El Torcal de Antequera, maravillas en piedra

Una ciudad de piedra se levanta a las afueras de una ciudad monumental. A simple vista o en la lejanía puede parecer una montaña caliza más, una de tantas que abundan en el sur peninsular. Pero si el visitante se deja vencer por la curiosidad, deja el coche en el aparcamiento y se aventura a pie –como deben de conocerse los parajes naturales, por cierto– por este dédalo de callejones pétreos entenderá con rapidez porqué el Torcal de Antequera, esa ciudad esculpida por la erosión en las proximidades de la bella ciudad malagueña, fue uno de los primeros parajes naturales protegidos de Andalucía.

 

Torcal de Antequera 1 - Paco Nadal-resize500x335.jpg
El Torcal tiene una morfología tortuosa y sin embargo, una explicación científica muy sencilla. Y así tratan de darlo a conocer en el Centro de Visitantes El Torcal Alto, el primer lugar al que el viajero debería dirigirse si quiere entender de un plumazo el por qué de ese caos de callejones, torcas, corrales, dolinas y pilas de tortas.


Los paneles y los dioramas muestran cómo los sedimentos carbonatados de un antiguo mar fueron elevados por las fuerzas tectónicas a más de 1.300 metros de altitud, pero – y aquí empiezan la diferencias con otros macizos montañosos– sin perder su forma horizontal. Durante siglos las aguas y los hielos fuero trabajando esa plataforma gigantesca y plana de estratos calizos segmentada en miles de bloques, hasta erosionar lentamente la roca en un proceso conocido como karstificación. Como cada capa tenía una dureza diferente, los bloques fueron diluyéndose también de forma diferente. El resultado final, si incluimos otra decena de procesos geológicos demasiado largos para citar aquí, es un laberinto pétreo de formas caprichosas que da vida a uno de los escenarios naturales más sorprendentes de la comunidad andaluza.


Torcal de Antequera 5 - Paco Nadal-resize337x500.jpgVisto el Centro de Visitantes hay que ponerse las botas. Para caminar, claro. El parque ofrece un total de cinco senderos abiertos al público durante todo el año: la ruta verde (1,5 kilómetros por el Torcal alto, dificultad baja), la ruta amarilla (3 km; dificultad media), el camino que va al mirador de las Ventanillas, el que une los aparcamientos inferior y superior y el sendero del Tornillo (3,7 km desde el aparcamiento inferior). Todos estos itinerarios están bien señalizados y dotados de infraestructuras por lo que pese a su brevedad permiten ver de cerca buenos ejemplos de corredores –callejones excavados a favor de una grieta–, pilas de tortas –pilares erosionados de forma diferencial que asemejan a un apilamiento de monedas o de tortas– y algunas de las formaciones con nombre propio más famosas del parque, como La Esfinge, El Macetón o las Dos Iguales.


Además, el parque ofrece un servicio oficial de guías para rutas por el interior de la zona restringida, como por ejemplo la ruta de los Ammonites, de unas dos horas y media de duración, que permite conocer otras formaciones famosas del parque (inaccesibles por libre), como el Pilón del Tintero o El Sombrerillo. Estas rutas guiadas tiene un precio y unos horarios que se pueden consultar en la web oficial del parque.


Desde el mirador de Las Ventanillas se disfruta de una estupenda panorámica de la comarca del río Campanillas, con el Mediterráneo y la línea tenue de la costa africana al fondo. Desde este punto privilegiado es fácil apreciar también que el Torcal no es una unidad compacta. La zona más quebrada y atractiva para el visitante corresponde al torcal Alto y Bajo. Pero más al este se abre la sierra Pelada, otro lapiaz calizo menos abrupto, con pastizales y campos de aulagas, espinos y encinas utilizado por el hombre desde tiempos inmemoriales para el pastoreo de sus ganados. Si el atracón de formas de este museo natural no ha sido suficiente cabe la opción de bajar hasta Antequera - Antikaria para los romanos y Medina Antiqaria para los árabes-, una de las ciudades más monumentales de Andalucía para darse allí abajo otro festín, esta vez de atractivos urbanos.

 



Texto y fotos: Paco Nadal

Más información, en la web oficial del parque

Disfruta del Torcal reservando tu casa rural en Antequera


Paco Nadal 2 (Bergen).jpg

Paco Nadal, es periodista de viajes, escritor, director de documentales y fotógrafo. Pero sobre todo es alguien que ha hecho del viaje una forma de vida. Colabora asiduamente con El País y con la Cadena SER.
Experto Rural