PISCINAS NATURALES EN ESPAÑA

Las piscinas naturales son perfectas para poner punto y final al clásico dilema de elegir si pasar las vacaciones en el mar o en la montaña. Éstas se forman gracias al agua de los manantiales o ríos que, en su camino hacia el mar, quedan recluidas en pequeños estancos parecidos a piscinas. También se pueden formar al quedar atrapada el agua del mar, así que también hay piscinas naturales de agua salada. ¿Te gustaría darte un bañito en alguna de ellas?

Lo mejor de visitar una piscina natural es, sin duda, que éstas se encuentran rodeadas de naturaleza virgen. Piensa que éstas se han formado sin acción del hombre y que cómo máximo, lo único añadido al lugar es una escalera para que puedas entrar en el agua sin problema. Aquí podrás refrescarte en aguas cristalinas, tranquilas y por supuesto, lejos del alboroto de las playas.

Si te gustan las vacaciones rurales, aprovecha este verano y alquila una casa alejado del ajetreo de la gran ciudad. Piensa que desde las siempre hermosas provincias españolas podrás disfrutar de excursiones, senderismo y deporte al aire libre para terminar la jornada en estas auténticas piscinas de ensueño. ¡Estas zonas de baño son un auténtico placer para los sentidos! Te presentamos las 10 mejores piscinas naturales de España:

1.- Gorg Blau – La Garrotxa

shutterstock_422740642.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gorg Blau, muy cerca de la localidad de Sant Aniol d’Aguja, es una preciosa piscina natural con salto de agua. ¡Perfecta para calmar el calor veraniego! Tal y como su nombre indica, uno de los principales atractivos de esta piscina es que cuenta con unas aguas de un azul turquesa muy intenso. Además de ser un lugar precioso, el Gorg Blau es un punto de referencia para muchas excursiones y rutas senderistas por la comarca volcánica de La Garrotxa.

 

2.- La Fontcalda – Tarragona

fontcalda.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A orillas del rio Canaletes, en Prat del Comte, está la piscina natural de la Fontcalda. Sus aguas son termales por lo que bañarse en ellas es una experiencia muy relajante y agradable. Sus alrededores son simplemente impresionantes pues esta piscina está abrazada por la sierra de la Mola y el Crestall. Junto a sus fuentes termales puede visitarse un precioso santuario del siglo XV, donde todavía a día de hoy se celebran misas durante los meses de verano.

 

3.- Piscinas naturales en la Sierra de Gata - Cáceres

piscinas.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En plena Sierra de Gata se encuentra el pintoresco pueblecito de El Acebo (L’Acebu), conocido por su naturaleza, la calidez de su gente y sus preciosos encajes de bolillo. Muy cerca de este lugar se encuentras las piscinas naturales de Jevero y Carreciá, un lugar excepcional para relajarse y refrescarse en plena naturaleza. Estas piscinas cuentan además con servicios para los bañistas, como por ejemplo un bar donde tomar un tentempié entre chapuzón y chapuzón.

 

 

4.- El Caletón en Garachico - Tenerife

caleton.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

l Caletón es una impresionante piscina natural en la localidad de Garachico, en la isla de Tenerife. Ésta se encuentra junto al mar y se formó gracias a la lava solidificada del volcán Trevejo, que entró en erupción en el 1706. La forma de esta piscina de roca negra es preciosa y de formas caprichosas. De hecho, es tan bella que parece haber sido diseñada por algún reconocido artista o arquitecto. ¡No te la puedes perder!

 

5.- Fuentes del Algar – Alicante

fuentes.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

Muy cerquita de Benidorm, en pleno Alicante, se pueden visitar las piscinas naturales de Fuentes del Algar (Fonts de l’Algar). Éstas son tan hermosas que se declararon Zona Húmeda protegida y aunque tienen algún servicio turístico, éstos no son nada invasivos. Se realizan rutas y actividades en estas piscinas y son muy visitadas cada año, especialmente durante los meses de verano. Para bañarse en ellas hay que pagar 4€ los adultos y 3€ los niños.

 

6.- Las Chorreras – Cuenca

chorreras).jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las Chorreras del Río Cabriel, en la localidad conquense de Enguidanos, es todo un espectáculo para los sentidos. Aquí encontrarás un gran número de piscinas naturales tanto de gargantas y rápidos como de aguas tranquilas, hoces y una soberbia naturaleza. Existe una ruta senderista desde la misma localidad de Enguidanos que te llevará a las distintas piscinas del lugar. Si vas a visitarlas en un día caluroso no olvides el bañador, porque no podrás resistir la tentación de dar un salto a sus aguas.

 

7.- El Charco Azul – El Hierro

charco.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la isla de El Hierro y junto al municipio de La Frontera se encuentra el Charco Azul. Quizá el nombre no te diga mucho o te recuerde a cierta película de los 80, pero lo cierto es que El Charco Azul no deja indiferente a nadie. Para acceder a ella hay que entrar en unas cuevas y caminar por ellas unos escasos 15 minutos. ¡Pero la excursión vale la pena! Como se puede ver en la fotografía, el Charco Azul es un auténtico paraíso en el corazón de las Canarias.

 

8.- Piscina natural de La Maceta – El Hierro

la maceta.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tambien en la isla de El Hierro, en las Canarias, puedes visitar la extraordinaria piscina natural de La Maceta. Ésta se encuentra en el término de la Frontera y está tan integrada con el mar y su entorno que en ocasiones suelen referirse a ella como La Playa de la Maceta. Esta piscina, aun siendo natural, ha sido acondicionada para el uso del hombre, por lo que tiene escaleras para bajar al agua sin dañarse los pies o pasarelas para rodearla. ¡Es preciosa!

 

 

9.-Piscina natural de Cantonigrós– Barcelona

cantonigros.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la provincia de Barcelona y muy cerca de Cantonigròs se puede visitar esta preciosa piscina natural. Destaca por un enorme hueco en su roca que deja pasar la luz del sol, creando un ambiente completamente onírico envolviendo a la piscina natural.

 

 

10.- Las Presillas – Madrid

las presillas.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Navacerrada, muy cerca de Madrid, puedes visitar Las Presillas. Ésta piscina natural combina aguas cristalinas con un inmejorable paisaje serrano, convirtiéndose en uno de los destinos favoritos entre los veraneantes de la capital. Es un lugar perfecto al que hacer una escapada y así olvidar por unas horas el estrés de la gran ciudad.

Fuente de las imágenes: