona  (a 82 km)
    Desde Soria capital coger la N-122 dirección Valladolid. Una vez recorridos 30 kilómetros nos desviaremos a la derecha en dirección a la localidad de Calatañazor. Pasado el municipio de Calatañazor llegaremos hasta Muriel de la Fuente y desde aquí ya veremos el desvío a la Fuentona. A menos de media legua al norte de Muriel de la Fuente, la limpísima y surgente laguna es el nacimiento, o nacedero, del río Abión que, después de regar y convertir en fértil huerta las vegas de la Tierra de El Burgo, cede sus aguas al río Ucero en la villa episcopal. Torca o embudo de origen cárstico, que tiene comunicación con las corrientes subterráneas de las plataformas calcáreas de Calatañazor; sus aguas son tan cristalinas que parecen no tener sino un palmo o dos de hondo, aunque la realidad es que el manantial con una profundidad aproximada de unos cincuenta metros se prolonga en longitud varios cientos más hasta alcanzar el nivel del agua del río subterráneo con el que está conectada. Las torcas y lagunas, que siempre han sido objeto de leyendas, se consideraron lugares propicios donde habitaban animales monstruosos, que solían acechar la orilla, siempre a la espera de algún viajero que se acercara a dar de beber a su caballo para abalanzarse sobre el pobre animal y tragárselo de un bocado. Otros seres fantásticos eran las ondinas, espíritus elementales del agua que con sus cantos y su belleza hacían perder la razón a algún joven incauto que se acercaba allí.
  • Cañon del rio lobos  (a 98 km)
    Profundo cañón calizo formado por una antigua e intensa erosión fluvial del río Lobos. Se sitúa en las sierras de pie de monte que separan las estribaciones de la Cordillera Ibérica y la alta meseta del Duero. El río se encajona desde Burgos y continúa horadando las calizas cretácicas en Soria recorriendo más de 25 km. Este espacio natural fue declarado Parque Natural en 1985 y comprende una superficie de 9580 has. La formación más espectacular es el propio Cañón fruto de la doble acción erosiva, de desgaste y, sobre todo, de disolución de la roca por el agua, siendo más vivo el hundimiento del lecho al ceder las grutas subterráneas, por lo que aparecen las típicas zonas cóncavas o lermas en los flancos del cañón, que además son muy vistosas por los teñidos de óxidos y aguas que escurren.
  • Camino del Cid  (a 115 km)
    La provincia de Soria está íntimamente ligada al Cantar del Mío Cid: la toponimia, topografía y geografía local están descritas con rigurosidad, incluyendo posadas y vados de ríos. Tan es así que se cree que el autor anónimo del poema pudo ser de San Esteban de Gormaz o de Medinaceli. El camino en la provincia entra por Alcoba de la Torre y Alcubilla de Avellaneda, hasta San Esteban de Gormaz, que fue señorío de Rodrigo. Partiendo de San Esteban por Langa de Duero -de la que fuera alcalde don Rodrigo, se llega hasta Castillejo de Robledo, lugar donde la mayoría de los estudiosos emplaza la afrenta sufrida por las hijas del Cid a manos de sus esposos, los infantes de Carrión. Tras atravesar Alcubilla del Marqués, el Cid y sus huestes entran en la >, zona de frontera entre cristianos y musulmanes bajo la influencia del rey de Castilla Alfonso VI. El camino sigue por Osma y El Burgo de Osma. Según el Cantar, el Cid y sus hombres cruzaron el Duero en Navapalos. Se llega a Gormaz, fortaleza Califal, la más grande de Europa de su época, que según la historia sería alcalde don Rodrigo. El Camino prosigue hacia Berlanga de Duero, de la que, según la Cónica General de 1344, fue alcalde don Rodrigo y sirvió de posada para sus hijas en su regreso a Valencia. La última localidad Soriana de este tramo, es Retortillo de Soria, paso obligado para acceder a la actual provincia de Guadalajara, que el Cid cruzaría en noveno día de su destierro. El camino retorna a Soria, a través del valle de Arbujuelo, para entrar en Layna. Este es uno de los pasos más transitados en el Cantar. Desde Layna el camino conduce a Medinaceli y al monasterio Cisterciense de Santa María de Huerta ya camino de Calatayud.
  • Romanico soriano  (a 116 km)
    El Camino de Santiago trajo con sus peregrinos a Castilla las formas estéticas que Francia e Italia (Cluny y Lombardía) estaban ya aplicando a sus edificios religiosos. Así en Soria el arte Románico dejó su primera impronta en San Esteban de Gormaz. Aquí, la iglesia de San Miguel, es considerada como uno de los edificios más antiguos de Castilla. En uno de sus canecillos aparece la fecha 1081. Las influencias artísticas francesas, musulmanas, aragonesas y del cercano taller de Silos, fueron incorporadas por los maestros que trabajaban en los talleres sorianos a sus propias técnicas A finales del siglo XII comenzaron a introducir sencillas bóvedas de crucería, y otras estructuras más complejas Más de 300 testimonios románicos existen en la provincia, por lo que no será extraño encontrar una joya románica en cualquiera de nuestros pueblos. De los templos porticados conservamos en la provincia más de 20.
-Caza.
-Pesca.
-Micología.
-Ornitología.
-Rutas de senderismo.
-Visitas a pueblos despoblados.
-Rutas en bici.
-Rutas en quads.
-Espeleologia.

¿Cómo llegar?

Dirección: C/ las peñas 11 - 42173  BretunVillar del Río (SoriaCastilla y León)

Indicaciones del propietario

- Bretún está a unos 15 Km de La Rioja (110 km desde Logroño) y 45 km desde Soria.
-  Pertenece al municipio de Villar del Río, situado a 4 Km. Desde este pueblo, llegas a Bretún por la carretera SO-P-1215.

Calcular ruta


Información adicional

Donde la tranquilidad se fusiona con el lujo y el placer.

Contacta sin compromiso con Villa de la Peña

Publicado en Toprural desde 20/oct/2008

dd/mm/aaaa

salida

dd/mm/aaaa

plazas

Los anteriores datos personales serán usados a efectos estadísticos y para invitarte a opinar.

Opiniones de Villa de la Peña

  3 estrellas

Hola
Hemos estado el fin de semana, y la verdad es que el alojamiento es bonito, pero elegimos este... ver opinión

Fecha de estancia: 13/abr/2013

Agradabilísimo. Altamente recomendable   5 estrellas

Acabamos de volver y pasar dos días con nuestras tres hijas pequeñas y nos ha encantad... ver opinión

Fecha de estancia: 03/abr/2013

PARA REPETIR   5 estrellas

Acabamos de llegar de pasar unos días en este magnífico hotel rural, impresionante por... ver opinión

Fecha de estancia: 15/mar/2013


Contacta sin compromiso con Villa de la Peña

dd/mm/aaaa

salida

dd/mm/aaaa

plazas

Los anteriores datos personales serán usados a efectos estadísticos y para invitarte a opinar.

Estadísticas de este alojamiento

Publicado en Toprural desde 20/oct/2008