Mapa
Filtrar
Ordenar por

4 casas rurales en Padul.

1 a 4 de 4

Disfruta del turismo rural en Padul

Turismo rural en Padul

En la comarca del Valle de Lecrín se encuentra la localidad de Padul, en la zona centro de la provincia  de Granada. Padul lo encontraréis una vez pasado el Suspiro del Moro que según dice la leyenda es el punto en el que el último rey nazarí contemplo su reino perdido.

Los alojamientos estrella en Padul son las casas rurales. Decimos que es el alojamiento estrella porque es el que mejor recoge y el que más se acerca a estos espacios naturales, desde ellas tendrás mejor acceso a las actividades anteriores y desde las cuales experimentarás un turismo de calidad en plena naturaleza.

Imagínate tomando café o una infusión caliente en el porche de la casa rural mientras los únicos ruidos que escuchas son los del agua de los ríos que bañan los valles. En las casas rurales te sentirás como en tu propia casas pues en ella tienes libertad de movimientos sin depender de horarios para utilizar determinados servicios e instalaciones como ocurriría en otros alojamientos. Además, tanto en el exterior como en el interior se combina a la perfección el confort con la naturaleza creando espacios íntimos y recreando el estilismo rural.

Estas casas rurales ofrecen todo tipo de comodidades que no tienen que envidiar a ningún otro alojamiento y a diferencia de ellos es que garantizan una estancia silenciosa y tranquila para tener momentos de reflexión, sin escuchar los ruidos de otros huéspedes vecinos ya que se tratan de casas aisladas e independientes. Unas vacaciones perfectas tanto por el destino en la comarca de Las Hurdes como por el alojamiento.

Qué hacer en Padul

Padul es un municipio que cuenta con un importante patrimonio cultura, artístico y arquitectónico representado por la Casa Grande. Se trata de un palacio civil que se construyó en el siglo XVI sobre las ruinas de una fortaleza. Parte del interés turístico de este Palacio es que fue el escenario de la película La Leyenda de un valiente.

La Iglesia de Santa María La Mayor se empezó a construir en el siglo XVI pero no fue hasta el siglo XVIII cuando se concluyó. Este centro de culto católico protege dos retablos: el de San Francisco del siglo XVI y el de la Escuela de Pedro Machuca. Dentro del turismo por los edificios religiosos también conviene visitar la Ermita de San Sebastián.

Dada la situación en la que se encuentra Padul, son numerosas las rutas de senderismo que se pueden emprender desde el municipio hasta las zonas de bosque más pobladas. Una de las más recomendables es la vía Romana que antiguamente unía la ciudad de Granada con Almuñécar.

Uno de los entornos naturales que no debes perderte es la Laguna de El Padul, el humedal más importante de España y en el que se hallaron restos de animales prehistóricos como es el mamut.

Cuándo viajar a Padul

Con temperaturas medias máximas que rondan aproximadamente los 25 ºC en verano y mínimas de unos 6 ºC en invierno, el término municipal de Padul se caracteriza por ofrecernos unos veranos calurosos y unos inviernos fríos, aunque sin llegar a alcanzar en ninguno de los casos temperaturas muy extremas.

Las lluvias suelen disminuir considerablemente durante los meses de verano, desapareciendo prácticamente por completo, haciéndose especialmente notables durante el mes de noviembre. Cualquier estación del año será perfecta para disfrutar de los alojamientos en Padul.

Como en muchas localidades andaluzas una de las fiestas más importantes de Padul es la Semana Santa y la procesión del entierro el Viernes Santo y La Borriquera el Domingo de Ramos son los actos más conocidos. Puedes hacer coincidir tus vacaciones con la Semana Santa.

Cómo llegar a Padul

El aeropuerto más cercano a este municipio granadino es el Aeropuerto de Granada, que tan solo se sitúa a unos 40 minutos de vuestro destino. Desde la terminal se puede enlazar con la localidad a través del alquiler d un vehículo y seguir el trayecto mediante la A-92 o la A-44. Otra de las formas es hacerlo en autobús.

Muchos turistas que viajan desde la Península Ibérica optar por su vehículo propio, la ventaja es que el viaje es directo sin escalas, sin horarios, sin esperas y con la comodidad de llevar todo el equipaje que desees. En caso de viajar por carretera, las principales vías de acceso son la A-44 (autoría de Sierra Nevada) o la E-902 (carretera de Granada).

Publicidad

Publicidad