Ruta del Califato: historia de la época dorada de Córdoba y Granada

La ruta del Califato que une las ciudades andaluzas de Granada y Córdoba atravesando tierras de Jaén es una aventura especialmente indicada para los viajeros que quieren recorrer dos momentos irrepetibles de la historia. Una ruta turística que se engloba dentro de las Rutas de Al-Andalus y que une dos siglos de oro en los que Córdoba brilló por sí sola por su apogeo y esplendor llegando a eclipsar a las demás ciudades occidentales y Granada fue sinónimo de una civilización entera puesta en jaque.

La ruta del Califato que une las ciudades andaluzas de Granada y Córdoba atravesando tierras de Jaén es una aventura especialmente indicada para los viajeros que quieren recorrer dos momentos irrepetibles de la historia. Una ruta turística que se engloba dentro de las Rutas de Al-Andalus y que une dos siglos de oro en los que Córdoba brilló por sí sola por su apogeo y esplendor llegando a eclipsar a las demás ciudades occidentales y Granada fue sinónimo de una civilización entera puesta en jaque.


El recorrido no goza de la fama de otros como el Camino de Santiago, sin embargo es un importante legado de la cultura andalusí que supone una amalgama de tradiciones cristianas y musulmanas visibles en el camino, en los pueblos que atraviesa y los monumentos históricos. La unión de la brillantez de los jardines de la Alhambra con la Mezquita de Córdoba, joya del Califato que llenó de importancia esta ciudad, es una experiencia única que puedes disfrutar mientras descansas en una casa rural en Andalucía.

Historia de la Ruta del Califato

 

ruta del califato

 

La Ruta del Califato fue uno de los caminos más transitados de la Península Ibérica durante la Edad Media. Una vía que recorrieron mercaderes venidos de todo el mundo provistos de productos para abastecer y comerciar en dos importantes núcleos de población como fueron en su día Granada y Córdoba. La unión de de comerciantes y de personas influyentes hizo de esta ruta el espacio del saber, las ciencias y las artes también.


Los pueblos y municipios que conforman esta conocida ruta recibieron la influencia de cuanto acontecía en ella, aprovechándose por tanto de todo lo relativo al apogeo del Califato de Córdoba, centro por entonces de todo Occidente.


Pero no cabe olvidar que su origen se remonta a la época romana. Un reflejo del pasado hispano-musulmán que se puede apreciar en el importante legado que dejaron los romanos con son los yacimientos en las ruinas de Ategüa (Santa Cruz), el yacimiento de Torreparedones (Baena), o el yacimiento de Cerro de los Infantes (Pinos Puentes), entre otros.

Qué ver en la Ruta del Califato

que ver en la ruta del califato


En Alcalá la Real, a 55 kilómetros de Granada, encontramos uno de los enclaves más importantes de la ruta por el papel que jugó de frontera entre musulmanes y cristianos durante dos siglos. El mayor patrimonio de aquella época es el Castillo de la Mota del siglo VIII que domina desde lo alto esta villa medieval, así como la iglesia Mayor Abacial y la Alcazaba, que protege algunas piezas arqueológicas de gran valor.


La ruta continúa por unas sendas que bordean campos y bosques de encinas hasta llegar a Priego de Córdoba, donde tienes a tu disposición excelentes casas rurales para conocer otro punto fundamental de la travesía. Lo primero que llama la atención es su imponente castillo de origen árabe que fue reformado posteriormente por los cristianos en la Edad Media. La mano cristiana también se aprecia en la iglesia de la Asunción, una de las grandes joyas artísticas del barroco. Es un punto excepcional para recorrer los callejones típicos andaluces y degustar algunos de los platos más tradicionales de Andalucía.


La ruta también incluye algunos enclaves de gran valor paisajístico como la Sierra de Moclín, Sierra Elvira, el Parque Natural de la Sierra de Huétor y el Parque Natural de las Sierras Subbéticas Cordobesas.

Ruta del Califato en bicicleta

mezquita de córdoba

Aunque se pueden recorrer a pie los cerca de 180 kilómetros de la Ruta del Califato entre Granada y Córdoba que sigue principalmente las carreteras N-432 y A-339, lo cierto es que está especialmente indicada para recorrerla en bicicleta para poder acelerar un poco el recorrido y así dedicarle más tiempo a lugares y paisajes de suma importancia.


Existe un trazado para cicloturistas que sigue la historia y la geografía de la Ruta del Califato a través de antiguos caminos y cañadas. También se aprovecha de vías verdes de ferrocarril como la del Aceite y puntualmente se sirve de carreteras locales donde la panorámica de la serranía y las lomas de cereal son una delicia. El camino está perfectamente señalizado por unos postes de madera que indican en cada cruce la dirección que debes tomar. No obstante es interesante ir provistos de un mapas de la ruta para no equivocarse.


A bordo de una bicicleta percibirás más rápidamente los cambios que hubo en el tiempo entre el Califato Cordobés y el Reino Nazarí de Granada, que se dan la mano gracias a este itinerario cultural y natural donde pondrás en práctica los cinco sentidos.

En definitiva, una experiencia única que rememora la importancia que tuvieron en su día Granada y Córdoba y el papel que jugaron en la historia, las costumbres y las tradiciones que se han mantenido durante miles de años para traer un poco de entonces a través de la Ruta del Califato.

Encuentra tu casa rural en Andalucía

Fuente de las imágenes