Casas rurales en Cantabria : 337 resultados

1 a 20 de 337

Disfruta del turismo rural en Cantabria

Las casas rurales en Cantabria, elementos clave para el turismo

El alquiler de vacaciones en Cantabria ocupa un lugar relevante en la economía, sobre todo el relacionado con los alojamientos rurales. La pequeña comunidad cántabra reúne en su extensión de poco más de cinco mil kilómetros cuadrados una combinación casi perfecta de playas, montañas, reservas naturales, gastronomía y ocio que la han consolidado como un referente del turismo rural.

De esta forma, Cantabria, que ocupa la decimoquinta comunidad española por extensión o la decimosexta por población, acoge el doce por ciento de las pernoctaciones de turismo rural, solo por detrás de Castilla y León, Navarra y Asturias. La calidad de sus alojamientos, con una amplia oferta de casas rurales, apartamentos rurales, posadas y habitaciones de pequeños hoteles ha sido determinante en el arraigo del turismo rural.


Un paraíso para los amantes de la naturaleza

Más de noventa playas jalonan la costa de Cantabria, con arenales de diferentes tamaños, y localizados cerca de núcleos urbanos o en parajes solitarios: lugares para pasear, para tomar el sol cuando las condiciones meteorológicas lo permiten y para disfrutar del mar Cantábrico. El Sardinero o la playa de Somo, en las afueras de Santander; la playa de Canavalle, en el Parque Natural de la Dunas de Liencres; la playa de Los Locos, en Suances o la playa de Gerra, en las proximidades de San Vicente de la Barquera son auténticos paraísos y resultan ideales para la práctica del surf.

El otro gran pilar de la naturaleza cántabra se asienta en sus montañas y son muchas las personas que se alojan en casas rurales en Cantabria para poder realizar rutas de senderismo o rutas en bicicleta de diferentes grados de dificultad y aptas para montañeros experimentados, para personas mayores y para familias con niños. Montañas, bosques, valles y sendas costeras son destinos favoritos para los que disfrutan admirando la naturaleza. La ruta de la Lloroza en Liébana; la calzada romana de Cildá, en Besaya; la ruta de las marismas de Joyel, en Trasmiera o la ruta del valle de Yera, en la Vega del Pas son solo una pequeña muestra de las posibilidades.


El Parque de la Naturaleza de Cabárceno

Uno de los grandes valores de Cantabria es el Parque de la Naturaleza de Cabárceno . Se localiza en una antigua mina a cielo abierto, muy cerca de Santander, y ha sido adaptado para acoger a más de cien especies de animales que proceden de todos los puntos del planeta. Los animales viven en semilibertad, con lo que es posible observarlos en su hábitat adaptado cuando se recorren los más de veinte kilómetros de extensión del parque. Es un lugar de visita ineludible, para adultos y sobre todo para familias con niños.


El patrimonio rupestre de Cantabria

Son diez las cuevas de Cantabria las que han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Sin duda, la más conocida es la cueva de Altamira, la cueva paleolítica más importante del mundo, pero los amantes del arte rupestre pueden hacer un recorrido por Cantabria y descubrir la cueva de Chufín, en Rionansa; la cueva de la Garma, en Omoño o la Cueva de Covalanas, situada en Ramales de la Victoria.

Y sin pinturas rupestres, la cueva El Soplao es otro gran activo turístico de Cantabria. Se trata de una cueva con más de veinte kilómetros de galerías subterráneas en las que se encuentran todo tipo de formaciones geológicas. Se puede hacer una visita turística, apta para todas las edades, en un original tren minero que recorre algunas de las galerías o una visita de aventura, con condiciones especiales.


El merecido prestigio de la gastronomía cántabra

La gastronomía de Cantabria se caracteriza por la calidad de sus productos frescos y por la sencillez de sus recetas. Merece la pena hacer una degustación de los quesos cántabros, entre los que se encuentran tres tipos con denominación de origen. Las conocidas y excelentes anchoas de Santoña forman parte de la propia imagen de Cantabria y las famosas quesadas pasiegas son uno de los postres más conocidos. El cocido montañés es el plato más típico de Cantabria y está realizado con alubias, berza y carne de cerdo: sin duda, merece la pena probarlo. Además, es fácil encontrar pescado fresco de excelente calidad, así como carne procedente de la ganadería local.


La cultura de Cantabria

Respetuosos con las tradiciones, cada pueblo de Cantabria y cada ciudad conservan celosos sus fiestas antiquísimas que se celebran a lo largo de todo el año por toda la geografía. También han alcanzado un gran auge las ferias y los mercados, en los que se pueden encontrar artículos de artesanía local y los mejores productos del campo.

El patrimonio arquitectónico de Cantabria es muy notable, con numerosos palacios, casonas y torres que se localizan en muchos de los pueblos. Merece la pena visitar Santillana de Mar, pues esta villa, declarada conjunto histórico artístico, reúne una muestra muy representativa y en perfecto estado de conservación de la arquitectura tradicional.


La ciudad de Santander

La ciudad de Santander es la capital de Cantabria. Es una ciudad portuaria y muy acogedora. La catedral, la zona de El Sardinero, el palacio de la Magdalena son algunos de los lugares más emblemáticos. Buenos restaurantes, una zona comercial bien nutrida, un conocido casino y una oferta amplia de ocio nocturno completan las grandes posibilidades que ofrece esta ciudad.


Cómo llegar a Cantabria

Cantabria está bien comunicada por autopista con las comunidades vecinas y el coche es muy recomendable para recorrer esta comunidad autónoma. El autobús de media y larga distancia también es muy utilizado. Cantabria cuenta con un aeropuerto muy activo que ofrece, además, buenos precios y ofertas gracias a los vuelos de las compañías de bajo coste. También es posible llegar a Cantabria en tren, con buenas conexiones con Madrid. Los viajeros que vienes desde el Reino Unido pueden llegar en ferry.