Casas rurales en Navarra : 447 resultados

Precio pers/noche (aprox.):
Más caros  |  Más baratos
Nombre alojamiento:
(A-Z)  |  (Z-A)
Nombre población:
(A-Z)  |  (Z-A)
Número de vídeos:
Más vídeos  |  Menos vídeos
Valoración:
Mejor valorados
Precio pers/noche (aprox.):
Más caros  |  Más baratos
Nombre alojamiento:
(A-Z)  |  (Z-A)
Nombre población:
(A-Z)  |  (Z-A)
Número de vídeos:
Más vídeos  |  Menos vídeos
Valoración:
Mejor valorados
1 a 20 de 447

Disfruta del turismo rural en Navarra

Las casas rurales en Navarra, alojamientos de calidad

El privilegiado entorno rural de Navarra ha convertido a la comunidad foral en uno de los destinos preferidos de los turistas que eligen la naturaleza como lugar de vacaciones. Los diferentes pueblos navarros ofrecen una infraestructura turística de primer nivel, con casas rurales en Navarra y otro tipo de alojamientos. Así, se pueden encontrar preciosos caseríos aislados, casas de piedra en el centro de los pueblos, que se alquilan enteras o por habitaciones, y apartamentos rurales.

Desde estos alojamientos privilegiados, los turistas pueden optar por el descanso, disfrutando en invierno del calor de una chimenea y de la buena gastronomía de la zona y en verano, del placer de una barbacoa en el jardín o de un relajado paseo. Pero, además, son muchas las personas que vienen en busca del turismo de aventura o las que quieren recorrer todos los rincones de esta maravillosa tierra para conocer su rico patrimonio cultural. Parejas, grupos de amigos, familias con niños, personas mayores, todos tienen cabida en esta tierra acogedora.


Una naturaleza para descubrir

La naturaleza en Navarra es caprichosa, con zonas montañosas como las que se encuentran en las proximidades de los Pirineos occidentales y con grandes valles, como la cuenca de Pamplona. Los bosques, espacios naturales, zonas protegidas y los ríos también forman parte del paisaje navarro y ofrecen muchas posibilidades a los amantes de la naturaleza.

El Parque Natural de las Bardenas Reales es uno de los espacios protegidos de Navarra y ha sido declarado reserva de la biosfera por la Unesco. Es un paraje realimente insólito, semidesértico, con grandes barrancos, cerros aislados y grandes mesetas. El Parque Natural de Urbasa-Andía es otro de los espacios protegidos navarros en el que, por el contrario, lo que llama la atención es la naturaleza exuberante, los bosques frondosos y la riqueza de su flora y de su fauna. Integrado en este parque, el nacedero del Urederra es un lugar realmente impresionante, con un mirador que se desploma con una caída de más de setecientos metros y con hermosas cascadas que forma el río en esta zona.


Hacer deporte en Navarra

Senderismo, cicloturismo, descenso de cañones o parapente son solo algunas de las múltiples opciones que ofrece Navarra. Desde los que buscan realizar un recorrido tranquilo por la montaña, hasta que los que optan por los deportes de riesgo, todos tienen aquí la posibilidad de elegir zonas de todos los niveles de dificultad.

El montañismo es toda una tradición en Navarra y, además de todas las opciones que ofrecen los Pirineos, hay lugares muy emblemáticos, como las sierras de Aralar y de Urbasa. También hay muchas propuestas para los que simplemente quieren hacer senderismo, con algunas etapas del Camino de Santiago y numerosas rutas, perfectamente señalizadas. Los que practican descenso de cañones tienen algunos tan conocidos como Artazul, Arandari, Arrako y Jordán.


Navarra para los más pequeños

Alojarse en casas rurales en Navarra con niños es una opción excelente, pues muchas de las rutas de senderismo y de ciclismo son perfectamente asequibles para ellos. Pero, sin duda, el parque temático Senda Viva es un lugar de visita imprescindible para los que viajan con niños: espectáculos de magia, todo tipo de acrobacias circenses, actividades para familias y un amplio espacio con animales exóticos han convertido este parque en un punto de referencia para el ocio infantil.


El patrimonio cultural de Navarra

El patrimonio artístico y cultural de Navarra es enorme, pues en esta tierra se conservan importantes vestigios de arte de diferentes civilizaciones. En la zona del Pirineo destaca particularmente la colegiata gótica de Orreaga, en Roncesvalles; en la zona de la Ribera destaca la ciudad de Tudela, con su casco histórico, la catedral y la iglesia románica de la Magdalena; en la zona media son muy numerosos los lugares de interés, destacando particularmente la ciudad románica de Estella, el casco histórico y el palacio de Olite, el monasterio de Leyre o la iglesia románica de Santa María la Real, en Sangüesa y, por supuesto, en la cuenca de Pamplona, la riqueza patrimonial de la capital de Navarra.


La ciudad de Pamplona

La ciudad de Pamplona siempre es un lugar que merece la pena visitar, no solo por el interés que ofrecen sus edificios civiles y religiosos, sino por el propio dinamismo que se respira en la ciudad. El ayuntamiento, la catedral de Santa María o la iglesia de San Saturnino son algunos de sus monumentos más representativos. Conocida internacionalmente por los famosos encierros de san Fermín, en Pamplona se pueden encontrar excelentes restaurantes, bares muy animados y un ambiente excepcional para los que quieren salir por la noche. También es el lugar indicado para hacer comprar de todo tipo.


La gastronomía en Navarra

Otro de los valores más destacados de Navarra es su gastronomía, destacando particularmente los productos de la huerta. Los espárragos navarros o los famosos pimientos del piquillo son deliciosos y han conseguido una gran fama, incluso fuera de la propia comunidad de Navarra. El ajoarriero y los asados de carnes son platos tradicionales y deliciosos. No se puede olvidar la calidad de los vinos navarros, con denominación de origen Navarra y Rioja. Los postres más típicos son la cuajada y los canutillos rellenos de crema. La cocina navarra incluye materias primas de gran calidad y ha conseguido crear platos muy innovadores y muy apreciados.


Cómo llegar a Navarra

Navarra está comunicada por autopista con el País Vasco, con Logroño y con Zaragoza, por lo que son muchos los que utilizan el coche particular o el autobús de largo y medio recorrido para llegar a la comunidad foral. Los que prefieren viajar en tren cuentan con trenes directos desde Pamplona a ciudades como Madrid, Barcelona, Vitoria, San Sebastián, Logroño, Zaragoza y Oviedo. También es posible llegar en avión, pues el aeropuerto de Pamplona se encuentra a tan solo seis kilómetros de la capital.