El tren de la Fresa de Aranjuez: un viaje único al pasado

El tren de la fresa es un recorrido histórico que va desde Madrid a Aranjuez en el que los viajeros tienen la oportunidad de rememorar un trayecto que supuso el primer ferrocarril de la Comunidad de Madrid y el segundo de toda la Península Ibérica. Su origen data de 1984 y, desde entonces, se mantiene fiel a su cita cada año, una iniciativa puesta en marcha de manera conjunta por el Museo del Ferrocarril de Madrid, Patrimonio Nacional, el Ayuntamiento de Aranjuez y la propia comunidad autónoma madrileña.

Una experiencia única en todos los sentidos que vincula la historia de este trayecto mítico con un producto de renombre como son las fresas de Aranjuez, un fruto labrado con mimo en una tierras donde el frío es su mayor peligro. A lo largo de los 50 kilómetros que separan la capital de España de Aranjuez podrás conocer la historia tanto de la ruta como del cultivo de unas fresas altamente cotizadas por su gran aroma y su sabor. Una escapada perfecta para realizar una excursión en familia que divertirá a niños y mayores mientras descansas en tu casa rural en Madrid.
 

Tren de la Fresa de Aranjuez: Historia

tren de la fresa

Corría el año 1851 cuando Isabel II inauguró la primera línea de tren en Madrid y la segunda de la península, tras la de Barcelona-Mataró. El propósito por entonces fue claro. Por un lado el deseo de la monarquía de unir las dos residencias reales, haciendo un camino de hierro perpetuo entre Madrid y el Palacio Real de Aranjuez. Por otro, la idea de poner en marcha un proyecto ferroviario que enlazase la capital con una ciudad que tuviese puerto en el mar Mediterráneo y que la obra no se dilatase en el tiempo. La línea proyectada llegaba hasta Alicante con parada en la estación de Aranjuez, aunque finalmente se prolongó hasta el propio Palacio Real para comodidad de la realeza. La puesta en marcha de este trayecto simboliza la llegada de la industrialización a España.


¿Por qué se llama Tren de la Fresa? Esta atracción turística que recuerda una línea ferroviaria histórica se ha vinculado con un producto tan característico y valorado como las fresas de Aranjuez. Las azafatas del Tren de la Fresa, que está en marcha desde 1984, ofrecen degustaciones durante un trayecto que homenajea el revolucionario invento del tren que cambió para siempre las comunicaciones.


El Tren de la Fresa participó en la Exposición Universal de Shanghái celebrada en 2010 tras la invitación recibida por parte del Consejo Internacional de Museos con el propósito de contribuir a la revitalización del turismo cultural.

 

Tren de la Fresa de Aranjuez: recorrido

palacio real de aranjuez

 

El tren parte de la estación madrileña de Príncipe Pío. Allí te espera un viaje al pasado que comienza por una locomotora  eléctrica 289-015, una máquina histórica de los años 70 perteneciente al Museo del Ferrocarril. Le acompañan una serie de coches de viajeros metálicos encargados por Renfe entre 1947 y 1953, además de los tradicionales coches de madera denominados ‘Costa’ que se construyeron a principios del siglo XX.


El recorrido permite disfrutar de un trayecto clave en la industrialización y la manera de comercial, así como de una jornada magnífica en la villa medieval de Aranjuez, ciudad declarada Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2001. Se trata de un claro ejemplo de riqueza patrimonial desde el plano ecológico, artístico y cultural que goza de una privilegiada localización geográfica en la confluencia del río Tajo su el Jarama, su principal afluente.


Tren de la Fresa de Aranjuez: horarios y precios

El Museo del Ferrocarril de Madrid organiza de manera conjunto con Renfe y el Ayuntamiento de Aranjuez un recorrido que está en marcha desde 1984 duerante los meses de abril a octubre exceptuando julio y agosto. Consulta las fechas para ajustar tu viaje ya que no sale todos los días. Un trayecto de ida y vuelta en el mismo día en el que irás a bordo de una locomotora llena de encanto y tradición durante un espacio de casi una hora por viaje. Parte de la estación de Madrid Príncipe Pío con llegada a la estación de Aranjuez.


En el precio está incluido el viaje de ida y vuelta, una degustación de las famosas fresas de Aranjuez servidas por azafatas vestidas de la época y la visita a enclaves maravillosos de Aranjuez como el jardín del Príncipe, visita guiada al Palacio Real, el Museo de Falúas o un recorrido en barco turístico con actividades para mayores y niños. La elección de unas u otras dependerá del plan contratado para tu aventura por el conocido como Camino de Hierro.

En fin, si quieres disfrutar de un trayecto que avanza hacia el pasado rememorando una línea ferroviaria histórica en España que supuso un antes y un después en muchos sentidos no puedes perderte el Tren de la Fresa de Aranjuez.

Fuente de las imágenes